domingo, julio 17, 2011

Pétalos naranjas




Bastaba mojarse las canas en un precioso rojo de bote, porque sí, ya estamos en edad de canas o en edad de qué. Me parece que no me va a dar la gana renunciar a ser teñida. Me gusta demasiado la calidez de la gama de los caoba, qué le vamos a hacer.

Escucho, porque en esas estaba en Spotify, un poco del Unplugged que Soda Stereo hiciera para la MTV hace tantos años ya. Me doy cuenta: puedo escucharlos y me alegra, la verdad.

He soñado con pétalos de una flor naranja que se daba en un árbol afuera de la casa donde viví en la Avenida Tepeyac #824. En el sueño los colocaba en las ventilas de una ventana, como la que tuve en el departamento de Morelos y Atenas. En algunos episodios aparece de nuevo el periódico, yo trabajando en él, proponiendo reportajes, involucrada y creyente de mi importante tarea como una obrera de la información. Entre las cosas que no entiendo para nada es que en el reparto figure, además de gente del pasado, el ex de siempre acompañado de su hoy esposa. Juro que he seguido al pie de la letra lo consejos de la Cosmopolitan respecto a no mirar ni por error su perfil en facebook, twitter o linkedin (a pesar de recibir graciosos mails con sus actualizaciones), así que ¿en qué estoy errando?

PICKYS: Domingo de paseo por el CCCB para mirar una expo del fotógrafo Brangulí que habrá que revisitar la próxima semana. Un acervo muy vasto, que le dicen, sobre Barcelona a principios del siglo XX.

1 comentario:

RoS dijo...

Oye, los consejos de la cosmopolitan rules, =)


(la de enmedio está bien acá, me gusta, me gusta)


Saludillos.