miércoles, julio 20, 2011

Gallina vieja hace mejor caldo



Con las temperaturas considerablemente bajas nos agarra julio. Este peculiar clima estival que nos obliga a vestir incluso manga larga me ha recordado mucho mi tierra, en donde el cielo se cae cada tanto y con ganas, cosa que acá no es típica de suceder, ¿eda? Vamos, no en mi muy particular experiencia: acá llueve si acaso en primavera y más que llover, chispea con ganas, pero no más.

La cosa es que está última tormenta de verano me patrocinó una reuma de no mamar en mi brazo derecho. Ayer me sentía la más inútil sin poderlo alzar siquiera. Pude nadar, sí, pero estaba toda adolorida, como si un día antes hubiera levantado mil veces un saco de papas o algo así y pues no, no había hecho nada fuera de lo normal.

Como el dolor cesó hoy día, no haré ninguna cita con ningún ortopedista. Vamos, tullida, lo que se dice tullida no estoy: hoy nadé de lo lindo. No me resta más que pensar que los años no pasan en balde; eso sí, estupendísima seguiré estando (al menos eso intento, ja).

SUMMERCLICKS: Soles llaneros mirando el tiempo pasar. Vale, ni tan llaneros, nomás medio secos y dejándose retratar.



2 comentarios:

JULY dijo...

Tan bonitas fotos como siempre mi querida Marianita EME... te mando una sobadita en tu brazo y también en tus lindas tetotas no-tullidas. Muac

mariana m* dijo...

Ja, ja, ja. Ni lo mande dios que las tetas se tullan, jajajajajajajaja.