lunes, junio 20, 2011

Welcome días de sol


De regreso del Ikea tomamos el L95 rumbo a Plaça Catalunya para evitar el cambio de tren a metro y luego de nuevo a tren. Los escasos 10 minutos de espera que anunciaba el tablón los gasté haciendo instantáneas de uno de los edificios firmados por Toyo Ito que poblan los alrededores de Plaça Europa. El sol de las 21 horas le ponía el rojo más subido que de costumbre. Lo encontré fascinante. Me divertía como niña pequeña haciendo montones de fotos, calculando el encuadre, pensando en las posibilidades, postear una por aquí, colgar otra por allá. Sólo la voz de Alejandro me interrumpió para avisarme que ya llegaba nuestro bus, el cual se fue a estampar más adelante, ya pasada Plaça Espanya, en un coche que ya no supimos si se le cerró o no supo esquivar de plano. Cambiamos de vehículo, llegamos al tren, luego a casa. Todo el rato charlando de lo más ameno. De los pequeños placeres que estaba dejando de lado porque a veces se me hace bolas el engrudo, como suele pasar en el cotidiano de la vida marital.

Bye, bye problemas en el paraíso.

FLICK: En busca de la magia bien se pueden encontrar pedazos de sol cayéndose en trozos de atardecer sobre cualquier edificio. Y, ¡ah! ¡Qué bien se siente!

No hay comentarios.: