lunes, abril 11, 2011

Lechazo post coital

Al degustar una suculenta ración del típico plato gallego, le aseguramos que usted no sólo volverá al orgasmo, sino que recuperará las fuerzas que menguaron cuando alcanzó el último (en su versión coital o vía estimulación oral) y sin duda cargará baterías para hacerse de nueva cuenta en el camino del amor sexual.


El dueño del culito latino que este fin de semana cambia de aparador y apuesta por asistir a un buen lechazo la noche del sábado mismo. Aunque, pensándolo bien, si toca, tocará hasta el domingo que en la cama tiene que celebrar.



La textura inigualable de los Pimientos del Padrón que, si bien en casa nos quedan de rechupete, son el mejor acompañamiento que hemos encontrado para disfrutar un buen lechazo.



Y ¿cómo no rendirse a los pies del manjar gallego? A la pregunta dónde chingados se puede comer eso con o sin follar antes o de por medio, la respuesta es: pues en el Mesón David, carrer Carretes, 63, en el meritito Raval. No le saque a echarse la vuelta por tan bello lugar, una oda a la gastronomía gallega en pleno Barcelona.

FOTOGRAMAS: De la última vez que le hincamos el diente a un buen lechazo, lo cual no quiere decir para nada que fuera la última vez que le pusimos sabor al caldo. Amo al pinche lechazo, más a mi hermoso novio del alma, futuro poblador de Barcelona o cualquier sitio siempre en mi compañía.

2 comentarios:

RoS dijo...

QUÉ RICO!


y no sólo el platillo, sino todo lo que cuentas! ♥

JULY dijo...

oooh el Mesón David contaba también con mi total admiración... los "destos" del padrón también. Chulada. Y qué buen lechazo. Y qué buen novio y qué buen orgasmo, supongo.