viernes, marzo 18, 2011

Al pan, pan



A veces imagino una vida rural donde cultivo tomates e hinojo para cocinar al más puro estilo Jamie Oliver. Mientras conquisto ese sueño, donde hay mucha paz y satisfacción, pero también hermosos festejos y bacanales acompañados por grandes amigos, lindas personas que aman la vida, disfrutan y buscan estar en armonía consigo mismos y el universo, en el inter, como diríamos, seguiré tomando la mano de mi amado bien fuerte, para que no se me pierda, porque no se encuentra un soulmate dos veces en la vida y porque me da la gana también.

En esa vida rural, sin duda, además de mucho sexo salvaje en pleno huerto, imagino que cocinamos todo lo que se nos antoja, nomás bastaría estirar la mano para tener los ingredientes frescos, turgentes, ricos en nutrientes. Todo lo que se sueña, bien puede ser.

PANZA: Ya parezco señora, horneando, limpiando. Es un hecho, son cosas que siempre me han gustado y no tiene nada de malo señorear. Como que es otra manera de crear, la una, otra forma de concebir la estética en el día a día. En fin, que no hay como amar y ser amado, dicen los Babasónicos, la cosa más feliz que hay. Yo, agradezco.



3 comentarios:

RoS dijo...

señorear es bien rico,

gracias por pasarte la página del jamie.

NTQVCA dijo...

Pero si toda la razón con eso de crear, a mí me encanta cocinar, y viendolo bien, hace mucho que no lo hago.

denke dijo...

Me quedo con el término marujear. Lo disfruto, yo confieso.