viernes, febrero 25, 2011

Desabrimientos temporales


En la punta de lo que parece la mayor desgracia, mi noche se rompe abriéndose en mil universos posibles que no me permiten conciliar el sueño. La maravilla de la mente saltando de un lado para otro en contra de mis deseos: mil cosas por hacer, mil cosas hechas ya. Y es cierto que nada trascendente ha sucedido en mi vida, sólo sigo desempleada, en la mitad de una demanda laboral por despido injustificado, en espera permanente y en espera temporal.

Preguntarle a la paciencia dónde está y pedirle a la vida que me la saque ya. Estirar 3 euros para que sepan a 5 y dejar casi de respirar. La lección de esta ciudad ahí está. Y no es que encuentre placer en la embestida, quizá sólo le agarre cierto gustillo, pero no tengo reparo en poner una mejilla, luego la otra. No tengo miedo, resisto. Sonará a broma disfrutar lo jodido, pero ciertamente pierde intensidad cuando se tiene el corazón henchido.

HÚMEDA: Ante todo y gracias a la gran conexión. Ni la intermitencia ni la distancia ni qué cojones. Sólo él y yo ¡auuuuu!

3 comentarios:

RoS dijo...

el final es lo importante, él y tú.

NTQVCA dijo...

Pues afortunada en el amor!

mariana m* dijo...

<3