viernes, febrero 25, 2011

Desabrimientos temporales


En la punta de lo que parece la mayor desgracia, mi noche se rompe abriéndose en mil universos posibles que no me permiten conciliar el sueño. La maravilla de la mente saltando de un lado para otro en contra de mis deseos: mil cosas por hacer, mil cosas hechas ya. Y es cierto que nada trascendente ha sucedido en mi vida, sólo sigo desempleada, en la mitad de una demanda laboral por despido injustificado, en espera permanente y en espera temporal.

Preguntarle a la paciencia dónde está y pedirle a la vida que me la saque ya. Estirar 3 euros para que sepan a 5 y dejar casi de respirar. La lección de esta ciudad ahí está. Y no es que encuentre placer en la embestida, quizá sólo le agarre cierto gustillo, pero no tengo reparo en poner una mejilla, luego la otra. No tengo miedo, resisto. Sonará a broma disfrutar lo jodido, pero ciertamente pierde intensidad cuando se tiene el corazón henchido.

HÚMEDA: Ante todo y gracias a la gran conexión. Ni la intermitencia ni la distancia ni qué cojones. Sólo él y yo ¡auuuuu!

martes, febrero 22, 2011

Demasiado

Ayer me bañé para hacer como que todo era normal, lo hice incluso pensando en lo inútil que era gastar agua y jabón como remedio para hacerme sentir un poco mejor o bien o lo que sea. No voy a negar lo rico que se siente el agua caliente en la piel, pero es sólo una solución momentánea como lo fue el desayuno que recién me terminé hace un rato. Ahora tengo ganas de vomitarlo todo.

Me llama mucho la atención cómo puedo presenciar la caída sin hacer nada. Podría hacer todo, pero hoy no tengo ganas igual que ayer. Y justo cuando pienso que todo va a estar bien y que puedo salir, hacer una vida normal, se me llenan los ojos de lágrimas. Nada está bien. Llevo demasiado tiempo aguantando, esperando y sí, puedo más, pero no quiero.

Todo comenzó hace demasiado tiempo. Gracias a dios, perdí el celular.

domingo, febrero 20, 2011

Rosamunt



Al perderlo de vista cuando se aproxima hacia la revisión de pasaportes respiro profundo y hago como si nada, como si no me fuera a quedar un poco muda para con el mundo.

La vida que me da, con esa le hacemos para llegar hasta la siguiente parada.

PINKS: Gansitos de navidad, botas de cumpleaños. Todo rosa por casualidad, a juego con el esmalte de uñas.

jueves, febrero 17, 2011

¿Vida?


Me gusta desayunar para empezar mi día, no importa si son las 5 de la tarde. La pasta, mejor salsosa, como para reogar el pan y limpiar con él el plato. Me gusta pensar en pedazos de piel y abrazos mientras esa vida que sí es vida llega hasta aquí. La risa de mi hermana, a quien extraño tanto, sus bromas, su manera de hablar. Me gusta cuando estoy bien y de buenas, no sólo cuando estoy bien. Pero sucede que a veces uno medio existe, medio está. Y será el sereno, pero este poco quehacer que tengo no me ayuda, luego yo no me ayudo. Me caigo, me levanto y da igual. Sólo porque sé que falta poco para el final de muchas incomodidades y porque no quiero caer en la insatisfacción total, pero a mi vida le hace falta vida alrededor. Te extraño, vida.

FLOCKS: Mínima selección de las fotos de una fiesta en la que me llevaron a la fiesta y, que de haber querido, no hubiera sido así. Brindo por todo lo que hacemos por los demás sin que los demás nunca se den cuenta y que quede todo así.

miércoles, febrero 16, 2011

amargada.com


Puede que 3 noches de insomnio al hilo me conlleven a decir cosas de las que me pueda arrepentir (aunque sea un poquito), pero ciertamente me lleva a pensar en lo mala persona que puedo ser cancelando citas y viviendo en un retiro casi absoluto. Eso y las hormonas. Eso más la abstinencia.

Para dormir Alejandro me cuenta la trama de El Amante de Lady Chatterley, por ejemplo, luego la de Madame Bovary, compara, habla de los libros prohibidos que ha leído (y que yo no, gracias) y plática deriva en cómo a principios del siglo pasado la histeria femenina era tratada como un tema médico, del nacimiento de los primero dildos (utilizados por médicos) y de cómo alguna conciencia espantada debió iniciar una revuelta en su contra, porque hacia los años 50 desapareció su uso en los consultorios.

Lo relevante del tema es cómo una vida carente de buen sexo puede ser una vida bastante vacía. Como un pueblo que no sabe follar es básicamente infeliz. Como la incapacidad de hombres y mujeres de conocer las maneras de llegar al orgasmo femenino deviene en frustración absoluta.

Pienso en la cantidad de eyaculadores precoces con los que me topé y luego en los que no pudieron levantar el mástil (lo cual aquí entre nos conllevó a nombrar a cierto issue "El issue del 2009") por la razón que fuera. Si mal no recuerdo, la mayoría dijo "lo siento, no sé qué me pasa", seguido de un "lo tengo todo bajo control" y cuando me sugerí pedir ayuda profesional generalmente escuchaba un "no es necesario, yo puedo solo". Así que esos hombres que pueden solos me imagino que siguen haciendo infelices a muchas otras mujeres por desgracia.

En fin. Yo soy una mujer muy, pero muy feliz gracias a dios y al cielo, pero ya, ocupo mi cuota y, ya, mañana llega la entrega a domicilio.

FRÍA: Como estos días, como el invierno, como que ya no sé qué hacer para conciliar el sueño. Como que en lugar de meterme con los locales, debería mejor salir a tomar el fresco, platicar con mis amigas, disfrutar de sus sonrisas. En esas estamos.

lunes, febrero 14, 2011

Pamplinas y aixo


Yo es que no entiendo cómo entre más tiempo paso en Barcelona, menos es el contacto con los locales tengo. Es triste. O no, porque entre menor interacción no hay desavenencias y punto. Justo era algo que reflexionaba tras hablar con una amiga que me contaba de sus múltiples cuitas en catalán. Que si te ven feo en el metro, que si te contestan ásperamente cuando les pides direcciones de algo. Hueva. No entiendo cuándo van a aceptar que su puñetera urbe es multicultural y punto. Por eso no hablo con nadie en la calle, me ahorro el disgusto.

El punto es que esto me lleva a pensar por qué me quiero quedar y claro que por más vueltas que le doy al asunto llego a donde mismo: los puñeteros papeles y Alejandro. Pero no, no es linda la situación. Recuerdo los tiempos en los que estaba medianamente integrada en la comunidad catalana e inmediatamente surgen tanto buenos recuerdos, como lamentables encuentros. El punto es: por uno a veces pierden todos y es un hecho que más de una persona maldiga a los mexicanos por mi culpa. Como bien dicen acá, es lo que pinche hay.

Seguiré pues comprando en la frutería china, en el Lidl donde casi todos los empleados son latinos, me formaré en la caja que atiende la dominicana del Consum y así. Se evita uno muchos malos tratos. Lo que sí, es que no es vida vivir así. Lo gracioso: no deseo ni tantito que ningún catalán reivindique a su pueblo conmigo. Así estoy bien, gracias.

PIC: Una grata sorpresa y el más hermoso de los detalles. El hecho de que estuviera en Londres no le iba impedir a Alejandro hacerme llegar un par de docenas de rosas rojas. Flipo en colores. Nunca había recibido flores de esta forma, este día y que me diera tanta emoción el hecho. Es mirarlas y sentirlo ahí. Que no todo es negro pues.

viernes, febrero 11, 2011

Alma Marcela y Gemma María


Pensándolo bien, creo que va a ser la mar de divertido festejar este San Valentón porque ahora sí, ¡tengo novio! ¡Estoy enamorada! ¡Me quiero casar con el susodicho! ¡Lo quiero para padre de todos mis hijos! Así que sí, me voy a dar permiso de ser la más pinche cursi.

En mi imaginario de niña de 15 años (sí, esa que todas llevamos dentro, bueno, casi todas) me casaría de blanco en una iglesia toda llena de rosas blancas, vestido palabra de honor, habría arroz a la salida y así, pero luego de ver tanta pinche chick flick, he decidido lo siguiente: con Alejandro cualquier tipo de ceremonia será altamente gratificante, porque lo amo todo, además el casorío por la iglesia siempre me malviajó porque odió las misas, tons, para no pasar por un calvario semejante pensé que si lo dejamos todo en una cómoda ceremonia en registro civil sería más que feliz. Lo único abominable: charlas prematrimoniales. No tengo ni puta idea de qué van, pero ya me mata de la hueva pensar en que alguien me aleccionará al respecto. Si bien no tengo la más puñetera idea de las obligaciones de una abnegada esposa, no quiero ni llegar a hacerlo, simple y sencillamente quiero amanecer y anochecer con mi amado para cogérmelo cuantas veces pueda y en donde nos agarre la pasión (cocina, baños, dormitorio, jardín, cochera, comedor), así de simple. Porque sí, el sexo rejuvenece y da una de las alegrías que más me gustan en esta vida: el orgasmo y, particularmente, los orgasmos con Alejandro, nuestros orgasmos, eso es lo mejor.

Bueno, bye.

FOTICO: De la serie "Sólo con su pareja" recordando esa oscura peli noventera del naciente cine mexicano. Y dedicada a mi amor. ¡Alguien llame al matacursis!

jueves, febrero 10, 2011

Fútil y hermoso

Bottle from Kirsten Lepore on Vimeo.


Como mucho, de los últimos días puedo decir que me he sobrevivido. Cabe destacar que he pensado en el uso negativo de la palabra "demasiado"; en el arte de remojar los platos sucios para lavarlos con más facilidad y en lo risible que resulta a veces limpiar sólo para que sea ensuciado, algo así como que llueva sobre mojado.

Además, he de decir: me cago en San Valentín y me caga que sea lo más representativo de febrero, pero muero porque mi paquete llegue desde Londres con todo el amor.

VÍDEO: Un poco de animación para alegrar el alma. La encontré mientras buscaba documentales online hecho por tapatíos, pero no, nada. Al menos fue gratificante dar con algo bueno.