viernes, enero 07, 2011

Roman Polanski to you


Me gusta el rubio cobrizo, pero me parece que voy a volver al rojizo porque no me quiero quedar calva, vamos, que para llegar a ser naranja hay que pegarle a la oxigenada de 30 volúmenes, acción que va totalmente en detrimento de mi cabellera ya de por sí escasa.

Inicio mi año buscando curro, me he visto en la penosa necesidad de demandar al hostal porque se pasaron de reata, así que ocupo chamba. También lo hago llena de amor. Creí que había amado y quizá fue amor de algún tipo, pero un amor como éste, que sientes tan fuerte, total, enorme, que sabes va a permanecer hasta el último de los días, un amor como éste ciertamente no. El sábado por la noche mis amigos me escucharon decir no una, sino varias veces, que me quiero casar con Alejandro. Se reían un poco de mí y conmigo, pero es que es así, lo amo todo. También me escucharon defender a Roman Polanski a capa y espada. Como que era mi cumpleaños, ¿no? Tons, les tocó aguantarme.

Pero ya le bajo a las revoluciones. Mariana "Mucha fiesta" Islas se retira de las filas de la bacanal y el bailoteo por un rato. Por lo menos de aquí a que mi amado vuelva a hacerse al vuelo para venir a armar un festejo más por habernos encontrado.

PICOT: Tomada por mi noviecito lindo la mañana posterior a la ingesta de un ácido que le juré era inservible (llevaba año y medio en mi nevera). Rebotamos como locos por la ciudad, el antro y la cama. Mi pelo terminó convertido en la más grande maraña. ¡Oh! ¡La felicidad!

2 comentarios:

ángela dijo...

A mí me parece que te queda fantástico ese tono, pero no, no queremos verte calva.

Feliz amor!!! (como cumpleaños pero en amor, que pierde sentido al explicarlo)

mariana m* dijo...

Angelita, pues todavía estoy ponderando lo del color :$

Gracias por tus hermosos deseos guapa ;-)