lunes, enero 31, 2011

La nave del amor








Tiempos difíciles para la nave del amor y no porque se extinga el sentimiento: al contrario, crece, se extiende y ramifica, pero es extraña la infinita gama de sentimientos que conlleva esta constante evolución. En definitiva: odio los períodos de separación, ya que las despedidas, si bien siempre son temporales, representan la llegada de días extraños con cambios de ánimo, subidas, bajadas, derrapes, arranques y demás. Me acompaña un vómito constante e imaginario, un desasosiego incandescente, un tanto salvaje, que me destaza lento hasta que logro encontrar el antídoto en mi valija de remedios contra el mal de amor y el chupacabras.

No hay que sufrir por amor cuando se tiene. Es sólo que en estos modernos tiempos, es imperativo cuidar que la red social no nos patrocine el catarro de la semana o la angina de pecho del copón, vamos, que el amor existe única y exclusivamente en un "en vivo y en directo". Lo demás, pues son mamadas. Hay que luchar, compadre, porque es bien raro: cuando tengo al novio de pantalla, no me gusta ni tantito. Si a esto añadimos el stand by en el área laboral, gulp.

FLICKYS: El lugar donde escuché por primera vez, de la boca de Alejandra Mizrahi, que la limpieza puede ser concebida como una experiencia estética. Me enamoró el concepto, lo llevo a cabo cada que puedo.

lunes, enero 24, 2011

Roturas, descosidos y el placer


Hoy: al parecer, disfruto preparando comida para un batallón que no existe. Misterio: el arroz solía quedarme en su punto hará algún tiempo, pero desde que perdí mi candor culinario por allá del 2009 a razón de vivir en un piso cuya cocina que no me invitaba al canto y con unos compañeros de piso que la agandallaban sin querer, la consistencia es siempre pastosa, más parecida a un budín que otra cosa. No obstante: me lo como.

Si no fuera una hedonista de mierda, quizá dejaría de lado el tema comida y el placer que me provoca. Así que tengo que decirlo: me encanta el sabor del salmón ahumado. Encontré un paquete de 220 g por 1 euro en el Bonpreu. Yo entraba por entrar, ya que en realidad este supermercado no se encuentra en el ranking de sitios para hacer rendir el dinero y mira, un buen trozo de salmón ahumado directito desde Escocia. Pronto: desde por allá viene mi pedido urgente de pasión y arrojo a las brasas.

***

Esta mañana charlaba con mi amiga Pilar y, en algún rebote de información, salió a flote eso del roto para el descosido respecto a mi actual relación. No me gustó la idea de las roturas, de lo desvencijado del tejido al hablar de ello, pero sí alcanzo a ver (cuando leo, por ejemplo, el blog de mi amado) que los dos estábamos buscando poder amar, pero no habíamos encontrado la posibilidad de amar profundamente. Si bien el hecho de que exista la atracción física es un punto de partida, la voluntad para amar en el otro es imprescindible. Ya me había topado con mucha falta de cooperación por parte de mis respectivos en turno, deseosos ellos de que les diera las nalgas, pero no de llevarme hasta el final de los tiempos. Escuché muchas veces eso de "las mujeres están locas, pero así hay que amarlas" y tragué, como si fuera esa la justificación del por qué no se quedaban conmigo. Y ahí empieza a engordar la bola de culpabilidad gracias a la violencia psicológica que imprime el otro y a la gran inseguridad que una ya trae en el código genético. ¿Y saben qué? Es una mierda y aunque me hubiera gustado toparme con Alejandro atrás tiempo, tengo que reconocer que puedo estar con él gracias a todos los golpes del pasado. Irónico, pero así es. Y yo lo amo, porque además de ser una linda persona, de que lo encuentro guapísimo, amo el hecho de que siendo un hombre viril del sexo masculino, haya dejado huella de muchos de sus cuestionamientos a nivel sentimental en su bitácora personal. Eso no lo cambio por nada. No hay valientes de ese calibre a la vuelta de la esquina, porque tengo que confesar que he reído y casi llorado con las historias que ha sido capaz de narrar.

Así que igual y sí somos el roto para el descosido en algún sentido, pero ya me vale, porque me encanta hasta el hecho de que se ponga cascarrabias porque alguien metió su cuchillo en el lavavajillas.

FTGRFS: Obra de Pilar Talavera en L'Estruch documentada por una servidora para uso personal y profesional de la artista. Me congelo. Que ya sea miércoles. Quiero mi ola de calor personal a domicilio si us plauet o por favorcito, que es lo mesmo :-)

Posted by Picasa


miércoles, enero 19, 2011

Enredos


Desde las 2am tenía ya mucho sueño. Si me acostaba, sentía un claro ardor en el esófago, algo así como la revuelta del pollo y el guacamole que cené queriendo volver a ser parte de este mundo. Encima, un ligero dolor de cabeza cabalgaba mi paz y decidí no dormir, sino tomar una pastilla y sentarme un rato en lo que hacía efecto. Entonces dieron las 4am y rompía un pacto. No me gusta romper las promesas que hago, pero tampoco me agrada la idea de interrumpir el sueño de nadie.

Y así las cosas, cuando comencé a sentir una cierta tristeza en tonos de guitarra. La tristeza provino de unas lágrimas que eran mías sin venir de mis ojos. ¿Complicado, no?

De esa sensación partí al recuerdo y luego de andar un rato, terminé lamentando casi a las 5am todas las veces que el dolor, el mío o el ajeno, inundó tanto como para ponerse a llorar porque alguien se fue y se piensa que es el fin, el final de la vida, de los tiempos. Me forcé un poco a sentir como propia la sensación de pérdida, de ausencia, de lo que se siente ver las puertas cerrarse por fuera, de chillar esa partida con la impotencia total del que no quiere que sea así, pero hizo todas y cada una de las cosas que pudo para que no fuera de otra forma. Lloramos las ausencias y sin embargo jugamos, apostamos a perder. Será que lo que sucede a veces es que estamos enganchados con la idea de poseer, gobernar y dirigir, de manera que recorremos como niños pequeños la habitación, constatamos que podemos tirar el jarrón sin que nos regañen o sí: siempre habrá un perdón absoluto precediendo a la travesura, así que si bien no ganamos la permanencia del objeto del deseo, somos ya el pequeño conquistador que descabeza y cree ganar la batalla. Tememos la pérdida, pero queremos saborearla también, quizá.

Ahora que pasan de las de las 5am, que no vivo nada parecido a lo descrito, sólo puedo lamentar la distancia. Si lloro ha de ser por cualquier otro motivo, no porque alguien se haya marchado para siempre o por un rato hasta que decida volver a romperme de nuevo, como la lejanía lo hace ahora y un poco más los últimos días que dura la separación, justo antes de volvernos a enrededar en piel y besos. Me rompo un poquito, me pierdo y divago y no entiendo nada y el puto skype se empeña en retar a mi paciencia blandengue.

Me gustaría comer una paleta de zarzamora antes de cerrar los ojos e intentar dormir y al decir esto me doy cuenta que lo que en realidad deseo es sí, recostarme, hacerme al sueño, pero poder voltear y encontrar tus besos dulces, tu saliva cálida, tu sabor y calor. Entonces, sí que podría dormir tan tranquila.

PCTR: Flores, de la casa ajena en que vivió mi hermana alguna vez, la casa poblada de risas, bacanales, que posee escenas del último invierno que pasé por la ciudad de las lágrimas, que acuna tantas vidas, desde el pordiosero, pasando por la mujer de mundo, hasta el rompedor de corazones más buscado de la historia.

martes, enero 18, 2011

Hoy voy a cambiar

Aquí un breve esbozo de mi futuro marital. Si usted quiere saber cuándo ponerle, cuándo no ponerle o por qué dejar de ponerle, introduzca sus datos y sea, por llamarlo de alguna forma, feliz en el lecho.

Y ahora entre el antojo de una crema de zanahoria como la que hace mi mamá y bizcochos de queso de cabra, me voy a dormir de la mano de mi novio y gracias a skype (hoy no en su versión al desnudo). La semana pasada realmente lo odié durante los días del premenstrual profundo. Lo odié tanto, que temí que la cosa, mi sentir, quedara así. Mientras lo odiaba seguro llegaron mis lamentos hasta el cielo de los enamorados, porque, verdad de dios, ¿dónde vergas me voy a encontrar a alguien como él vasto, inteligente, divertido, nerd, guapo que te cagas, ponedor y hombre como él solo?

A veces me siento un poco mal: la versión "Mariana sólo piensa en sexo con Alejandro" me asusta tanto como me encanta, pero nada más porque existe la versión "Alejandro sólo piensa en el sexo conmigo" y eso me hace la mujer más plena, porque nadie nunca antes me había llevado al punto en el cuál podía darle rienda suelta a todo lo que tengo. Y pues sí, a veces es mucho y en más de una ocasión en el pasado tuvo que ser horrendamente reprimido.

Libre como el viento pues, me voy a dormir.

Y tan, tan.


En el 2000




Cuando era pequeña escribía textos como este durante los trayectos en bus de la H. Facultad de Filosofía y Letras hacia mi casa:

Garras filosas de nube. El animal multiforme transmuta la leche en carne. Piel de hormiga reunida como el fuego de todos los fuegos en la cumbre que pare sombras y da otra vida a seres de nubes opacas. Ya no tiemblan. Sólo flotan su nocturnal ardor callado, escondiendo una mueca tétrica y cautivadora o un reflejo de pequeños incendios de ciudad que visten historias de banqueta y hule.
Fin de día
17/03/99

Era una chiquilla común y corriente que, para variar, estaba en crisis existencial (recuerdo a la fecha enemil crisis existenciales), así que apliqué a una beca de la Academia Mexicana de las Ciencias, me la saqué y me fui al DF durante el verano del 2000 para sufrir y gozar de lo lindo. Antes de emprender el vuelo fui a cortar y teñir mi cabello: fui la chica de pelo rosa, tono que mutó a rubio platino en versión más corta y luego devino en un maravilloso rojizo. A la aventura de colores en mi cabeza le puse fin con un cuasi rapado que en pleno mayo hacía que se me congelaran las ideas. En aquel entonces me enamoré de mi tío el psiquiatra, me cogí a un paciente suyo (sí, gulp) que me presentó para guiarlo respecto a estudiar o no Letras Hispánicas (lo seduje de manera barata, pero al parecer novedosa para él, contándole que alguna vez había besado a una chica) y sufrí una crisis conversiva (al menos eso dijo mi tío), porque alguien muy drogado no entendió que no es no y yo, inexperta, accedí al cohecho.

Sobreviví a la experiencia. Vamos, me he sobrevivido a mi misma en un sin número de circunstancias. Me he tirado a varios acantilados personales, pero de eso hace mucho ya. Creo que escribía cosas bonitas cuando era pequeña e inocente y creía que el príncipe azul no existía, aunque me empeñaba en buscarlo infructuosamente. Eso no iba a suceder hasta 10 años después. ¡Oh! Ingenua yo.

FLACK: "Las chicas" deleitándose con Bowie y unas chelas. Por la chica chiquita que todas llevamos dentro.

viernes, enero 14, 2011

Agudeces del premenstrual

Deja tú la vida laboral: el "premenstrual" de este mes me está patrocinando un agudo ardor de tetas y desde hace varia noche me despierto sintiendo que me van a explotar.


Eso no va a suceder, ciertamente. También es verdad que lo que será, será. De momento, bajándome del avión de la histeria total.

En otros asuntos, yo y mis tijeras hemos estado destruyendo (en la comodidad del hogar) podcasts, acción precedida por la típica exclamación "¡cosita!". Puede convertirse en todo un deporte extremo hacerse escucha de emisiones de este tipo, algunas al más puro estilo Felicity, en su manifestación de diario adolescente de una persona con ganas de vivir y no cagarla tanto en el intento. Ya diosito me ha castigado en otras ocasiones por andar de metiche. El morbo siempre gana. Luego tocar curar los oídos con cualquier otro tipo de ruidos más benévolos.

Antes de seguir descabezando gente, mejor atentar en contra de la ya de por sí gastada Sex and the city. Es cosa de repasar algunas temporadas (la 5ª por ejemplo) y evidenciar que Charlotte se empeña en justificar los defectos de las personas, como si eso sirviera para erradicarlos y, encima, es ñoña; Carrie es una gritona egocéntrica, insoportable por ende, y encima superficial hasta las cachas (algunas vez creí que no, ja); Samantha me parece que tiene más huevitos por haber dejado a Richard (luego de que le comiera el coño a otra mujer), aunque su refugio en el sexo me hace dudar de su sano juicio, y Miranda ahí la lleva, aunque se vea que la maternidad no es lo suyo, pero es que la verdad Miranda es como el personaje relleno, mejor que Charlotte, pero un pelín aburrida.

Esta serie fue como la biblia en mis tiempos mozos. Los statements de antaño caducando y una, haciéndose más mayor, bendito sea el señor.

FLICKY: Por lo pronto me estoy checando el qué con las cremas anti estrías que usan las famosas y aprendiendo cómo reafirmar el suelo pélvico, en caso de necesitarlo, que no quiero perderlo ¡por dios!

lunes, enero 10, 2011

Remilgos



Shakira le roba las melodías a los The XX, como alguna vez lo hizo con Radiohead, así que sí, escucho a Shakira mientras edito fotos y hago como que posteo y pienso que por fin la reina colombiana volvió a sus orígenes y le sale mejor que copiarle a Beyoncé, porque es la neta, copiar no deja nada bueno, no hay como ser uno de la única manera en que uno puede ser.

Dejando el netismo barato, estoy ya un poco preocupada por el giro que pueda tomar mi vida laboral. De broma he mencionado eso de poner mi anuncito de "se limpian casas vestida de mucama con delantal y toda la cosa", pero no me va a quedar de otra. Intento no juzgarme y convertirme una vez más en el peor de mis verdugos. Lo malo: mis orígenes tapatíos me arrastran hacía esa acera del autocompadecimiento extremo y remilgo automáticamente de sólo pensar en el cambio de rubro profesional. Pero el hostal se me acabó, hay que sacar para la papa y la renta.

Creo que debo aflojar y cooperar por la causa. El proceso me pone de malas, me crispa y turba. Nadie es perfecto. Yo creo que por eso me da por escuchar completito el último de Shakira. Así las cosas.

FOTO: En mi cumpleaños. De esas típicas noches en las que me hago del rogar conmigo misma y termino dándolas de lo lindo, disfrutando como la que más.

viernes, enero 07, 2011

Roman Polanski to you


Me gusta el rubio cobrizo, pero me parece que voy a volver al rojizo porque no me quiero quedar calva, vamos, que para llegar a ser naranja hay que pegarle a la oxigenada de 30 volúmenes, acción que va totalmente en detrimento de mi cabellera ya de por sí escasa.

Inicio mi año buscando curro, me he visto en la penosa necesidad de demandar al hostal porque se pasaron de reata, así que ocupo chamba. También lo hago llena de amor. Creí que había amado y quizá fue amor de algún tipo, pero un amor como éste, que sientes tan fuerte, total, enorme, que sabes va a permanecer hasta el último de los días, un amor como éste ciertamente no. El sábado por la noche mis amigos me escucharon decir no una, sino varias veces, que me quiero casar con Alejandro. Se reían un poco de mí y conmigo, pero es que es así, lo amo todo. También me escucharon defender a Roman Polanski a capa y espada. Como que era mi cumpleaños, ¿no? Tons, les tocó aguantarme.

Pero ya le bajo a las revoluciones. Mariana "Mucha fiesta" Islas se retira de las filas de la bacanal y el bailoteo por un rato. Por lo menos de aquí a que mi amado vuelva a hacerse al vuelo para venir a armar un festejo más por habernos encontrado.

PICOT: Tomada por mi noviecito lindo la mañana posterior a la ingesta de un ácido que le juré era inservible (llevaba año y medio en mi nevera). Rebotamos como locos por la ciudad, el antro y la cama. Mi pelo terminó convertido en la más grande maraña. ¡Oh! ¡La felicidad!