martes, noviembre 30, 2010

Historias, insomnio y algo más

La segunda noche a la partida de Alejandro, me da el insomnio del copón. Ya lo hemos analizado. Así que días como hoy, en los que sólo dormí 3 horas, estoy totalmente lo que sigue de zombie. Y me aburro, porque no he salido de casa en los últimos dos días.

Tengo que confesar que no leía el blog de mi novio antes de conocerlo en persona. Pero fue con el insomnio que opté por recorrer sus anales y entender así un millón de cosas. Y reí todo, casi lloro otro tanto. No sé lo que hubiera sucedido de haberlo leído antes de verlo por primera vez. Yo digo que estuvo bien así. Y en su experiencia me he visto, eso me parece lo más fuerte, porque las pasó putas, quiero pensar yo, putas como yo las pasé al establecerme en la bella Barcelona. Claro que a diferencia de la urbe, él llegó al pueblito del copón, lo cual da lo mismo, el punto es que encima de todo vivimos ese destierro voluntario casi al mismo tiempo. Amén.




No hay comentarios.: