martes, noviembre 30, 2010

Historias, insomnio y algo más

La segunda noche a la partida de Alejandro, me da el insomnio del copón. Ya lo hemos analizado. Así que días como hoy, en los que sólo dormí 3 horas, estoy totalmente lo que sigue de zombie. Y me aburro, porque no he salido de casa en los últimos dos días.

Tengo que confesar que no leía el blog de mi novio antes de conocerlo en persona. Pero fue con el insomnio que opté por recorrer sus anales y entender así un millón de cosas. Y reí todo, casi lloro otro tanto. No sé lo que hubiera sucedido de haberlo leído antes de verlo por primera vez. Yo digo que estuvo bien así. Y en su experiencia me he visto, eso me parece lo más fuerte, porque las pasó putas, quiero pensar yo, putas como yo las pasé al establecerme en la bella Barcelona. Claro que a diferencia de la urbe, él llegó al pueblito del copón, lo cual da lo mismo, el punto es que encima de todo vivimos ese destierro voluntario casi al mismo tiempo. Amén.




lunes, noviembre 29, 2010

Razones más, razones menos


Podía explicarle casi a cualquier persona por qué vine a Barcelona, pero no fue sino hasta hace unos pocos días que entendí el verdadero por qué o, al menos ahora, quiero entender que lo hice para encontrar a Alejandro sí o sí en esta vida. Al igual que él, me parece que llevo gran parte de mi edad adulta (y de mi adolescencia tardía también) cuestionando la permanencia de las parejas o la probable existencia del amor verdadero y eterno. Mis recurrentes fracasos sentimentales menguaban mi poquita fe a cada paso que daba, de manera en que me dediqué a coleccionar amantes y encuentros fortuitos: quizá de tanto sapo que besaba, pensaba yo, encontraría al príncipe azul. Conforme pasó el tiempo y éste ni sus luces, no me quedó sino colocar esa bella imagen en el centro de un tiro al blanco y tirarle dardos que iba arrancando de mi corazón. No me bastaba con hacer sangrar la herida, tuve que reirme mucho para no sentirme tan pendeja por creer ilusamente en algo como el amor de pareja, pues. Dato curioso: cuando digo amantes, me refiero a un bucle horrible de espeluznantes encuentros cercanos del tercer tipo que devinieron, en los últimos tiempos, en lo que se denominó como el Issue del 2009, así que no se confunda la abundancia con la calidad por favor. Segundo dato curioso: con el tiempo, las treintonas como yo se aburren de los encuentros cercanos del tercer tipo por carecer éstos de calidad, vamos, que no es lo mismo gimnasia que magnesia y creo con fervor que, al menos que tengas menos de 25 años, coger por coger está altamente sobrevalorado. Así que en lo que denominaríamos el encontronazo con el Sujeto T hará casi cosa de un año, luego de 3 de no verle la cara ni el pito, decidí retirarme de las filas del folling gratuito, porque luego de colocarlo en un lindo pedestal, con la cogida más mala y pinche de la historia, el Sujeto T me quitó las ganas de coger y, quienes me conocen, saben que eso no es nada fácil. Me moría de ganas de hacerlo, que quede claro, tampoco es que me gustara la idea del celibato, pero conforme fue pasando el tiempo y la cosa no mejoraba, me integré con toda la comodidad del universo en las filas de la abstinencia pura y dura. Los meses avanzaban y cuando casi se convirtieron en 10, cuando yo ya estaba más allá del bien y del mal, cuando alcancé el hermoso zen de la pureza y creí que mi himen volvería a cobrar forma en mi vagina, las cosas cambiaron. Justo cuando pensé “qué más da esperar tantito más con tal de que se trate de algo más que sólo sexo”. Y es realmente hermoso, porque me he vuelto a enamorar. Casi podría decir que como adolescente, aunque los odie, pero en realidad no es como una puberta que he caído en las redes del amor. Me estoy enamorando con conocimiento de causa y de alguien que parece desear las mismas cosas que yo, vamos, que al menos se leyó poquito mi blog y cualquiera que haya leído los últimos meses se percataría del grito cuasi desesperado que estaba lanzando al espacio y más allá. Al menos llegó hasta Londres y a oídos de un hombre guapísimo, que me encanta, que me tiene maravillada y expectante porque tengo la sospecha de que con él, lo mejor siempre estará a punto de suceder en todos los sentidos y vamos a recorrer todos los caminos juntos.

Así que, de manera muy similar a lo que él alguna vez dejó escrito en su blog atrás tiempo, yo tampoco veía el día en que dejaría de desear estar con alguien más estando ya con alguien. Me parecía sencillamente imposible negarme a la novedad, me sentia culpable, me sentía la más puta y ahora resulta que se trataba de lo siguiente: cuando se sienten irrefrenables ganas por estar con alguien distinto al respectivo en turno, es porque no es el indicado y ahí sí que no hay más que aplicar el conocido "neeeeext". Duele, te llevas a más de uno entre las patas, vas y rebotas con el ex novio perdido de la adolescencia y lo confundes con tu príncipe azul sólo para confiarle las llaves del reino y que te hunda, sin querer, claro está, en la más linda misería emocional. Nadie escarmienta en cabeza ajena, así que hay que pasarlo mal, para luego, algún día cercano o no, ser la más feliz.

A veces, muy pocas, me da miedo. Temo caerme y verme rota en múltiples partículas, ínfimas, imposibles, arriesgadas. Supongo que es natural, pero no es la constante: lo que se siente es una persistente sensación placentera de seguridad y confianza. Creo en este amor. He dicho, porque ya he dicho demasiado y me aburro.

TICTAC: Para refrescar el aliento y celebrar que casi 10 años de piercing, fueron ya demasiado freno.

Otoño en postal


Con música o sin, la casa se ilumina nada más llegar él. Sonrío cuando me entero que, de cualquier forma, el día pactado tomará el avión sin boleto de regreso. Lo escucho, lo creo.

Por momentos, un tímido nublado me agobia para luego, luego regresar a mis cabales. De todas las distancias, esta es la más hermosa. Con él, todo es así. TO-DO.

MAGIA: Dicen que en el amor a los locos les va bien. Ya lo estoy creyendo. Nomás juzgar con ver.

viernes, noviembre 26, 2010

Repunte total





El 2010 fue un año bastante culei hasta que, felizmente, sucedió lo que menos esperaba. Este hecho me ha llevado a, como hoy, tomar ya un par de veces un tren hasta el aeroport para volver a casa de la mano de mi amado.

Me alegro que el curso de las cosas hayan cambiado y que lo que estuvo a punto de convertirse, para mí, en el peor año vivido, haya repuntado para convertirse en el mejor de los años, el principio de todo y la reivindicación del amor conmigo.

Mamón, pero cierto: ya puedo decir que tan sólo estamos viviendo en primer año del resto de nuestras vidas juntos.

MOVEPICS: Con el celular y del camino a la T2. Y ya, tengo que trasladar mi trasero hasta allá otra vez y luego desconecto por 3 días. Así es el amor en tiempos de las redes sociales, porque cuando cuaja, ¡vaya que cuaja! Pero ya sabemos que eso sucede con o sin red social de por medio, aquí el medio no importa, es el fin, ante todo, lo que importó.

jueves, noviembre 25, 2010

Cuestiones más bien banales

En cuanto el cash vuelva a fluir en mi cuenta corriente, lo primero que he de hacer será irme a echar unos cupcakes deliciosos, están invitados, y comprarle a Ani Castillo una de sus recientes ilustraciones para seguir con mi hermosa colección.

BTW, cuando chica, no me percaté de la pelona que ya exhibía el joven cantante de Marillion en su famoso éxito Kayleig:



Vamos, que en su afán rocker, este muchacho lucía un corte de pelo abominable como el que más y yo, imberbe e inexperimentada, no reparaba en el hecho.

En otros auntos y en un cruce de ideas sin la mayor relevancia, pensaba en el miedo al compromiso, por lo menos el que yo decía tener. Ahora estoy segura que el miedo al compromiso o bien es una pose total o bien se trata de que, simplemente, se está frente a una persona que nos despierta más miedo e inseguridades que amor, cariño y respeto, de manera que confundimos el miedo a los patanes con el miedo al compromiso. Una corre más por un mero instinto de supervivencia que por un real miedo a quedar ahí pillada.

miércoles, noviembre 24, 2010

El amor que es droga







Las palmeras se agitaban borrachas de sol y yo sólo podía recordarla sentada sobre mí, de espaldas a mí, agitando su redondo culo blanco. Arriba, abajo. Su hermoso culito flaco, casi transparente. El cabello rodaba hacía abajo, doraba su espalda y unos instantes más tarde yo me convertía en el eyaculador precoz que no tardaba nada en escupirlo todo; exhausto y vacío me quedaba tendido a esperarla volverme a erguir. Así una y otra vez. Hubiera querido que se quedara para siempre. La quería ahí cada día por el resto de mi vida, sentía que sólo verla desaparecer me llevaría a la locura más demencial, al precipicio, aunque Rosebud en sí misma era todo eso, la locura, el precipicio. La amaba. Estaba seguro que ni todas las tormentas la harían escapar, porque yo era su derrotero y ella, era la diosa que me permitía olvidar mis miserias, la mierda y asco que eran mi vida.

Eso y más lograba la pequeña Rosebud, eso y más. Al dejarla, al yo desaparecer, me convertí en un puto pelele por el resto de mis días, uno de los muchos que se conformaron verla seguir su camino al único lugar donde podía ser feliz. Sólo quedaron las palmeras, el mar, la sal y el limón para otro trago de tequila. Recuerdos, que se quedan sólo lo suficiente como para llegar a la siguiente isla, donde nos perderemos en alguna locura otra vez.

FOTOS: Del paso por otro restaurante malo en Barcelona ciudad. El paso del invierno es otra cosa y en las estanterías de la memoria también hace frío y ya nadie se quiere pasear por esa esquina más.

martes, noviembre 23, 2010

Pronóstico: sol





Gracias a una invitación de Arabellita chula -quien por cierto, se va a pasar navidades y FIL a Guadalajara- conocí la vida y obra de Brian Nissen, artista plástico que de una manera muy bonita, habla de su quehacer: "los artistas son ilusionistas de imágenes e ideas, decididos en descubrir y revelar la topografía, tanto de la imaginación como de los sentidos, al igual que los cartógrafos trazan sus mapas o los astrónomos, captando las señales del universo, descrifran los misterios del espacio. El empeño del artista se concentra en el viaje mismo más que en su destino y comunicando esta experiencia y expresión, para que los demás puedan percibir e interactuar con la obra, brinden a este esfuerzo el círculo perfecto (...) Como pájaros, su destino es cantar su canción". Así, de tan simple, hermosamente poética su definición.

El negrito en el arroz: un tal Jordi Soler arruinando la presentación de Nissen, acaparando el micrófono y diciendo sandeces de la talla de -y voy a parafrasear que no llevaba grabadora- "envidio a los artistas plásticos porque su obra se puede apreciar así a simple vista, no que nosotros los pobres escritores, vemos reducida nuestra obra a un espacio casi inaccesible a los ojos de los demás". Higadazo. Basta verle la cara pa' poder apreciar que es tan insoportable que ni el mismo se debe soportar. Lo malo: en Barcelona lo tienen como bandera cultural y en todo evento del H. Consulado mexicano aparece; todavía fuera ameno y relajado como Juan Villoro, que anda en las mismas como embajador cultural, pero el Soler éste, de verdad, intragable. Como para decir "¡hay tomates!" y entonces arrojarle uno.

SOLPICS: Que dice Alejandro que al contrario que en Londres, este fin de semana en Barcelona el sol brillará en todo su esplendor. Yo sí sé por qué lo dice. ¡Ay amacica!

jueves, noviembre 18, 2010

Certeza


Cada uno de los días de esta semana Alejandro me ha despertado. También se va a la cama conmigo. ¿Que cómo es posible esto si él está el Londres todavía? Skype es la respuesta. Todo lo que sea necesario para estar juntos, sentirnos juntos, amanecer juntos y así.

Estoy sorprendida de los avances: duermo 7 horas, despierto temprano, descanso lo justo y me siento bien, porque a las 8am es mucho decir para mí, que venía arrastrando el peor de los ciclos durmiendo a las 4am y despertando a la 1pm para ir a trabajar.

Anoche, cuando tocó preguntar eso de si no es demasiado pronto, tocó darse cuenta de que se siente demasiado y demasiado bien como para que no sea correcto, vamos, que si es lo que queremos hacer, ¿por qué va a estar mal? Es cosa de dos caminando juntos. Es cosa de que estos dos quieren hacerlo por demasiado tiempo.

PICA: A veces Mariana desayuna esto. Ahora justo irá a hacerlo :-P

lunes, noviembre 15, 2010

Debraye más que nada


Por lo que veo, este blog pronto se llamará "Cuánto quiero a Shari, ya os vale".

También: ya me vale a mí hablar sólo de estar enamorada, ni que fuera lo más. Corrección: sí es lo más, se siente bien pinche bonito. Le decía justo a mi novio que ya podría cantar la siguiente rolita (atención, cantar con tonadilla de cántico de iglesia: "yo tengo una novia caputs zombie que me ama, me ama, me ama, yo tengo una novia caputs zombie que me ama, su nombre es Mariana".

Aclaración: las pendejadas de este post están directamente relacionadas con el hecho de que no haya dormido nada en las últimas 19 horas; últimamente me da insomnio, no pego ojo, hago skype con mi novio y estoy a punto de darlas todas, pero nomás colgar y es cosa de no poder dejar de navegar, ver páginas y páginas cargadas de idioteces y pendejadas y no pegar ojo hasta por ahí de las 5am. Hoy decidí no dormir para componer mi ciclo, confío en dios lograrlo. Por cierto, hablando del santísimo, cómo odiaba que mis padres me llevarán a misa durante mi infancia y adolescencia, era lo más aburrido del planeta, aunque debo confesar que alguna vez me la creí, hasta me confesaba y comulgaba la hostia ésa remojada en vino, ah, cómo me gustaba, además era como bien visto que uno comulgara porque demostraba a los otros que uno estaba limpio de pecado. Total, que nunca entendí la puñetera educación semi religiosa por la que atravesé y eso que era primaria con método Montessori y luego secundaria con método Pierre Faure, de esos sistemas personalizados que luego la gente crítica y dice que crea puros niños rebeldes sin causa, voluntariosos y alebrestados, pero sépanse que para nada, que lo primero que me enseñaron bien y bonito fue aquello de "libertad con responsabilidad" y "libertad que no libertinaje". Si lo pienso bien, esto último lo confundo un poquito, ja, naiden, ni con todo y el sistema creado por María Montessori es perfecto. Fui feliz en la primaria ésa donde vestí un uniforme rabón durante 5 años, hasta que mi madre se arrepintió y me puso uno estilo monja el último año. Ya pa qué, dije yo, porque el siguiente año con mi inscripción a la secundaria Pierre Faure, mi hermana y hermanos migraron también de escuela y el uniforme no sirvió pa' una chingada, a menos, claro, que se lo haya heredado a mi prima. Sabe. La verdad es que siempre fui mal portadilla, sacaba puro 10, pero era cabra loca desde pequeña. Una vez me regañaron por decirle "aborigen australopithecus" a una compañera con rasgos algo autóctonos. A mí me molaba poner nombrecitos ingeniosos a la gente. A un compañero lo llamaba el Individuo Loco y a otro, por sonrojarse a la primera de cambios, el Jitomate. Pinche chiquilla de porra era yo. Y tan, tan.

PICUTI: La neta, con el uniforme rabón arrasaba en la primaria, luego en la secundaria tenía compañeras flaquitas que me decían que estaba bien pinche buena, jajajajaja. Modestía aparte, creo que estoy dos-dos. ¿O qué? Digo.

domingo, noviembre 14, 2010

Conciertos y anexas: el amor


Ayer fuimos a ver a Interpol. Estuvo bastante bien, tomando en cuenta nuestra escasa interacción con la banda aledaña. Somos unas antisociales de lo peor.

El grupo superó por mucho mis expectativas. Los había visto hace 5 años en el "Foro Alterno"; era el último concierto que Lulú y yo veríamos en Guadalajara, así que estabamos muy entusiasmadas al respecto. Mi novio del momento odiaba a Interpol y yo estaba tan nerviosa al respecto que ni disfrute el toquín. Linduras de aquella relación. Un desastre. Al término, creo que yo me fui a seguirla con quien fuera, porque mi bato no estaba de ánimos y se debió haber largado a su pinche casa. Odio recordar tan poco de esa noche en particular, pero creo que es lo más normal del universo.

Esta noche fue rara, como han sido los últimos días, desde que se fue Alejandro y me he quedado aquí sola. Encima no trabajo, una pena. Sólo insomnios, trabajos alternos, conciertos, despedidas y anexas. Me gustaría esta vida si no fuera porque tengo apenas dinero en la bolsa. No soy yo, cuando soy yo. Hace un año justo pisaba México luego de 3 años de no hacerlo y me dejaba un disque novio en Barcelona, una buena persona, como siempre, pero que no me representaba nada más que el cariñito del mes. Triste, pero cierto.

Apenas hace un mes reconocí el amor otra vez, después de muchos años de no sentirlo. Quizá de nunca haberlo encontrado siquiera. Conexiones fortuitas que llevaron a otras conexiones fortuitas. El amor, no es fácil de encontrar. El amor se llama Alejandro.

PCTS: La Shari y yo. Yo y la Shari. Mi amiguita del alma y yo. Yo y alguien que bien podría ser mi hermana. Así las cosas. Alejandro sigue en Londres, pero viene más pronto de lo que se imaginan.

jueves, noviembre 11, 2010

Me gustas cuando callas






La mitad de mi cerebro está secuestrado por el enamoramiento garrafal por el cual atravieso. Postearía más, pero no puedo. Lo juro por Madonna.

PCTS: María, mi amor. Donde siempre el rock reinará y Shari estará feliz. Sólo por eso, sin palabras. Cómo la quiero.