lunes, septiembre 06, 2010

El "amor" en tiempos de meetic

<1> Mi más grande temor de los últimos días es toparme en plena calle, centro comercial, tren, avenida, tiendita del paqui o estación del metro con la versión 'de carne y hueso' de todos aquellos perfiles que veo en meetic.com. Vamos, el momento embarazoso requeriría forzosamente reconocer y ser reconocida. Lo gacho es que voy penando, por instantes tan sólo, no crean que soy un alma atormentada, pensando en que se dan cuenta que soy yo la chica del pelo rojo que nunca les contesta al chat. La perra ésa pues.

>2< En toda mi vida meetic llevo 3 citas en total: un catalán que reparaba ascensores muy aburrido y formal constituyó mi primera vez hace 3 años. La fallida cita me llevó a no volver a visitar mi perfil ni el de naiden por alguna temporada. Hace como 2 o 3 meses una tal Mila de meetic.com me invitaba a probar de las mieles del ligue virtual con un pase gratis por un fin de semana o así. Tons le conquetié a un francés de 35 años y a un inglés de 26. La cosa fue más o menos así:

Vi primero al inglesito porque él andaba querendón y pos quedamos a tomar cervezas. ¡Errooor! Nunca te vayas de cita a ciegas a beber cerveza y menos con un inglés, beben como cosacos y nomás salir del bar se apuntan para ir a tu casa, despojarte de toda prenda y tumbarte en la cama. Eso y que en su foto, no se alcanzaba a percibir lo pequeña que tenía la cabeza (claro, posaba solo, ja). A parte de eso, lo malo de este particular inglesito fue que su herramienta de trabajo comenzó a sangrar, sí, sangrar (manquesea una gotita pues) y ¡juro por dios que me mira yo no hice nada! Si no los tocas siquiera y ya están dando muestras de flaqueza, evítalos como la plaga. Le ofrecí un par de pañuelos desechables y no, no lo pude mandar a casa. Ahí fue cuando me quedó claro que los muchachos de 26 o así se ponen necios y creen que obtendrán algo a la mañana siguiente, así que se empecinan en quedarse a dormir y ni duermen ni te dejan hacerlo, sólo se ganan a pulso todo tu desprecio. No he vuelto a verlo, sólo sé de su todavía interés por tener casual sex conmigo vía msn y ya está, asco.

Con el francés fue un poco mejor hasta que intentó tomarme de la mano en la segunda cita. Para esto, las citas consistieron en quedar en un punto céntrico emprender rumbo cuasi desconocido, sentarse a tomar algo en una terraza, conversar y luego seguir caminando. Seré bruta, pero cuando quiso tomar mi mano y entrelazarla con la suya, me le puse al tiro y le dije que como que eso de agarrarse las manitas no era lo mío si no había un lazo afectivo ya. El tío saltó y argumentó que cómo chingados surgiría el lazo afectivo si no había antes tocamiento de mano, entre otras cosas. Espeté que primero venían los besos y luego tocarse la manita. Total, luego vino el beso y fui la más triste, besaba lo que sigue de mal, así que resistí tres de sus babosas embestidas y salí corriendo. No lo he vuelto a ver, tampoco me da asco, pero nomás que era medio metrosexual y se depilaba las piernas. Todavía no sé qué pensar de eso.

<3> Como 3 chascos no son suficientes, sigo apuntándome a citas con chicos meetic.com. Ojalá algún día aprenda y deje de hacerlo, pero mientras tanto, mientras no aparezca Mr. Right como llamó el inglesito a eso que parece que estoy esperando, pues me voy a dar un par de oportunidades más. Porque, ¿cómo hacen los solteros treintones en pleno exilio que no acuden a la universidad y tienen un reducido círculo social para conocer gente nueva? Está bien, empezaré a ahorrar para el curso de macramé más próximo.




PICTOPIC: "Más allá de Girona", en la estación de Flaçá para ser exactos, cuando equivoqué el sentido y me fui pal norte en lugar de pal sur. Pero, exactamente, ¿cuándo dejaré de equivocar el sentido? Nadie sabe la respuesta aún. Secreto maldito será.

5 comentarios:

Gemma dijo...

Que franceses no! Se pueden pasar una vida agarrándote la manita...

Anónimo dijo...

hey! totalmente identificada!!
yo estuve dos años de cita meetic en cita meetic, y cuando estaba a punto de tirar la toalla, apareció Mr. Right, y ya llevamos 5 años juntos.
Me pasaba igual que a tí, también en el exilio (en la misma ciudad que tú y compatriota), y ya te digo yo, en la universidad tampoco había nada.
Las citas dan mucho que contar, las mías no tienen desperdicio (las anécdotas, digo).
Algo encontrarás seguro, y si no, al menos tienes harta tela que cortar.
Un abrazo

L

ceronne dijo...

Francés metrosexual? En serio? jejeje. Decîa una mexa que vive en Alemania que los frenchies se le hacen medios gays por ser tan metrosexuales.

Respecto a conocer gente ... en la escuela SÏ se conoce pero no para salir .... al menos yo no tuve interés en ninguna de mi escuela; caray, eran inges y bueno, el estereotipo en fr no difiere mucho al de Mx.

RoS dijo...

qué mieda!


yo algún día tuve una cita por el estilo y salí huyendo, el tipo me llamó por meses a la misma hora, yo me oculté bajo las cobijas haciéndome la muerta!

JULY dijo...

desconfiemos de los hombres que se depilan las piernas, se quitan cualquier pelo de su cuerpo o les salgan gotitas de sangre de su pirrinplín. Ya llegará tu Mr. Right.