domingo, agosto 29, 2010

No despierten a la fiera que está durmiendo

Tengo la ligera sospecha de que uno de mis jefes piensa que, por ser latinos, por ser sus subalternos, portafolio o qué sé yo, quienes trabajamos para su empresa tenemos menos de un dedo de frente. Lo más gracioso es que él está tan sumergido en su prepotencia y petulancia, que no se percata ni por error de la estupidez que destila a su paso.

Podría ser chino o sudafricano, pero no, es catalán. Cuando encuentra una moneda de 5 céntimos, se congratula de su suerte y se mete la moneda al bolsillo como si se tratara de un cheque por un millón de euros. Al buscar habitación en loquo.com se espanta de los anuncios que bien clarito ponen eso del gayfriendly. Vaya tela.

Lo más bonito es que en menos de un mes me está patrocinando el más puro estrés laboral porque, además de anunciarme que me recortará el horario el próximo mes (él trabajará los turnos extras, para ahorrarse las pelas), cerrara el puñetero hostal por tercer año consecutivo durante noviembre y parte de diciembre. Esto no tendría la más ligera importancia si no es porque si no trabajo, no me pagan. Tampoco la tendría si no fuera porque nos avisó hace una semana, cuando el otro jefe había dicho que no cerraban este año para aprovechar y ganar un extra.

Flipo cuando tengo la oportunidad de volver a esa cárcel laboral regenteada por tan extraordinarias personas que piensan en sus empleados, en su bienestar y tranquilidad, factores que directamente beneficiarían a su empresa. Flipo.




FOTET: "Bosque rojo". Un pequeño incendio. Chispa. Luz.

3 comentarios:

denke dijo...

La gente tiene negocios, y no tiene ni idea de como llevarlos. Hay pocos profesionales...
Suerte! (y animo)

Jimena dijo...

Ya sufrí alguna vez (trabajando en un supermercado en Toronto, es decir, un lugar mucho más deprimente que un hostal en Barcelona) la impotencia que da tener que confrontar todos los días la poca calidad humana de algunos que se dicen humanos. Desde aquí hay algunos que te leemos y te echamos muchas porras si-se-pue-de-si-se-pue-de.

Mariana M* dijo...

Gracias totales. La verdad es que la incertidumbre está cabrona, pero no me dejo. La voy a librar, ya lo verán, lo iré contando, ñaca, ñaca. Antes muerta que morir en el intento, ilógico, pero verdadero, ja.