martes, agosto 17, 2010

Chicas cacahuate


Las chicas cacahuate somos monas, cualquier pensaría que no le pedimos nada a nadie. Lo cierto es que la inseguridad nos carcome las entrañas. No sé por qué, pero pasa, es así. Estoy casi convencida que se trata de un complejo de Electra no resuelto del todo, ahí medio tasajeado, tampoco es que sea una experta ni he gastado los millones en terapia, pero me huele a que es así.

En alguna parte de nuestra niñez se quedó nuestra futura seguridad y amor propio, así que crecemos y nos quejamos de que no, no encontramos el verdadero amor, al hombre que bajará de un súper carrazo y nos quiera poner la casa, la camioneta, los hijos y el perro. Lo más, pero más gracioso de verdad, es que el día que sucede nos empecinamos en que todavía nos falta vivir tal o cual y dejamos ahí plantadazo al susodicho a quien, años después, le vamos a roguetear e importunar una que otra noche con llamadas en el punto más alto de la alcholización.

Mi veredicto: las chicas cacahuate por vivencias de la niñez o así, tenemos un pinche issue bien cabrón con el compromiso, alegamos que queremos ser las mujercitas santas de fulano o mengano, pero no podemos, salimos corriendo a la primera de cambios, queremos "eso", lo que todos llaman amor, babeamos por la imagen proyectada por las chicas que se casaron de blanco y tuvieron muchos hijos, pero no podemos llegar ahí. Y el miedo siempre ha sido el peor consejero, véanme a mí.

Si lo anterior les hace ruido y les quedó el saco, ya bailó Berta. Ojalá que con el tiempo, pues la cosa cambie, ¿no? Si les hace ruido, les quedó el saco, pero todavía están a tiempo, salvénse junto con el amor de su vida, ése que está mero enfrente de ustedes, que no, no pasa tan seguido el tren.

No cacahuatéen por favor, digo, si es que pueden evitarlo. Que no, no es gracia que existan series como Soy tu fan, que a ver, para ser telenovela, está mejor que las otras, pero ¿qué onda? No me digan que está chingón que miles de morritas vean las pendejadas que hace una vez tras otra la pinche Charly Peanuts, porque nel, ni madres, todo lo que le pasa es porque no se quiere a sí misma y piensa que es invencible o que mil Nicos vendrán detrás de ella y pues va a ser que no. He dicho.

FOTO: "Abrazo tatuado" pa' que vean que los chicos duros, también tienen corazón. Ojalá que el tren pase chingao.

8 comentarios:

denke dijo...

mmm...sabes? yo creo que estamos viviendo un cambio generacional, o algo parecido. Es decirrrrrr.... Esta lo clasico, chica conoce a chico, se gustan y se casan, y AHORA, hay una generación, o parte de una, que decide que quiere comparar mas, vivir, o who knows. Por eso se nos hace raro.
Mis dos ex, dijeron lo mismo, querian "vivir mas", y pues no se si lo hacen o no, pero desaparecieron ;)

JULY dijo...

jajajaja.. pinchi mariana!!! pos síiiiiiiiiiiiiii, en el hoyito con las chicas "Peanuts" y también me suena a las chicas "Bradshaws". Chale. Nos comemos la olla, que si no, y siempre ya sea una cosa u otra no sabremos en dónde está la puta felicidad. No se si sea complejo de Electra, lo que sí me doy cuenta es que yo a todos los güeyes los escojo con lo que mas me caga de mi padre. En fin. ¿Hay una medicina para esto? por siempre seguiré siendo la chica cacahuate? joder.

Anónimo dijo...

Muy bonito muy bonito!

NTQVCA dijo...

Pues si, me quedo els aco y cada vez más cacahuate para fregarla completa.

Mariana M* dijo...

@Denke: no creo que AHORA sea distinto que antes, ahora también chico conoce a chica y se casa si se da el caso, no es que eso haya caducado creo yo, pero sí es que hay quien cree en ello y quien no.

@July: Chica cacahuate dejarás de ser luego que de mucho curro interno te quieras más a tí misma y no temas, más que al amor, al compromiso. Y ps no se me hace que haiga que comparar a Bradshaw con Peanuts, la Bradshaw según consta se casó al final de todos los finales y se convirtió en una Momia de Guanajuato con penthouse en el Upper West Side de Manhatan, ja.

A TODAS: No se deja de ser cacahuate tan fácil. Cuando por fin se logra el camino hacia la independencia emocional (que incluye un pelín de madurez luego del curro interno) se topa una con la treintena encima y con más fobias al otro que qué sé yo, jajajajaja. Nunca nada es perfecto.

JULY dijo...

pero seguimos más la vida de la Bradshaw, por eso supimos que se casó, quién sabe la Peanuts. Pos entre el curro interno y madurar un poquitín, se nos va el tiempo. Tal vez sea cuestión ya ni de currarnos internamente, sino lanzarnos así al ruedo y a ver qué pasa.

denke dijo...

mmm lo distinto de ahora, es que hay más opciones, o algunas opciones (que ya existían) son más comunes, y por tanto las tenemos más en cuenta. Hace 25 años ser madre soltera era una freakada, y ahora ya no...

Mariana M* dijo...

¡Aaaaah! Cacahuate o no cacahuate: ¡Ya me amargué!