domingo, julio 25, 2010

Valientes


Los valientes están en otra vida, en otra parte. Aquí y ahora me he roto otra vez el corazón. Sigo decepcionándome porque no puedo amar a aquellos que se empeñan tanto. Cuando tomo el cuchillo por el mango y atravieso el esternón, sólo pienso en no dejar de ir hacia adentro. Amo dar un soplo y esparcir gotas de sangre sobre el edredón. Eres un pusilánime al que desprecio, pero no sé por qué te quiero tanto.

FOTO: "Marañas tapatías". El amor-odio viene de la mano.

No hay comentarios.: