martes, julio 13, 2010

Mariana y el futbol

Durante un partido de futbol, soy la peor pesadilla de un hincha de verdad, que yo sólo miro partidos con amigos, porque hay 22 tíos en pantaloncillos peleándose por un balón. Me gustan mucho los close ups que hacen las cámaras a los guapos de este deporte, tales como Iker papacito, Forlán papazote, Bojan chiquitito y así.

De manera que, oficialmente, envidio a la Reina porque, si no basta mirar la foto, caldeó cuando se topó con Iker luego de que la Roja fuera coronada campeona del mundo, qué decir de cuando vio a Puyol "cuerpo de tentación, cara de arrepentimiento", tan sólo lucir una toalla en los vestuarios.

Amo el futbol sí señor. Daría todo porque se volvieran a usar esos mini shortcitos del pasado, esos apretaditos, apretaditos, como cuando Butragueño mostró su par de cojones bien puestos. En fin, soy de esas molestas y falsas fans que odia todo hincha verdadero.




FOTO: Tomada de www.gettyimages.es. Pinche envidia, lo que tiene ser Reina, me cae.

6 comentarios:

NTQVCA dijo...

De la final del mundial, sin duda me quedo con el portero...¡que piernon!

Celestina Terciopelo dijo...

La única manera sensata de amar el futbol es la tuya (tú, que tienes la pupila llena de razón).

denke dijo...

Bueno, creo que en parte al voley femenino le pasa un poco lo mismo... ¡No hay quien se concentre en el deporte con esos uniformes!

JULY dijo...

Iker uffffff.. no no.. es que todito él, rostro y cuerpo. Tal y como me gustan. Y sí, pinchi Reina, mírale la cara de calent: se le hizo agua la canoa a la cabrounnnssss. Envidia pura envidita.. pero la neta, de la buena.

RoS dijo...

Pues yo no sé quien sea el tal Iker, ni el por qué de un balón, ni de 11 muchachitos corriendo, o son 13?
lo único que aprecio de los partidos es que la mayoría de la gente se refunde en sus casas y se puede andar por las calles tranquila, feliz... amargada mil! AW.

Mariana M* dijo...

Exacto, el voley de playa femenino es como el fútbol pa las viejas: tacazo de ojo a más no poder.

Rosita, éntrele a la fiebre futbolera, total, nomás verás uno que otro cuerazo así rubiecito o morenazo, piernón loco, torsos de antología y demás.

Me encanta el mundial pues.