sábado, julio 03, 2010

El sabor de las mujeres


Creo que hace falta una sitcom cuyo personaje principal sea un chef que tiene un programa en el canal de cocina por cable. Frente a las cámaras es todo dulzura, pero el idiota se corta y sangra, así que hay que repetir escenas y eso le emputa, de manera que todo ese candor se esfuma y se vuelve un mamón de mierda total. Lo que no sé es a quién se cogería, pero quizá esté guay que tenga muchos issues con su ex y no pueda superarla. Ella volvió con un antiguo ex novio que nomás darle un trago a la cerveza se pone medio intenso e incluso algo agresivo, claro que como folla de maravilla, pues ahí está, aunque el chef fue su verdadero amor, lo que pasa es que el pendejo se fue a Toulouse a estudiar un máster y pos la dejó en su ciudad natal por un año y pos en un año pasaron putimil cosas: ella se tuvo que refugiar un pelín con ese antiguo amor, su actual pareja, además de refugiarse en el trabajo, es más, hasta conoció el amor lesbiano y como que le gustó, pero se dio cuenta que las mujeres son demasiado complicadas, así que decide hacerse súper ultra pija, total, su novio es un yuppie de muerte, nada qué ver con el chef, que es un obsesivo de lo peor, ama el orden y la limpieza, lo cual se ve compensado con gran gusto por la vida en el campo, no onda hippie, sí onda relajada, se cuida, come sano, hace deporte y ama por sobre todas las cosas, incluso su ex y la cocina, a los animales. Lo que no sabe es que conocerá a la presidenta de una asociación en pro de la defensa de canes huérfanos que también es fan del sexo tántrico, además de vegana, uy, un forro de vieja pues. Así que cuando decidé volver a su ciudad natal, se encuentra un día en la sección de vinos de importación a su ex, se saludan, mua, mua, cómo estás, yo fenomenal, qué bien te vez, uy, no sabes, ese color te va genial, seguro que sigues haciendo ejercicio, tú, qué guapa, mira, te ves como toda radiante, hasta se recomiendan vinos y opinan de la compra que llevan, cuando la pareja actual de ella se acerca y le pone ojos de pistola al chef, él se ríe, porque ya coje a la defensora de animales buenota, se despiden y al alejarse, voltea de reojo y le da corajito que el pendejo que ocupa su lugar le da tremendo agarrón de nalga a su ex. El chef de repente piensa en el sabor de todas las mujeres con las que ha estado, sin saber por qué, y aunque el de su ex es el más dulce, se muerde los labios y jura que la va a olvidar, aunque sea lo último que haga. Lo triste: sigue soñando despierto un sinnúmero de encuentros con ella, mientras bate un huevo, prepara un salmorejo o mete una quiche al horno.

En fin, que las series de médicos o científicos forenses están más que explotadas. Yo quiero sangre, pero un poquito de fe culinaria, no estaría mal.

FOTOS: La roja dividida. No sé por qué, pero extraño la lluvia de otros tiempo, no la dorada, no piensen mal, pero sí un bosque y su olor después de la lluvia. Extraño otros paisajes. Barcelona está un poco gastada.

5 comentarios:

denke dijo...

Basta! tienes razón, OK ya toooodos sabemos que la vida en un hospital es la bomb, sexo, risas, tensión y trascendencia, OK!
Vuelta a lo humano! al kiosko, a la cocina, o lo que sea!

Y si, Barcelona se simplifica a si misma, por que lo que funciona, se repite. Sol, fiesta, conciertos... Te recomiendo una vuelta por el interior (el valles tiene lugares interesantes).

NTQVCA dijo...

Uy ahora llueve por estos lares, aunque hace bastante que la ciudad no me ofrece el olor a tierra mojada!

Yo sin duda vería esa serie.

El Director dijo...

Buenísima historia; me encantó. De lo mejor que he leído en blogs recientemente; me recordó a una novela que leí: Saga, de Tonino Benaquista (un italiano radicado en Francia). Te la recomiendo, aunque sus cuentos están mucho mejor: Máquina para triturar niñas

El Director dijo...

Buenísima historia; me encantó. De lo mejor que he leído en blogs recientemente; me recordó a una novela que leí: Saga, de Tonino Benaquista (un italiano radicado en Francia). Te la recomiendo, aunque sus cuentos están mucho mejor: Máquina para triturar niñas

Mariana M* dijo...

Genial recomendación Dire, la llevaré a cabo al pie de la letra, no vaya a ser, ja.

Y pues sí, Barcelona se me aparece gastada ahora. Espera la llegada del verano así como para ver si renovaba mi fe, pero como que todo sigue igual, aunque nada sea lo mismo. Qué voy a decir yo si soy una mujer complicada de gusto aún más complicados. ¿Por qué no pude ser una cualquiera? Ja.