lunes, julio 26, 2010

Amor okupa

Un día tomé el metro. Iba a cenar con Shari y Gemma y vi un par de okupas hablando animadamente frente a mí -por qué no les tomé una foto con el celular pienso ahora-, nada del otro mundo, hasta que uno, mohicana y aretes poblando su oreja, acarició la mejilla barbada del otro, el de la melenita rizada. Ya me pareció raro. Pensé, seguramente le está ejemplificando algo, contándole a su amigo alguna vivencia. Antes de que pudiera bajarme, mi mirada encontró más caricias de uno hacia el otro, encontré algo de amor dirigiéndose con manos y ojos en aquellos gestos. Flipé.

Me estaban rompiendo mis esquemas gays. Los okupas, también aman. Qué pendeja soy.

4 comentarios:

denke dijo...

Jajaja no te culpes! Te sorprendió ver a dos ocupas anti-muchas cosas, y que suelen ir de “duros” se mostrasen cariñosos. A mi me sorprenderia incluso entre dos okupas heteros!

Mariana M* dijo...

Eso, la cosa es que suelen parecer tan rudos y una tiene tanto prejuicio que...me mataron mil ese par de novietes todos románticos.

RoS dijo...

qué jotosa y bonita imagen me llevo hoy!



;)

JULY dijo...

tengo un amigo que es ahora pareja de un okupa... a mí también me dio el soponcio verlos en fotos dándose besos a la sombra de un árbol en pleno paisaje primaveral.. qué raro que es todo esto...