domingo, junio 06, 2010

Milagro

La alegría se abre como un melón fresco y jadeante, porque los lazos están alrededor de otro cuello, en otro lado.

El regocijo sale de paseo con disfraz y ganas de dejarse llevar.

En el último tirón, de la punta del pulgar, brotan milagros.




ROTAPIC: La roja, que anda muy roja.

5 comentarios:

JULY dijo...

a esa de rojo... No cabe duda, ni hablar! o_O

Mariana M* dijo...

Ja, ja ,ja. Mensa :-P

José Alonso Torres dijo...

Y el prodigio completo no sólo está al final del camino rojo, sino hasta arriba, allá donde trabajan las neuronas pavimentando a palabras la sensualidad.

RoS dijo...

eso del melón fue muy sensual.

ay usté!

Mariana M* dijo...

En un punto de sensualidad absoluta me encuentro yo ciertamente.