miércoles, enero 13, 2010

Otro cielo

Sólo estoy sentada aquí. Una tía más con celulitis. Cargando su propio planeta de pesar como cualquier otra. Sin muchedumbres en la cabeza o lastres a mis espaldas, simplemente las abrumaciones normales de una chica normal, treintona sin pena ni gloria que ha dejado de maldecir al ex novio por antonomasia, el que nunca tendrá a mis hijos, que jamas comprará un anillo de compromiso para mí, porque no tiene ni puto caso.

Donde estén mis ojos, donde encuentren el brillo, donde esté la vida. O las dudas que son motor. Los enredos cotidianos. Las relaciones espontáneas. En otro cielo que aquí no. Porque la felicidad no se puede comprar a 12 meses sin intereses o encontrar totalmente en los 120 minutos de película. Porque me convertí en la mujer de otro mundo que no sabe cómo vivir en éste donde los cobardes te salpican con su alegría (va por Pepe El Toro), donde los mentirosos niegan lo que presumen al siguiente día (otra vez por Pepe el Toro y todo aquel que se quiera apuntar, que al cabo es gratis). Porque no quiero ser así.

Sentada que no vacía. Con celulitis para el resto de mi vida. Por lo menos sé lo que no quiero y conozco lo que cuelga de mi trasero.



SNTRCK: Proveniente de Juno. Amo a Diablo Cody. Gracias por existir.

12 comentarios:

NTQVCA dijo...

Siempre queda apretar los gluteos 30 veces mientras estas sentada pensando en lo que no fue...cuando uno se levanta, además de los gluteos se te paran y refuerzan las ideas!

Anónimo dijo...

Todas tenemos celulitis, y problemas, y dudas, vivir en incertidumbre.

Anónimo dijo...

pues a 12 meses sin intereses no..... pero quiza se pueda comprar a 12 minutos con intereses mi cannnnnpiona

Mariana M* dijo...

¿12 minutos? ¿Lo dices por las relaciones esporádicas que tienes que irte a olvidar al puerto más cercano porque el bato resultó ser joto? Porque a cuánto pinche interés cobran ésas.

fruitman dijo...

la felicidad sí puede estar en los 120 minutos de una película. habrás visto pocas, o las habrás visto mal ;)

fruitman dijo...

la felicidad sí puede estar en los 120 minutos de una película. habrás visto pocas, o las habrás visto mal ;)

RoS dijo...

me ha gustado tu texto.
hasta haces que se antoje, estar sólo así: sentada, con celulitis.


(la celulitis ya la tengo)

-Feliz año o como se diga para usté también.
-las gracias eran para el que editó la última imagen que subí.

(abrazo)

denke dijo...

Yo aplaudo a todo aquel (o aquella) que afirme tener celulitis y tenga una pic como la tuya en su perfil!
Amen por la frase de “las dudas son motor”.

Mariana M* dijo...

Fruitman, yo digo que 120 minutos de peli son felicidad, pero efímera así se trate de la más pura obra de arte ;)

Anónimo dijo...

Casada o soltera, con celulitis o trasero anoréxico, sea la vida de cada quien la imagen perfecta de película gringa o el retrato claroscuro sin más en que casi siempre desemboca la realidad, cualquier realidad, la felicidad SIEMPRE es efímera. El chiste no es que la podamos comprar a doce meses sin intereses, sino que nos ilumine brevemente de vez en cuando, en momentitos, si se puede, todos los días.
Ya algún tiempo tengo como voyeur silenciosa de tus aventuras, Mariana, y casi te siento cercana. Yo nomás sé que tu vida, por lo menos desde el blog, parece como iluminada por los flashes momentáneos de la felicidad. Y que a una mujer tan chingona y tan vital, la va a querer mucho, incondicionalmente, cualquiera que tenga dos dedos de frente y el corazón bien puesto.
Un abrazote.

Jimena A.

Duke dijo...

joder muy bien dixo! me ha molado esta entrada. te mando recuerdos tu blog esta genial.

salu2

Mariana M* dijo...

Jimena, Duke, Denke, Ros, Fruitman, NTQVCA: Gracias por estar aquí.

Sé que la felicidad va de a poquito que si no, nos atragantamos, pero a veces cómo la extraño. No es que no valore los múltiples momentos de gracia y divinidad que tengo, es más bien un buscar y buscar.

Besos a todos :*