sábado, diciembre 26, 2009

Horizontal


Yo quiero ser un samurai. Pero voy que vuelo para ser la que se queda con las palabrotas metidas en la boca.

Si me convierto en samurai, ¿podré cercenarlas al aire antes de verlas caer? Lo digo por las malas pasadas de la vida.

El saco de deseos, crece.

PCT: Ora que el sol sale en esta ahumada perla, me voy a por unos recuerditos tapatíos que ya dejó de llovers.

3 comentarios:

José Soto dijo...

Esto te puede servir: http://www.4shared.com/file/81860842/c30a1029/HAGAKURE_-_El_Libro_Del_Samura.html?cau2=403tNull

José Soto dijo...

Ah, y éste, por supuesto: http://photos1.hi5.com/0116/781/244/yCL98b781244-02.jpg

Mariana M* dijo...

No cabe duda, estos enlaces me hacen ¡FE-LIZ!

"Bushido es la aceptación total de la vida, vivir incluso cuando ya no tenemos
deseos de vivir. Esto se logra sabiendo morir en cada instante de nuestra vida, viviendo
el instante, el aquí y ahora, sumido en el eterno presente, en vez de abandonar el campo
de batalla cotidiano. Para el Samurai, la vida es un desafío, y la muerte es preferible a
una vida indigna o impura. Esta es la noble y espectacular lección del HAGAKURE.
Mantenido en secreto durante siglos, el Hagakure fue el libro de cabecera de Yukio
Mishima".

0_0