martes, diciembre 01, 2009

Guadalajara passenger


Un segundo avión, cuasi aeroplano, rozando en guajolotero, me devolvió al terruño amado. Acá, por lo que veo, la FIL vuelve locos a muchos de mis allegados, ya sea porque sí, les encanta y qué, o porque de plano tienen que ganarse la papa.


El gabacho, siempre hermoso, me dejo contenta. Pero la crónica viajera la completo mañana, porque no todo es color de rosa y no hay como estar en casa, sea cual sea, porque justo ahora, me debato entre dos mundos, como diría Enrique Bunbury.

TRAVELPICS: Con mi nueva camarita, no habrá quién me pare, aunque no tenga iTouch pa postear y postear, tuitear y tuitear. ¡Ah! ¡Soy tan adicta a estos menesteres online!

No hay comentarios.: