jueves, diciembre 31, 2009

Me llaman despropósito y sinrazón










La ciudad sin magia, porque ya me la acabé, me llama. Aún no lo descifro: o quiere un pacto y por ende mi permanencia o quiere darme una nueva cajita de cerillas con cabeza roja para que gaste otra vez. El tono que predomina en mi línea es el mentado "comunica". Ni hablar.

Nadie lo pidió
y sin embargo se mueve, lo mejor del glorioso 2009 que se me va para nunca volver:

+ Novio a la francesa. Hace mil años que no tenía un novio que quisiera tener a mi lado.

+ Haber sido bombera por una noche. Literalmente apagué un incipiente fuego en el hostal. La adrenalina se siente poca madre.

+ Probar la triple A: África, Asia, América. Dos por lo menos en un sólo día.

+ Reconocer y básicamente adorar mis tetas. Crecieron como hierba salvaje después de la tormenta. Crecieron y aún están aquí para quedarse un rato más, digo, mientras la dieta mediterránea me acoja.

+ Superar lo que parecía insuperable. Todavía fantaseo, pero casi, casi que ya sé que en fantasía previa al sueño de cada noche se va a quedar. Nadie es perfecto.

+ Ser grupi por un día al entrar sin querer al backstage de Café Tacvba al término de su concierto en el Razzmatazz. Mejor que mejor: el ácido que tragué antes de presenciar el espectáculo.

+ San Sebatián: su comida y sus hombres.

+ CasasAsia y el hostal: de los trabajos más divertidos y peculiares de mi vida, más aún que un periódico, un restaurante y un bar.

+ La fiesta tapatía que nada le pide a la fiesta catalana y viceversa.

Lo reprobable, porque nada es perfecto, pero que poco importa ya:

- Saber y constatar que sí, existe una extraña corriente de treintañeros que alegan aborrecer es estátus "novio" y sólo quieren follar "sin compromiso". Les perdono la vida a todos aquellos que justificadamente no se pueden relacionar por según qué circunstancias. Al resto, ni hablar. Pobres de las que se enamoran de ellos. Si son mexicanos, pior.

- Dos SMS que me enviaron en plan sexy y resultaron ser mata pasiones totales. Los recordaré toda la vida por su sutilidad y maestría. De treintañeros tenían que provenir tan finas piezas de ligoteo moderno y ¿sensual?

- Los compañeros de piso. Así, sin más. Confío que el día en que pueda vivir en santa paz y sola llegue ya. Si no puedo vivir con gente que quiera y me quiera, no quiero vivir con nadie. Juro que si me vuelve a pasar, los voy a matar.

- Las mudanzas. Este año hice 3 nomás. ¡Ay, papá!

- El deceso de la mascota en la Casa Islas. Por 14 años nos acompañó y yo no estuve cerca para verla por última vez.

SNDTRCK: Un músico inglés que llama mi atención. Fyfe Dangerfield. When You Walk in the Room. Sea con ustedes. Y a darle al nuevo año. A ver qué final de década nos depara. Yo digo que muy buena y que por fin se acabe lo que tenga que terminar.

PCTRS: Una vueltita por el último mes. Lindo.

lunes, diciembre 28, 2009

Aquí, allá, acullá o donde sea no da igual

En los últimos 4 años no me he salido con la mía ni una vez y eso es una putada. De las grandes. Estoy harta de no estar flaca, de no coger tanto como quisiera todas las veces que quiero, de tener que tomar decisiones de lo más pinches importantes en mi vida, de tener que hacer ejercicios de concentración para no pensar en todo lo que mi vida apesta y de no tener toda mi ropa conmigo en este pinche momento, además de mi gel de ducha vaginal que es la onda, pero están en pinche Barcelona.

Yo no estoy en Barcelona como debería. No sé cuándo vuelva a estar, porque no me he salido con la mía tanto como deseo. Se supone que debo pensar que los pinches reinicios están bien padres, pero siendo una chica migraña de vez en cuando, no es algo que pueda pensar. O deja tú, creer. No me lo creo ni tantito. En realidad tengo el corazón lo que sigue de rebanado.

Una putada de las grandes. O el milagro por antonomasia. No ha lugar. Y eso me emputa mil.



TRAILER: Para amenizar este pedacito de Sukuyaki Western Django, joyita japonesa firmada por Takashi Miike.

sábado, diciembre 26, 2009

Horizontal


Yo quiero ser un samurai. Pero voy que vuelo para ser la que se queda con las palabrotas metidas en la boca.

Si me convierto en samurai, ¿podré cercenarlas al aire antes de verlas caer? Lo digo por las malas pasadas de la vida.

El saco de deseos, crece.

PCT: Ora que el sol sale en esta ahumada perla, me voy a por unos recuerditos tapatíos que ya dejó de llovers.

jueves, diciembre 24, 2009

De cómo la duda existencial carcome a veces y qué


Con tantas ganas de un taco, de un hot dog y nada quedó afuera del lugar. Así que taxi y casa fueron lo siguiente. Nada de after. Nada de nada más.

Existe un punto en la vida de las muchachas en edad de merecer que se convierte en algo así como la duda existencial: ¿hay algo para mí ahí fuera? ¿Encontraré al mero, mero petatero que además de medianamente guapo (no se pide mucho en este rubro, una es consciente hasta eso), sea sobre todo inteligente, bondadoso, cariñoso, buen hombre y de confiar? Yo sólo digo algo: primero hay que librarse del gran equipaje que un día comenzamos a guardar, quién sabe por qué chingados, y que mas valdría aligerar por salud emocional. Eso de ver al ex novio y no abordar el tema tabú (tú y yo en el abismo hace 3 años) no deja nada bueno. Ahora hay que esperar por el siguiente encuentro y la neta, no conviene. Ora resulta que por querer estar a la altura del Señor Cool por excelencia se tiró por la borda La Oportunidad por sanear y cerrar capítulo por demás importante. Convertirse en una falsa Chica Cool sólo demuestra inmadurez absoluta. Así que he de decir: sí, me cago de miedo por aceptar ante el Señor Cool que lo idealizo mil porque no me he permitido sacar la basura. Tengo miedo de pasar página, de decir que sí, que sufrí demasiado, que me hundí hasta el abismo, que lo odié, que por momentos me pasó por la cabeza que todavía lo quería como el padre de mis hijos, pero que no, que es una falsa ilusión que no puedo soltar porque aún no le boto en la cara la basura que guardé por tantos años para él. Basura que junté por él.

El miedo es normal. Pero me encantaría hablar.

Encantadores de serptientes no más.

Manipuladores no más.

Aunque por instantes parezcan como los mejores progenitores. Primero que se deshagan ante ti y se conviertan en frágiles criaturas, eso los hace más hombres que la caricatura que son.

Luego admitir ante el flash decembrino que te encanta y que quisieras todo con él, pero que te parece que todo el equipaje que llevan a cuesta (ambos dos) no dejará nada bueno. La cosa aquí es que como todo flash, tienes chance de hacerte pendeja hasta la siguiente temporada de patos, que la cacería puede interrumpirse y reanudarse hasta nuevo aviso y si el viento sopla a favor.

La vida sigue, gracias a dios.

FOTO: Extracto de una serie que el buen Orva me regaló hace años en mi cumpleaños. Ahora en comodato en casa de mi hermanito lindo. Qué buenas texturas. Aquellos intensos años.

domingo, diciembre 20, 2009

Fe que no es entierro


Cuando cree que sabe jugar el juego, entonces no. Nacida hace casi 33 teme la rompan porque va a acercarse al fuego máximo. Y hará la pregunta del millón, para hacerse al vuelo o no. Entiende, pues, porque no ha podido dar la piel en tanto tiempo. No lo puedo creer, ¿cómo así? Intentó sepultar los últimos 3 años lo insepultable. Hoy lo sabe y teme.

Sabe lo que es perder por convicción propia. Es duro. En contra de la marea, de la personal. Quiere dejar de ser sepulcro, quiere ser campo, sembrar una buena cosecha de besos y bendiciones.

Merece. Lo cree.

Si es que no, conoce el camino, lento, pero seguro, para hacerse sola a una felicidad que, si bien no alcanza altos vuelos, de menos la acompañe el resto de la vida a un lugar seguro y tranquilo. Secretamente cree. Y va a volver.

jueves, diciembre 17, 2009

Me duele cuando pienso en ti Mariana


Rockstarismo, vedetismo y demás. Guadalajarita se pinta sola para eso. Y yo, la neta, aguanto vara un rato y no más.

Supongo que mi relación amor/odio con esta ciudad no termina. No exagero, pero creo que la culpa de todo la tiene que soy una pinche azotada (tipo mercado de lágrimas) y le di más importancia de la real a ciertas situaciones de las que ya no vale la pena hablar porque no viaje kilómetros y kilómetros hasta lo más profundo de mí como para no reinventarme. Lo hice. Mariana se murió un día. Fue algo así como una acción de tasajear y renacer de las cenizas, eso es exactamente el destierro. Y yo encontré a Mariana.

Para no perderla, para no perderme entre esas tantas cosas con las que no puedo ni quiero lidiar, me la llevo de vuelta a la que es su nueva casa. Parece feliz allá. Desde hace tiempo que lo es. Pero allá. Y si he de volver un día, no va a ser a tierras tapatías. Por lo mucho que dolió. Además, ya sin azotes, apesta un poco y en momentos me parece que Egolandia es sinónimo de Perla Tapatía. No acepto un "no le saque" por respuesta. Para eso está una que sabe lo que siente.

Por un futuro reinventado. Hay que ser uno mismo sin ser exactamente igual.

FOGOGO: Qué bonito es lo bonito. Súper vista de la Barranca de Huentitán en la boda de Coché. Y entre otras cosas, ora resulta que el pan amb tomaquet rifa, ja, ja, ja. Algo así.

Haz de whiskie




Y cómo te explico que si no me gustas, no me gustas. Está bien cabrón. Seguirle el juego a una amiga, porque ya está raro, ¿no? Irte a casa de sabe quién cuando medio veías que ellos dos ya algo. Pues eso, que no sabías qué onda, entonces cuando empezó el bato a servirte bien el whiskito, pues claro que quería algo. Entonces, pues seguirle la corriente. Cuando estábamos en el bar, nada qué ver, el bato parecía cualquier otra cosa. Nada. Pero uno no tiene la general. Digo, llevo mil de whisky bebiendo como para dilucirdar bien.

En el depa del compa lo besé. La besé a ella. Preciosa. Estaba más por ella que por nada. Es tan linda. Y ahora ya amaneció, como para decir otra cosa. Como para dormir a gusto (aunque después de tanto whiskie siempre se puede dormir a gusto).

No sólo besa bien la morra. Es tan especial. Se me hace que la morra nomás me besa peda. Pero está bien linda. Lindísima. Y yo con novio. Chin. Pero sí, hay que trascender oceános. O territorios, no queda de otra. Espero que el tío éste la respete hasta el sueño.

BESOSPIC: Los que le di a la morra, heavy metal, hard core. No hay como morra besando, aunque compita en el juego del no sé qué. Yo, viva la morra forever.




lunes, diciembre 14, 2009

La típica fiesta tapatía (resaca incluida)



Las muchachas se arreglaron y salieron a comerse unos taquitos de adobada, lengua y carnasa. Ya no quedaban de cabeza. Luego el conciertito, algo (bastante) de ron, música, mucha gente y después nada de ella. La noche que se hizo de día y Blanca Nieves salió a pasear por la ciudad. Llegar a El Negro con un abrigo en la mano no era la onda, sobre todo sin lentes de sol, pero era lo único que la reinita tenía en mente: litros y litros de agua de Tlacote como la gran salvación. Y entre trago y trago, carcajadas que por momentos permitían a los presentes reseñar la gran velada.

Pero tanto trago, tanta comida condimentada, grasosa y picante sólo podían convertirse en el típico malestar que quita una buscapina. Malestar agravado por la incertidumbre de qué hacer.

Ni de aquí ni de allá o acullá. ¿De dónde? ¿Vida de bajo perfil relajada y europea contra vida sobre expuesta alterada en tercer mundo? Lo único que una de esas muchachas puede decir es que no va a ser fácil cambiar de escenario como de sombrero sin haber sufrido primero (Calamaro sic.).

PICTOPICS: La mana y la mana, que se visten de negro y se quitan el sombrero. Porque son valientes y guardan, adentro suyo, el mejor de los secretos. ¡Salú!


jueves, diciembre 10, 2009

Advenimiento





Estar al borde del abismo. Verla venir. Como si de un chivito al precipicio se tratara, así te ves, pero no, no se trata de una mera posición sexual. Se trata de otra cosa y te gusta, pero por alguna extraña razón, las cicatrices de guerra te recuerdan que no es el camino espinoso el que te gustaría transitar. No ahora.

El solo hecho de haberla visto cerca, de haber estado cara a cara con ello te basta. Aunque seas la maldita reina del destiempo, la imprudencia con piel de mujer. Hay cosas que te recuerdan que estás viva, que sólo se vive una vez. Así nomás. Y me encanta.

IMÁGENES: Las escamas, las pequeñas formas de los Golden Fish. Estoy verdaderamente asustada porque de repente me siento en Egolandia o algo así. Nadie dijo que fuera fácil enfrentarse al mundo real, pero es que llevo mucho tiempo en Comfort City y, aunque se está la mar de bien en cierto sentido, me pican las ganas de volver. Así de simple.

Guadalajarita mil


No había pensado lo rídiculo que resulta que en Barcelona tengo ¡2 aparatos de telefonía celular! Mientras que aquí apenas pude conseguir uno para estar comunicada. Realmente patético. Eso y que pinche Telcel te cobra la vida por comunicarte porque no tengo plan y la onda con recarga es lo que sigue de caro. Pero llámenme mil: 33 12 21 96 01. Sí, me urge que me llamen. Mañana la noche pinta bonito.

Llega Gemma a la ciudad y es su cumpleaños este jueves. La vamos a pasar de antología.

Anoche pasé por un lugar donde se supone que iremos ostra vez mañana y me asusté de ver tanta gente, tanto artista. No fui sólo yo la que le sacó al parche de entrar, pero ciertamente no estaba lista para algunos encuentros y preferí alegar que estaba hasta su madre y que ahí no se podía beber a gusto.

Pero así es la cosa en Guadalajara, un lugar donde me da, básicamente, pánico cruzar según que calles porque no existe el puto paso de zebra. El crucero del peatón es algo que se borra en la ignominia de la gente. La banda de a pie una vez que se monta en su vehículo parece olvidar que hay que respetar a los que siguen a patín recorriendo la ciudad. Y así. De miedo mi recorrido en el 626 de Plaza del Sol hasta el Morgana. Iba toda tensa protegiendo mi integridad física. Hasta eso nadie intentó agarrarme las nalgas. Toda una aventura que tenía años sin vivir. Y con el tiempo se pierde callo.

Siguen ganando: los afectos. No hay como estar en casa.

De perder: el coraje de toparme con inteligentísimas personas que no puedo tan seguido ver, como yo quisiera claro. Cerebro mata carita digo yo y flipo en colores con esta peculiar situación para mí.

PIC: "Ordencito por favor". Qué no, que aquí no se puede. Ni modo. Algunas veces así son las cosas. MIER-DA.

lunes, diciembre 07, 2009

Ando posteando bajo



Estoy casi convencida de que no es la onda vivir en un lugar con decorado bonito. Big dilema. Ayuda, sí, pero extraño la pasión y me van ustedes a perdonar, porque eso no lo he encontrado allende el océano. Traigo algo entre manos, luego les explico.

Nomás por eso posteo esta bella selección.

BANDA SONORA: Joyita que me hallé en un blogs. La Charlotita hermosa con Beck. Chulada de vídeo.

domingo, diciembre 06, 2009

Soluciones reales


Dios existe para mí. Se llama Natalia y charlando con ella el otro día montadas en su coche rumbo a una boda lo dijo: hay que ver a los a los fantasmas para dejarlos de idealizar. Así que mañana le marco a mi fantasma favorito para pedirle que, de compas, se me aparezca en carne y hueso para ya así dejar atrás esa puñetera idealización de mierda.

Llevaba varia noche sin dormir bien dándole vueltas al hecho.

Natalia no podía tener más razón. El pedo es única y exclusivamente que dejé de ver a susodicho luego de terminar y de eso ya pasaron casi 3 años y 3 años sin ver a alguien es mucho tiempo, pero también el suficiente como para armar mil y un historias sin fin y a mí me urgen unas tijeras.

Corte y se queda es una frase que se emitió en enero del 2007 como para que yo siga dándole vueltas al "hubiera". Además, ya me desahogué bien y bonito. Basta pasar por aquí. Eso y unas 10 mil chingaderas que le patrociné a distancia.

Y no me pregunten por qué, pero traigo una pinche sonrisa en la cara de no mamar. Ya me acordé lo que es ser feliz y divertirse sin pedo alguno, sentir ese calor de los amigos, la ternura de un abrazo de tu madre, de tu progenitor, de tus carnales. Charlar con banda con la que te identificas. También, tengo la ligera sospecha, que voy a recordar lo que es armar follones y perjudicar a terceros. Prometo, esta vez, luego de profundísimas enseñanzas que la vida me ha dado, estar a la altura de las arrugas y comportarme lo menos inmadura posible. Pero pos ora sí que quién me manda ser alebrestadora de banda profesional. Lo que pasa cuando un cabro se te atraviesa y te cierra el ojito. Me encanta mil que es lo peor.

FOTICO: Cabuz grande, infierno chico. Eso quisiera yo, pero no, mi redondo y delicioso cabuz es en parte el culpable de que sea tan buena alebrestadora. Eso sí, estoy aferrada al hecho de bajar 10 kilos 10, aunque con ellos se vaya mi portentosa pechuga. Es por salud, que quede claro. La vanidad no es lo mío. La anorexia menos.

viernes, diciembre 04, 2009

Sprout in Seattle

Sí, pasa: viajes con finales felices. Es lo mejor que le puede pasar a alguien que no se lo toma en serio y que, como cereza del pastel, viaja para toparse duro y directo con las cosas que dejó medio abiertas, medio cerradas años atrás. También pasa: los viajes con finales felices suceden dentro del viaje que nació para recordarme que no vine a este mundo enteramente a gozar. Así las cosas. Lo aprendí hace tiempo ya.

Seattle me dio muchas cosas, entre ellas, la enorme satisfacción de volver a llegar a Guadalajara, de tener una segunda llegada mucho menos abrupta que la primera. Además, claro, de la oportunidad de ver a una entrañable amiga. Es una ciudad hermosa, aunque, según sé, con un alto índice de suicidios: el clima es una mierda y que llueva la mayor parte del año no es un aliciente para la salud emocional de algunas personas. Me incluyo y lo pensé de vivir ahí. Tiene mar, tiene naturaleza, pero si el frío va a congelar mi trasero la mayor parte del año, tendría que estar al lado del amor de mi vida. Ese calor compensaría la ausencia de sol, las capas de nubes, el viento helado. Y entonces entro a un terreno peligroso, peliagudo. Como un sintagma el campo incluye al amor en mi vida, al compromiso que conlleva el amor y a mis hermosos actos de escapismo.

Alguien un día me llamo Runaway Bride. Y no, no se trata de ningún chiste. Acabo de recordar que alguna vez ese alguien mencionó la posibilidad de tener hijos, de formar una familia, sólo para que unos días después yo decidiera ir a Barcelona a "estudiar". Anoche recordé el hecho al charlar con una vieja conocida. Lo llevo todo el día rumiando. Por ende: no tengo claro si ya me perdoné del todo el no haberme convertido en una esposa, una madre. El tema me supera. ¿Existen los trenes que si no se toman se pierden para siempre? ¿Si se pierde uno, si se pierde lo que se consideró "el tren", hay otro que reinvidique la fe en el amor? ¿Hay una fidedigna segunda o tercera oportunidad para mí ahí, en alguna parte?

No sé si sea Guadalajara en sí, no sé si sea que no he ventilado el tema con la persona correcta, por temor a enfrentar al fantasma por antonomasia en mi vida, pero hay un maldito nombre flotando en el ambiente, el nombre de una persona con la que no coincido para nada. Cuando lo supe simplemente pensé que la puta vida no lo tiene en mi camino y que era mejor así. Pero cada paso que voy dando, me hace creer que no lo es. Mejor no significa seguir siendo una negadora profesional.

Tiemblo como el asesino primerizo que empuña el fusil.

Si de verdad existe un dios aquí, que me ayude, que me guíe. Insisto, yo sólo quiero ser feliz.

PCTRS: En un lugar llamado Seattle, donde me topé con Starbucks que realmente sirven el café hasta arriba del vaso (a ver, si pagas más es por algo), no como en Barcelona, roce con mis labios las mieles del gabacho y disfruté de los dólares que, como gano en euros, rindieron mucho. No por nada me rompí el trasero el último año trabajando. Altamente recomendable un viaje así. En esta vida, no deje de visitar Seattle.











martes, diciembre 01, 2009

Un martes cualquiera





Recién me levanto y ya tengo el periódico en las manos con las noticias fresquitas. La mejor de todas es la que publican sobre el grupo en el que participa mi hermano. Ya pues, ando de presumida.

La verdad es que está a gusto volver a casa. A la que siempre será mi casa.

La sobri está con fiebre, así que la andamos cuidando. Justo ahora pongo el pollito a hervir para que coma algo.

Se siente bonito estar en familia.

PICS: Del día. Cotidianas que me topo nomás bajar de mi recámara. Leonora, su papá y la nevera de la Casa Islas. Me encantan las neveras decoradas. Calor de hogar.

Guadalajara passenger


Un segundo avión, cuasi aeroplano, rozando en guajolotero, me devolvió al terruño amado. Acá, por lo que veo, la FIL vuelve locos a muchos de mis allegados, ya sea porque sí, les encanta y qué, o porque de plano tienen que ganarse la papa.


El gabacho, siempre hermoso, me dejo contenta. Pero la crónica viajera la completo mañana, porque no todo es color de rosa y no hay como estar en casa, sea cual sea, porque justo ahora, me debato entre dos mundos, como diría Enrique Bunbury.

TRAVELPICS: Con mi nueva camarita, no habrá quién me pare, aunque no tenga iTouch pa postear y postear, tuitear y tuitear. ¡Ah! ¡Soy tan adicta a estos menesteres online!