viernes, noviembre 06, 2009

Acciones básicas de la nueva vida conyugal



Dormir por más de 12 horas. Despertar y besarlo. Cocinar y besarlo. Besarlo sólo por besarlo. Caminar tomados de la mano y todas las manifestaciones de afecto necesarias en público. Cuida de tu resaca. Tú cuidas de su borrachera. ¡Ah! El amor. Y qué decir del orgasmo diario imprescindible para subsistir. Que a veces no es sólo uno, ¡son dos! ¡Son tres! Dios, me va a volver loca. Lo juro por dios que me mira.

Si alguien me hubiera avisado que sucedería justo lo que pedí a la vida un día hace tiempo, no lo hubiera creído. Pero llegó eso tan deseado. Básicamente se trataba de no enterarme ni cómo ni cuándo y que de repente estuviera ahí un bato con los pantalones bien fajados y dispuesto a todo, hasta a ser mi albacea. El caso es que un día abrí los ojos y un chico castaño de ojos grandes color miel me decía algo así como "cuando vuelvas a interesarte por los morenos (por aquello del güero del mal y del vasco fallido) me avisas". Y no la pesqué porque como siempre, muchas más de las veces que me gustaría, no me quiero enterar. Así que siguió picando piedra y al final terminó por atraerme hasta él. Y así, sin darse cuenta, se disfruta mucho más. Justo lo que había pedido a Santo Clos.

Pero, como tiene toda vida conyugal, por instantes me da miedo y pavor que la convivencia nos coma vivos. ¿Lo bueno? Que para esta cabra irredenta de complicadas manías está el chico sencillo con ganas de descomplicar todo trabalenguas que se interponga entre la felicidad y nosotros. Eso y que tiene los cojones para decirme que no le gusta por nada la nueva bolsa que me agencié. Me tiene contenta este muchachito. Aunque mentalmente le he puesto un poquito el cuerno mental con Erlend, el de los Kings of Convenience. Nada es perfecto.


SOUNDTRACK: Iba a ser una de los Kings, pero el Spotify me abrió las puertas al proyecto de Erlend y no pude sino enamorarme de él. Así que aquí les dejo esto que de momento exploro. El concierto de la noche de ayer en el Palau de la Música, al cual siempre es un placer ir, me puso muy contenta. Cerraron la noche con una de las que más adoro, I'd rather dance with you. Nada qué ver el sonido Kings con Erlend, pero es hermoso lo que este geek puede hacer. Y encima pelirrojo ¡uuuuuuff! Babeo. Y ahora, a dormir al lado de mi amado y nuevo novio.

5 comentarios:

JULY dijo...

oyeeeeeeeeeeee!!!!! qué pedo con el "nuevo novio"???? me siento totalmente desactualizada y a mi que me gusta el chisme, eso es el acabose.
Guuuuuuuuuuuaaa!!!!! el conciertooooo! no manches, yo hubiera ido, me cai.. en cambio mi Periodista me llevó al de los Killers esos, que estuvo chido, pero mil ocho mil veces prefiero a los Reyes de la Conveniencia.
Perrita, me contarás con lujo de detalle todo todito todo de tu romance y los orgasmos... envidia cochina! besos

NTQVCA dijo...

Bravo!!!
¡Aplausos, gritos de alegría! esto me da tanto gusto que comienzo la semana con esperanzas ¿como no se va a poder siendo tan chingona? usted se merece eso y más, y no le tenga miedo al futuro, deleitese con el presente.

Mariana M* dijo...

Thanks Anonymous!

JChef (internet deconstruída) dijo...

Me alegro de haber descubierto tu locutorio en un momento tan dulce.

Saludos!!

Mariana M* dijo...

Oiga Chef por gracias por pasarse por aquí ;)Bienvenido siempre :D