domingo, octubre 04, 2009

Semana Mayor

Me como las uñas, me las como mil. Pero a esta gran perra, todo le va a salir bien. Amén. Dicho sea de paso: hoy alguien me recordó al Gran Mandibulín. Adoro esa imagen del típico ególatra chillón infantiloide que sólo piensa en él y luego en él, para bien, para mal y por encima de todas las cosas. Pero, ¿sabes? Mandibulín se la pela. Menos chachara y más trabajo. Es que, si no mueves las nalguitas, ¿cómo chingados crees que le vas a hacer? ¡Ay! El alacrancito, como las cigarras no curra y luego anda chilloteando.




5 comentarios:

Jaime Rivera dijo...

¿Qué fumaste para escribir esto?

Mariana M* dijo...

¿Qué fumé? ¿Qué fumé? Déjame acordar...¡Ya! Seguro fue el derroche de energía de algunas personas lamentablemente cercanas en justificar sus limitaciones con mis actos. De esas cosas que se fuma uno sin deberla ni temerla.

Jaime Rivera dijo...

La cosa es que no te conozco. Descubrí tu blog recientemente, y este post, al conocerte poco, no lo logro comprender. No sé si así debería ser, pero gracias por abundar y disculpa si sonó a insulto. No fue mi intención. Lo leí como un montaje de frases con estilo artístico y pensé que era una obra artística producto de un alucinójeno, especialmente por lo del mandibulín.

Jaime Rivera dijo...

Oh. Después de leerte en Twitter ya entiendo.

Mariana M* dijo...

Ja, ja. No me sonó a insulto tu comentario, para nada, cómo crees. Pero bueno, a veces me tiro posts así, depende del día, de la inspiración, je.

Saludos ;)