lunes, septiembre 07, 2009

Sola y los demás

Me parece que voy a tener que aguantar un poco más viviendo -otra vez- con gente que no me gusta para nada, nada de verdad. Cuando se está atrapada sin salida, se piensa ya en el dinero y no más en las personas. Yo puedo decir que me vieron la cara de estúpida, me convencieron al principio de ir a vivir con Laura y su hijo, pagamos esas partes, luego vino la pareja a seguir, me siguieron viendo la cara. Hoy día espero que todo salga lo mejor posible. Eso implique me hayan visto la cara o no, porque como he dicho en Cataluña se aprende si o si que el hambre está cabrona.

El que hambre tiene, se puede convertir en el más vil y hacer del descaro su día a día.

No puedo decir que odie a los que no tienen recursos, pero si el hambre está cabrona, ¿qué se puede pensar? ¿Cómo se puede actuar?

1 comentario:

July Fernández dijo...

vente a vivirr conmigo a GDL, ponemos el super calendario de la limpieza pegado en el refri y nos la pasamos poca mais....