sábado, septiembre 26, 2009

Panorama

Cansada. De espaldas. Despacio.

Levanto la cabeza. Increíble, pero cierto: hay una nueva sensación. Termina en la punta de los dedos con ese cosquilleo típico del vértigo. Ese vértigo propio del miedo ante lo desconocido. Una y otra vez. Todas las veces. Pasó ya el tiempo suficiente. El de un paso detrás de otro. Me sienta muy bien. Como la paz que guardo en el pecho. Como que no es lo mismo ayer que casi 3 años después de la peor de las tormentas.

Alrededor. Girando. Al descubierto.



PIC: El perro en rojo. Áprika al descubierto. Quiero un perro. Pero he de comenzar por una planta.

No hay comentarios.: