miércoles, septiembre 23, 2009

Otoño mil


Cansada mil. Eso sí: el sol se abre de rayos. Odio la bipolaridad climática del otoño, estación que pareciera ignorar mi desprecio para acogerme sin duda en un cúmulo de aventuras sin fin. Como mi vida misma, pues, nomás que el tono un poquito subido. Y es que soy chica de tiempos otoñales, qué le va una a hacer. Temporada otoño-invierno es lo mío. Así que a sacar la pechuga pa'lante, a ponerle sabroso al baile que quiero bailar. Estoy feliz por lo que comienzo a dibujar.

MAXIFOTO: Una blusita ahí en el Born. Por cierto, hay cierta crepería en aqueste barrio al que nos encantaba a Shari y a mí ir a tomar té chai bien bueno. Pues se me hace que no volvemos, se convirtió en un principado tomado por mexicanos de esos que se las dan de súper cools nomás por vivir en Barça (odio cuando se refieren a Barcelona como Barça, asco eso de cortar nombres propios, asco digo yo) y se creen bien, pero bien chidos, chilanga banda ante todo y con el regionalismo charolastra en la punta de la lengua pa' puro apantallar a las güeritas buenonas. Panda de inseguros dándose apoyo mutuo, esa sí es solidaridad. ¿De dónde lo habrán aprendido? Me gustaba el té de ese lugar.

No hay comentarios.: