sábado, agosto 29, 2009

Una y otra vez me he de topar con la misma piedra


Quería unas chanclas nuevas, así que fui a Maremagnum a buscar un par armado a mi elección en la tienda de Havaianas. Estaba cerrado. Al terminar mi jornada de "vamos a comprar unas chanclas" tenía ya unos hermosos zapatos nuevos, un short de pijama, medias y calcetas para el otoño, una arracadas, un pañuelo y dos camisetas. Entonces me fui a casa para cenar y dormir. La cosa es que desde hace tiempo no me gusta estar en casa. Es como si no fuera mi casa. Es la casa de alguien más y ese alguien me da permiso de medio vivir ahí. He vuelto a poner la cara larga al ver la misma mancha desde hace una semana en el baño, la cual apareció luego de que lo hubiera ultra, mega limpiado. Parece, sólo parece un poco que volvió a recibir una limpieza, pero como dios les da a entender. Así que de nuevo me pregunto ¿qué he hecho yo para merecer esto? Y no sé cómo hablar, qué decir, cómo pedir que por favor organicemos un calendario de limpieza, porque para empezar, si ya tienes que pedir, proponer que se limpie, ya valió topisísimo. Quien ensucia por 3 y limpia por la mitad de uno, que vive y reina en una casa, que se indigna cuando dices "hay que limpiar un poco más", no merece mi respeto. Así que no, se acabo, puedo seguir navengado por ahí, pero ya no más hacer contacto, profundizar un poco más. Es una tomadura de pelo. Me siento utilizada. Pero como decía, yo sólo quería unas chanclas.

PICTOPIC: "Maremangum querido", ese lugar en el que trabajé por casi un año. Me dio gusto ir, claro, porque no iba a trabajar, lol.

No hay comentarios.: