martes, agosto 18, 2009

Ni tantito en yupiland (aunque me la sé)



El día que piensas que ya la cagaste lo suficiente con tu último ex con significancia profunda, la cagas más y bonito. No sólo lo confundes con un buen amigo (el que algún día fue hasta que te convenció de otra cosa y las diste), sino que encima te olvidas de que (precisamente) las diste y le haces confesiones del tercer tipo. Dos cosas nos queda para la posteridad y la reflexión: por más años que pasen, por más amigos que se digan ser, los ex novios sirven pa' pura chingada (o sea, NO SON TUS AMIGOS, en el caso de que te lleves bien, si no, la frase sería "sirven pa' una rechingada"); qué vergas me pasa cuando navego de tal forma por esas agua, el supuesto "amigos" que hay, develando intimidades de lo más íntimas y personales.

Cierto es que el ex novio en cuestión, del cual ya ni el nombre me atrevo a airear, me aburro hablando de él aunque lo haga, no es ninguna perita en dulce y en cuánto me atreví a preguntar como "amiga" por qué chingados el fulano que me gusta no me pela, no dudó ni tantito en apuntar la escopeta y poner en dedo en la llaga: pos qué esperas si vives en la ciudad de los eternos solteros, donde reina la fiesta, la vida disoluta. Viniéndo de él, pensé, puta, ya estamos como con lo de las chilangas feas, y es que no sé por qué, de verdad, pero siempre pensé que era menos prejuicioso. Caras vemos... El punto es que Barcelona, por más que se las dé de "ciudad del eterno soltero", pos lo es si uno quiere, como Ciudad de México, Lisboa, París, Berlín o Río de Janeiro. ¿Estamos? Volvió a apuntar la escopeta: pos es que qué vergas haces saliendo con puro intelectualillo, anarquista, etc. Sí, ¿verdad? ¿Qué chingados hago ahí? Ya debería salir con un treintañero entrado en 40 que monte un camionetón Mitsuputamadre, lo que sigue de yupi. Pero pos no, no estoy ni ahí.

Me parece que estoy más en la parte en la que todavía no termino de entender ciertas cosas, no sé dónde ponerlo a él, por ejemplo, porque ciertamente no es mi amigo, es un ex novio raro al que nunca vi luego de darle el tiro de gracia a la relación y, a veces, lo veo en todas partes, producto de mi falta de significant other actual, porque el güero se me peló de vacaciones. Así que estoy solita, solterita y coleando, metiéndome en berenjenales as usual, sin saber mucho del futuro, sólo sabiendo que estoy viva hoy, que Barcelona no, ya no me encanta, que me gustaría salir del bucle renovada, nueva, con las arrugas en la piel, pero nueva. Y bueno, quizá haya algo de eso pronto y deje de aburrirlos tanto con mi sucio blog.


FACTPICS: La creatividad catalana en pleno y las vistas de mi terraza, donde se puede tomar el sol topless sin gente ni arena molestando. Adoro el topless, odio las marcas de la parte superior del bañador. Pero más odio no saber dónde poner ciertas cosas ni por qué me pueden llegar a afectar tanto todavía.


1 comentario:

chuy dijo...

me encantaría q anduvieras por mi casa en topless