lunes, agosto 10, 2009

La eterna procrastinación de Mariana Islas

Extrañamente, hoy me encuentro de buen humor. Han de ser los tequilas de ayer que, aunque en Barcelona no sea fácil encontrar buenas marcas, en el Polaroid estaban muy buenos y eso que era Sauza, me parece. Y más que tequila, querría mezcal. Ahí si alguien que venga pronto se avienta y me hace el gustito, ja.

Y como hace mucho calor y me estoy poniendo colorada porque mi colega se acaba de meter a mi flickr, donde me expongo altamente para variar, me voy a la cama a ¿dormir? Ja, ja. Quizá no gracias a las manitas del güero.




SOUNDTRACK: Una mujer que me recuerda a otra mujer que también canta, aunque me parece que no lo hace mucho últimamente. Y no lo sé porque dejé de hablarle. La vi el otro día, se portó como toda una dama y me saludó justamente en el Polaroid éste. La extraño, pero soy la cobarde que huye, que corta, que no se queda a dar la vuelta de tuerca, cosa que tengo que practicar según dicen. Como con el güero que, si me animo, luego les revelo el último mensaje que me mandó. Albricias.

No hay comentarios.: