miércoles, agosto 05, 2009

Cargos y quebrantos


Olvidé que es verano. Siempre olvido lo esencial. Perra pasando de todo. Adoro hacerlo. Como adoro romper las reglas, por ejemplo, las mías, las de los demás. Y si bien no es lindo cargar con la responsabilidad de los platos rotos, cargo con el muertito si es necesario, me da la gana cargar con la palabra asesina en la frente, ladrona en el pecho, puta en la piel.

Igual que el deseo estallando en la punta del pezón en una erección preciosa, de la misma forma me brota la gana por quebrantar. Soy tentación y tiento. Soy la mal parida que se atraviesa en tu camino si eres el desafortunado del millón. Y no, no te voy a decir que no me gustas cuando no me gustas o no me gusta el olor de tu sobaco, porque también soy la cobarde que aprieta el cinturón con los dientes e intenta ser aceptada, querida. No hiero gratuitamente. Todavía hay cosas que si puedo, prefiero evitar.

FOTICO: Una del pasado, ahora que en México ¿lindo?, ¿querido?, ejem, ejem, están a todo lo que da con la estúpida ley antiaborto. La cabina de teléfono estaba en Coyoacán, donde se pone el tianguis, por ahí del 99, así que la impresión se ve gastada por el tiempo. El punto es que a ver cuándo los pinches charros mexicanotes bien montados en su macho reaccionan y comprenden: "El aborto es una decisión únicamente de las mujeres", porque nuestro cuerpo es eso, nuestro cuerpo y nuestros motivos y razones, pues eso también. Es demasiado lo que está implicado en este tema peliagudo y ríspido. No creo en dios, pero me encantaría que los que sí creen se dejen de credos estúpidos y obsoletos y permitan dar un paso hacia la modernidad y el avance, no hacia el retroceso y la barbarie. En fin, me muero de coraje y aplaudo a todas aquella mujeres que están luchando en el terruño amado por la causa.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

pura rabia contenida mi estimada. salvage el sentimiento. muerda cual cobra encabronada los sentidos despreciados. que ganamos? pura ansiedad contenida del roce de unos brazos acongojados de puro temor a sentir.

Mariana M* dijo...

Eso, ansiedad contenida. Pura y dura.

Yo nomás digo.