sábado, agosto 29, 2009

Una y otra vez me he de topar con la misma piedra


Quería unas chanclas nuevas, así que fui a Maremagnum a buscar un par armado a mi elección en la tienda de Havaianas. Estaba cerrado. Al terminar mi jornada de "vamos a comprar unas chanclas" tenía ya unos hermosos zapatos nuevos, un short de pijama, medias y calcetas para el otoño, una arracadas, un pañuelo y dos camisetas. Entonces me fui a casa para cenar y dormir. La cosa es que desde hace tiempo no me gusta estar en casa. Es como si no fuera mi casa. Es la casa de alguien más y ese alguien me da permiso de medio vivir ahí. He vuelto a poner la cara larga al ver la misma mancha desde hace una semana en el baño, la cual apareció luego de que lo hubiera ultra, mega limpiado. Parece, sólo parece un poco que volvió a recibir una limpieza, pero como dios les da a entender. Así que de nuevo me pregunto ¿qué he hecho yo para merecer esto? Y no sé cómo hablar, qué decir, cómo pedir que por favor organicemos un calendario de limpieza, porque para empezar, si ya tienes que pedir, proponer que se limpie, ya valió topisísimo. Quien ensucia por 3 y limpia por la mitad de uno, que vive y reina en una casa, que se indigna cuando dices "hay que limpiar un poco más", no merece mi respeto. Así que no, se acabo, puedo seguir navengado por ahí, pero ya no más hacer contacto, profundizar un poco más. Es una tomadura de pelo. Me siento utilizada. Pero como decía, yo sólo quería unas chanclas.

PICTOPIC: "Maremangum querido", ese lugar en el que trabajé por casi un año. Me dio gusto ir, claro, porque no iba a trabajar, lol.

martes, agosto 25, 2009

Ya casi no es agosto


En mi primer verano catalán sudé tanto como éste. Como para mandar a la mierda tanto pinche sudor pegajosito, pero ciertamente me gustó tanto, que valió la pena quedarse para vivir un segundo. Hago el cuarto. Y ya está. Sigo trabajando tanto como el año pasado en dos curros. Ahí va la cosa. Preocupada a veces de la eterna soltería que nomás lleva, oficialmente, un año, como nunca en mi vida.

Así que esta ex noviera irredenta necesita la amable cooperación de un príncipe azul moderno y apuesto disponible para ya. Ja, ja.

El otro día mientras comía en un delicioso lugar llamado Bó de B con Shari, escuché que la camarera le decía a la cocinera que no sabía si quería quedarse en Barcelona. Y digo yo, acaso ¿alguien lo sabe? Yo sólo sé que quiero que mi lista de proposiciones de mes se cumpla, que encuentre nuevo compañero de piso, que me matricule, que todo se acomode, que todo caiga, que me caiga un principillo valiente ahí nomás. Chin.

La verdad es que, como dicen por ahí, no es cosa ni de esperar o de forzar las cosas porque cuando llegue será bien lindo y será porque tiene que ser. O al menos eso sigo pensando antes de perder toda esperanza. Quiero una sorpresa, no pronto, sólo me gustaría que hubiera una, de verdad, aguardando para mí por ahí y me abrace fuerte un día de estos. A ver.

FLORIPIC: Pa' que se den la vueltita por el Bó de B un día, está bien rico y no es caro. Para animar el corazón. Yom, yom.

lunes, agosto 24, 2009

Prometo intentarlo alguna vez


Soy una mujer adulta, pero no, no puedo quitarme de enfrente las tentaciones. Y no hablo de un simple trozo de chocolate belga en tiempos de sugar free.

No quiero ni pensarlo, pero la sensación de pérdida me ha recorrido la piel sin haberlo ni siquiera intentado. Por eso habemos tantos solteros treintones. Caer y romperte como frágil porcelana sobre asfalto no es una opción. O bueno, es sólo que llevo un rato recuperando las partes barridas, renovando las que no se quedaron más en mí.

Esa importante cosa llamada confianza, la extraño tanto.

MOVINGPIC: Moviendo la caderita, olvidándome del estrés. Nos movemos solos y elegimos porciones para una sola persona. No queremos que se eche luego a perder. Aunque siempre está la tabla fuerte, el soporte para cruzar de un estado deplorable al calor de hogar, los amigos, la familia. I just don't know what to do with myself. Generación pérdida dicen unos.

sábado, agosto 22, 2009

¿Qué te tomas?




Existe una teoría referente al peso que ganan las personas cuando están viviendo lejos de casa, en un país lejano, por destierro voluntario, y es que tanto la comida como el agua protegen, de manera que se retienen líquidos y se acumula grasita de más para salvaguardarnos. Así que por eso me cargo estos 10 kilitos extra. Por eso y por haberme zampado cuantos donuts, bocadillos, pinchos, lechazos, galletitas, helados, embutidos y demás. Bueno, hasta sapos tragaría si fueran deliciosos y exquisitos.

Mi gusto por hincar el diente es bien conocido: yo disfruto mucho comiendo, representa un enorme placer y está en mi top junto con follar, dormir y estar sola de vez en cuando. Así que pueden estar tranquilos, acá, lejos de casa, estoy perfectamente bien protegida por mis hermosos 10 kilos de más. Tampoco es que pueda ocultar mucho el regocijo que me han traído esos kilillos, ya que es gracias a ellos que he pasado de una copa B a una C de la siguiente talla de sujetador. Her-mo-so. El otro día, de plano, me dejé de tonterías y acudí a comprarme 80 euros en delicadas prendas en mi nueva talla, porque sí, tenía cosa como de un año sin comprarme sostenes con la puñetera esperanza de adelgazar tanto como para no necesitar sino de la talla anterior y pos va a ser que no, que sigo instaladísima en la pechuga a todo lo que da. Sí pues, qué pinche presumida, pero prefiero ver el lado positivo de mis 65 kilos, porque cuando me aprietan los pantalones o cuando veo toooooooda la ropa que ya no me puedo poner y opto por los vestidos holgados, pos como que se le baja la moral a uno.

Amo comer. Amo mis tetas.

FOTOS: De la serie "Crish, crash" del accidentillo que una noche sucedió afuera de mi casa. ¡Arroooooooz!

viernes, agosto 21, 2009

Piporrención


La suave calma. Ssssshhhhh. Calma. Tiene todo donde debería de estar, aunque oficialmente no tiene nada como fianza. Cierto o falso, no me voy. Desconecto....

Inténtalo y verás


Directito a San Mames es a donde voy a mandar a todo aquel quisquilloso mal parido que venga a intentar gritonearme. Acaso, ¿tengo yo la culpa de sus traumas, paranoias e inseguridades? No, además, no están en el Four Seassons sino en un pinche hostal bastante decente, eso sí, para el precio que pagan. Y con qué recepcionista, ¡con qué recepcionista!

A veces, sólo a veces, me canso de ser nanny de todos estos cabrones y encima que el colega que me deja el turno se ultra esfuerce por demostrar que yo también me equivoco, no tanto como él, pero que la cago de vez en cuando. Y claro que la cago y bonito, pero no con tanta frecuencia, creo yo. Ja, ja. Habla doña perfecta. El punto es que paso de hacerla de pedo, paso de los embrollos y las mamencias.

Así que ahí, a San Mames, Bilbao, los mandaré a todos, para que les pongan una calentadita los de ETA.

FOTO: Del tram que de la estación de autobuses nos llevó al Youknow-heim, meaning, el Guggenheim de Bilbao. Pa' matar el tiempecico. ¡Aaaaarg! Estoy canseca y medio agüitada, triste situación en mi piso.

jueves, agosto 20, 2009

Chuchulucos power








Iba como más power, más feliz que de costumbre, en tranquilidad total y disfrutando del paseo, primero en bicicleta, luego en metro y a patín para llegar hasta el Razzmatazz que no, no me encanta, pero bueno, por los tacubos podía hacer una excepción de las grandes, porque sí señores, íbamos a reir, cantar y casi chillar de la emoción al escuchar rolas de hoy y siempre, de esas que llegan al corazón, de las que te transportan lejos, a una carretera por ejemplo, por ahí del 90, cuando tu padre conectaba el discman en el reproductor de cassette del coche y ponía a todo lo que da a Café Tacvba y se abría así a nuevos sonidos, junto contigo y a tus hermanos, junto a tu madre y todos cantando deshebrábamos la propuesta que nacía entonces.

Más que puntualitos, suertudos: nomás entrar los acordes de Pinche Juan y el pinche Cone Cahuitl ya estaba entronizado por la audiencia. Qué rizos que se carga, her-mo-so, nomás que ya de cerquita, la neta, a mí me dió pena, no es lo mesmo tener a tu ídolo frente tuyo que ahí lejotes en el escenario, seré ranchera pues. Total, que cantar mucho, disfrutar de la música, gritarle al pendejo de la badera mexicana que quitara su bandera pendeja que no dejaba ver cómo se despedían los tacubos y, acto seguido, querernos hacer güeyes para que no nos sacaran del Razz y poder así quedarnos a bailotear sin tener que pagar el cover de 15 euros. De repente pasa un tipo, me da lo que yo pienso que es un flyer y pos ándale, que resulta que era el pase pal backstage, porque sí, a los tacubos les organizan una manada de figurantes que les hagan borlote y fiesta luego del toquín o por lo menos sucedió así ahora. La monada de Cone Cahuitl es una pirruñita de nada, pero precioso, sonríe todo el tiempo sostenga o no el porro, pero sonríe el muchacho; Joselo, más bien apartado, en su pedo, con sus amigos cotorreando; Emmanuel, con las muchachas, igual que Quique, a la caza de todo lo que se mueva y les resulte sabroso, ansioso de hincar el diente. No daba crédito, flipé y flipé, en colores, o sea, estaba ahí con los tacubos, frente a frente, nos tomábamos fotos, tomábamos chelas ahí, con ellos. Suerte de principiante, de la que no se baña.

No la seguí a la cena, no sé, preferí quedarme con mis amigos. Un par de días después fui a la Estación de Sants por los boletos para el tren a San Sebastián y lo volvía a ver. Preferí mirarlo de lejos, ver qué hacía (que no era mucho: esperaba serio su turno en la cola eterna para comprar su boleto a alguna parte, ignoro cúal), sin importunar. No soy de las que aborda a los famosos o los atosiga, no me gusta y no puedo; pecaré de recatada quizá, de mensa que no aprovecha la ocasión. Dos veces en Barcelona me tope al hermoso Cone Cahuilt y me doy de santos. Ya estaba de dios.

FOTOS: Ahí medio piterillas, lo que el móvil dió. La última, que nomás llegar a San Sebastián, nos topamos con una marabunta afuera del hotel María Cristina y restulta que era por el mísmisimo The Boss, nos tocó ver su salida triunfal rumbo al aeropuerto. A mí me dio risa, ay sí, mucho roce estellar. Uy.

miércoles, agosto 19, 2009

Verde que te quiero rojo


De agosto recordaba muchas cosas, pero no un calor de estas magnitudes: rondando los 40º hoy. Y no es que el calor me asusté, pero la sensación de agobio durante los instantes en los que no corre el viento es básicamente insoportable. Así que anoche, el que pudo, durmió. Yo, en pelotas y con el balcón abierto, aunque tengo que confesar que en la madrugada me pega un friíto rico y hasta me tengo que tapar un poco.

PICSOPIC: "Chido tu overol". En el metro Fontana de camino a las fiestas de Gràcia que no mucha gracias me hicieron este año. Imagínense hordas de locales y turistas por las calles de, no sé, Santa Tere, un barrio chico y típico del tipo, las calles llenas de basura, furgonetas de Mossos d'Escuadra con cara de malos malísimos. Muchos borrachos y multitudes ya no es lo mío. Los años y las ganas de tranquilidad, ja, ja.

martes, agosto 18, 2009

Ni tantito en yupiland (aunque me la sé)



El día que piensas que ya la cagaste lo suficiente con tu último ex con significancia profunda, la cagas más y bonito. No sólo lo confundes con un buen amigo (el que algún día fue hasta que te convenció de otra cosa y las diste), sino que encima te olvidas de que (precisamente) las diste y le haces confesiones del tercer tipo. Dos cosas nos queda para la posteridad y la reflexión: por más años que pasen, por más amigos que se digan ser, los ex novios sirven pa' pura chingada (o sea, NO SON TUS AMIGOS, en el caso de que te lleves bien, si no, la frase sería "sirven pa' una rechingada"); qué vergas me pasa cuando navego de tal forma por esas agua, el supuesto "amigos" que hay, develando intimidades de lo más íntimas y personales.

Cierto es que el ex novio en cuestión, del cual ya ni el nombre me atrevo a airear, me aburro hablando de él aunque lo haga, no es ninguna perita en dulce y en cuánto me atreví a preguntar como "amiga" por qué chingados el fulano que me gusta no me pela, no dudó ni tantito en apuntar la escopeta y poner en dedo en la llaga: pos qué esperas si vives en la ciudad de los eternos solteros, donde reina la fiesta, la vida disoluta. Viniéndo de él, pensé, puta, ya estamos como con lo de las chilangas feas, y es que no sé por qué, de verdad, pero siempre pensé que era menos prejuicioso. Caras vemos... El punto es que Barcelona, por más que se las dé de "ciudad del eterno soltero", pos lo es si uno quiere, como Ciudad de México, Lisboa, París, Berlín o Río de Janeiro. ¿Estamos? Volvió a apuntar la escopeta: pos es que qué vergas haces saliendo con puro intelectualillo, anarquista, etc. Sí, ¿verdad? ¿Qué chingados hago ahí? Ya debería salir con un treintañero entrado en 40 que monte un camionetón Mitsuputamadre, lo que sigue de yupi. Pero pos no, no estoy ni ahí.

Me parece que estoy más en la parte en la que todavía no termino de entender ciertas cosas, no sé dónde ponerlo a él, por ejemplo, porque ciertamente no es mi amigo, es un ex novio raro al que nunca vi luego de darle el tiro de gracia a la relación y, a veces, lo veo en todas partes, producto de mi falta de significant other actual, porque el güero se me peló de vacaciones. Así que estoy solita, solterita y coleando, metiéndome en berenjenales as usual, sin saber mucho del futuro, sólo sabiendo que estoy viva hoy, que Barcelona no, ya no me encanta, que me gustaría salir del bucle renovada, nueva, con las arrugas en la piel, pero nueva. Y bueno, quizá haya algo de eso pronto y deje de aburrirlos tanto con mi sucio blog.


FACTPICS: La creatividad catalana en pleno y las vistas de mi terraza, donde se puede tomar el sol topless sin gente ni arena molestando. Adoro el topless, odio las marcas de la parte superior del bañador. Pero más odio no saber dónde poner ciertas cosas ni por qué me pueden llegar a afectar tanto todavía.


martes, agosto 11, 2009

El regalico veraniego de los cojones



Es definitivo: me hace falta México. Quería hacerme la macha y no ir. Me doy cuenta de que es simplemente imposible poner en un punto de comparación toda la "magia" del "primer mundo" y todo el amor de allá, la pertenencia, la libertad, todo. Así que dejo de hacerme la macha: extraño mi patria y volveré.

Mientras eso suceda, mientras me voy de aquí, me cago en la leche de la pinche vieja que limpia el hostal y que hoy me la hizo de jamónzaso por mamona y me acusó con el jefe que, cabe mencionar, me ama. Pinche vieja mamona. Es mi regalito de verano, maldita sea la hora en que me lo dejaron aquí, si la basura pasó ayer por la noche. Grrrrr.

Como sea, tengo sed.

AUTOPIC: "Ilumíname diosico, plis", dame paciencia, porque si no, lva a correr la sangre en el hostal. Repito: sangre+hostal=no queremos, ¿verdad?

*NOTA: Como que me disculparán que sea tan naca y cometa tanto fallo ortográfico. No doy crédito. Sólo puedo decir que tenía sueño, jajajajaja. Nada me disculpa.

lunes, agosto 10, 2009

La eterna procrastinación de Mariana Islas

Extrañamente, hoy me encuentro de buen humor. Han de ser los tequilas de ayer que, aunque en Barcelona no sea fácil encontrar buenas marcas, en el Polaroid estaban muy buenos y eso que era Sauza, me parece. Y más que tequila, querría mezcal. Ahí si alguien que venga pronto se avienta y me hace el gustito, ja.

Y como hace mucho calor y me estoy poniendo colorada porque mi colega se acaba de meter a mi flickr, donde me expongo altamente para variar, me voy a la cama a ¿dormir? Ja, ja. Quizá no gracias a las manitas del güero.




SOUNDTRACK: Una mujer que me recuerda a otra mujer que también canta, aunque me parece que no lo hace mucho últimamente. Y no lo sé porque dejé de hablarle. La vi el otro día, se portó como toda una dama y me saludó justamente en el Polaroid éste. La extraño, pero soy la cobarde que huye, que corta, que no se queda a dar la vuelta de tuerca, cosa que tengo que practicar según dicen. Como con el güero que, si me animo, luego les revelo el último mensaje que me mandó. Albricias.

jueves, agosto 06, 2009

De por qué a veces no se tiene pareja ninguna


"Uno cobra conciencia de sí mismo por su relación con el prójimo; y por eso la relación con el prójimo es insoportable".

De PLATAFORMA (p. 83) de Michel Houellebecq

¡Ahí nomás, papá!

PICTOGRAMA: "Ghosts" en una barda detrás del Guggeinheim Bilbao que recién conocí la semana pasada. Vacaciones gloriosas para esta currante de mierda. ¡Oh, sí! La onda el País Vasco y los vascos un amor.

miércoles, agosto 05, 2009

Cargos y quebrantos


Olvidé que es verano. Siempre olvido lo esencial. Perra pasando de todo. Adoro hacerlo. Como adoro romper las reglas, por ejemplo, las mías, las de los demás. Y si bien no es lindo cargar con la responsabilidad de los platos rotos, cargo con el muertito si es necesario, me da la gana cargar con la palabra asesina en la frente, ladrona en el pecho, puta en la piel.

Igual que el deseo estallando en la punta del pezón en una erección preciosa, de la misma forma me brota la gana por quebrantar. Soy tentación y tiento. Soy la mal parida que se atraviesa en tu camino si eres el desafortunado del millón. Y no, no te voy a decir que no me gustas cuando no me gustas o no me gusta el olor de tu sobaco, porque también soy la cobarde que aprieta el cinturón con los dientes e intenta ser aceptada, querida. No hiero gratuitamente. Todavía hay cosas que si puedo, prefiero evitar.

FOTICO: Una del pasado, ahora que en México ¿lindo?, ¿querido?, ejem, ejem, están a todo lo que da con la estúpida ley antiaborto. La cabina de teléfono estaba en Coyoacán, donde se pone el tianguis, por ahí del 99, así que la impresión se ve gastada por el tiempo. El punto es que a ver cuándo los pinches charros mexicanotes bien montados en su macho reaccionan y comprenden: "El aborto es una decisión únicamente de las mujeres", porque nuestro cuerpo es eso, nuestro cuerpo y nuestros motivos y razones, pues eso también. Es demasiado lo que está implicado en este tema peliagudo y ríspido. No creo en dios, pero me encantaría que los que sí creen se dejen de credos estúpidos y obsoletos y permitan dar un paso hacia la modernidad y el avance, no hacia el retroceso y la barbarie. En fin, me muero de coraje y aplaudo a todas aquella mujeres que están luchando en el terruño amado por la causa.

lunes, agosto 03, 2009

Reinventando a la princesa

De vuelta a la gris Barcelona. Las calles meadas, chorreadas, raídas. La gente agria, áspera, ensimismada: gran capital. Los "sintecho" en los cajeros, a las puertas de la estación. En cinco días, seis noches, se puede olvidar lo desdibujada y aburrida que también puede ser la ciudad que te acoge por ahora, y sólo por ahora, no porque no todo sea color de rosa o el sueño europeo, oropel y corceles montados por los guerreros que te salvarán, sino porque la misión se cumple, está a punto de cumplirse minuto a minuto: una gran reconstrucción sobre las ruinas, nuevas expectativas, nuevos horizontes. Abrirse al norte. Abrir otra puerta, otra piel, ojos nuevos para practicar que hay anomalías del corazón que todavía no curamos. Hola... Soy Mariana en un tiempo nuevo, aunque no sea la nueva Mariana en este tiempo aún.





*Hola, no me quiero casar contigo, así que no te cases conmigo que no va a ser nunca así.






*Hola, me equivoqué al decir "follémos ya", en realidad quería decir "abrázame, me encanta que me trates bien, que me cuides, me mimes, me acaricies así".






*Hola, dejo puertas abiertas para huir, pero no quiero necesariamente huir o que no me tomes en serio, es sólo que tengo todavía mucho miedo, ¿por qué?, la última vez dolió mucho, se me cayó el mundo encima, sí, estoy reconstruyendo aquí, sí, también me doy cuenta que sólo soy yo cuando se trata de ser, no, no vuelvo a creer ni tantito que el otro me salvará, pero ¿sabes?, sí que necesito el abrazo, los cuidados, la seguridad, la mano fuerte.






*Hola, no sé exactamente cuándo terminará esta fase, pero no, ya no soy la misma y me encanta, aunque haya tenido que dejar tanta sangre, tantas vísceras, tanto llanto y tanta distancia entre lo que fui y lo que voy a ser en cualquier momento a partir de ahora.






Ya no soy la misma, aunque parezca que es así. Por lo tanto, Barcelona ya no es lo mismo, aunque todo siga igual ahí fuera. Ya no me da lo que me dio un día, cuando llegué perdida buscando tranquilidad, queriendo comprender por qué la persona a la que tanto quise no fue para darme sino un ramo de flores el último día que viví en Guadalajara con una nota que decía "gracias por enseñarme lo que es el amor" o algo así. ¿Gracias? ¿Un gracias por tanto pinche sufrir? ¿Un puto gracias luego de quitarme tanta vida? Llegaba con un amor perdido y otro amor que quería ser el amor de mi vida y que sólo era remedo de eso que llamé amor en alguna época. Me salvó y me pasó la factura, me cobró todos y cada uno de los centavos que invirtió en la futura esposa que nunca fui: el guerrero me destrozó, porque esos guerreros que tanto me encantan, que pueden amar y cuidar a la princesa del castillo, pelean por ella y pelean con ella para salvarse después. Así que ni princesa ni esclava. Quizá más allá que acá. Más princesa que otra cosa, medio puta a veces, medio cabra, medio bruja infernal, amante de los buenos amantes, irreal, abismal y cazadora de placeres sin cesar. Algo así, todavía no acabamos de confeccionar.


ASTROPIC: La princesa y la maga de paseo por otros reinos. Hermosos y maravillosos estos reinos me dejaron como saliendo del spa para el alma. Los viajes reconfortan mucho a veces. Tanto, como miles de besos tirados en frente del Cantábrico justo al amanecer y con muchas expectativas entrando en la nueva historia, la historia de siempre y nunca, la de "a practicar de ha dicho".