sábado, julio 04, 2009

La semanica ésta de los cojones

Vaya semanita que apenas termina. Con sus chistes de mal gusto, risas eternas al respecto, con coraje y ganas de salir corriendo, con pocas horas de sueño, con choques de frente: todo duro y directo.

Una semana redonda de esas que se antoja vivir a veces, cuando se está en demasiada calma. Todavía por ahí del sábado pasado pensaba "¡ah! ¡Qué calmadito todo! Qué a gusto así, tan calmadito todo" y tómala barbón, porque siempre pasa, que cuando abres el pico, lo que no sucedió en un mes, acude a ti en pocos días.

Ahí andaba yo de playas con el güerito, pero me parece que voy a descansar un poco. Ya he tomado demasiado sol. Y de salir, ni se diga, hasta departí con los guiris con los que nunca departo, porque no me interesa mucho o nada, algunas veces, conocer gente nueva, por lo menos no gente a la que veo en mi trabajo. Eso, no me gusta mezlcar el trabajo con mi vida personal, supongo que secuelas de las grandes enseñanzas del Grupo Reforma. Bueno o malo, no lo practico, hasta que las cosas llegan a mí sin esperarlo.

Entonces, vi al niño con juguete nuevo. Hablándose rodeado de novedad, siendo novedad al mismo tiempo. Y se me ocurrió eso de "¡ay, cosita!"; se me quitaron mucho las ganas de estar ahí.

Semana de ardor, por aquello del sol, felicidad y desasosiego, me sigo quedando con mi paz, mis pijadas y me vuelvo a teñir el pelo.


Trabajo de Reena Saini Kallat que ha experimentado con la pintura sobre distintos tipos de materiales. Aquí, sobre sellos de goma.


Es increíble el efecto. Cerca o lejos la textura es impresionante.


Hombre con bigotito apreciado desde lo lejos. ¡Ah! Porque en la India eso del bigote podría verse como una abstracción de la idea de masculinidad. ¿Qué tal, eh? Lo mesmo podría pasar en México. La vista general de la obra a lo largo de la sala para apreciar el efecto.


Plancha enorme llamada "White Heat". Al fondo, "Woman" de Ravinder Reddy, quien se especializó en esculturas en fribra de vidrio en tamaño real pintadas con colores brillantes, con grandes ojos que, por lo menos a mí cuando paso por ahí, me da la impresión de que es alguien de neta. Me saca un pedo a cada rato.


El calor blanco. Blanco. Toda una metáfora. ¿Quién dijo que el arte contemporáneo no cumple una función? Blah.


Esos ojos indios. Insisto, me sacan un pedo. ¡Ay, ojón!


Audaz. Y me encanta. También me saca un pedo, pero me gusta mucho esta serie "Híbridos" de Bharti Kher. Ahí nomás.


Sin palabras.


Sin aliento.


PICS: La nueva expo en CasacAsia en realidad se titula "Narrativas de India en el siglo XXI: entre la memoria y la historia", inserta en pleno arte contemporáneo. La primera vez que me quedé sola con el changarro, uy, qué miedo, lo juro por dios que me recorrió un aire frío por dentro. Hay demasiadas miradas en las salas, ojos de corcho, de madera, papel o video. Ya hice las paces con eso, pero sí que está creepy, da miedo.

No hay comentarios.: