jueves, mayo 14, 2009

Y se nos fue, la Chubaca se nos fue

Chubaca (1995-2009)

Cuando mi hermana llegó un día de noviembre de 1995 con una cría de perro a la casa que recién ocupabamos en Chapalita, todos estuvimos renuentes al hecho de tenerla por mascota. Trece y medio años después nos ha dolido bastante verla partir, pero ahora Chubaca, la Chubis (por Chewbacca de Star Wars), descansa en paz. Se queda con nosotros para siempre.

Hace más de una semana hablé con mi hermana y me dijo que casi no comía y estaba muy flaca. Siempre fue de buen comer: zanahorias, brocoli, lechuga, pollo y tortillas estaban dentro de sus favoritos. Así que algo raro sucedía y sí, le diagnosticaron cáncer y un soplo en el corazón. Teniendo esto claro, se sabía qué hacer.

Obediente y cariñosa, amaba que le sobaras la pancita cuando llegabas a la Casa Islas. Odiaba el sonido estridente de los cuetes y solía ladrar con pasión a los perrotes que se paseaban por fuera de la reja. Claro, como estaba chiquita, detrás de la reja era la más brava. Se apareó dos veces con un frech puddle chaparrito y blanco (no me acuerdo de su nombre, chin). Saber qué habrá sido de sus crías, se regalaron todas; saber qué genes del padre y de la madre se arremolinaron en según qué partes. Dios los tenga en su gloria.

No tenía pedigrí alguno, pero su andar denotaba aires de grandeza. Adoraba a mi padre y fue fiel compañera de mi madre, quien finalmente se encargó de bañarla, alimentarla y llevarla al veterinario. Yo la adoraba, me gustaba que se echara en mi cama, pero tampoco crean que me hacía mucho caso. Ella sabía quién era quién y sólo se reportaba con los altos mandos.

Hace unos días una amiga me preguntaba que por qué no me hacía de un perro. Yo le respondí que si eso pasara querría decir que me quedaría aquí muchos años. Pero, ¿qué vida llevaría un perro encerrado en un piso en Barcelona? Eso es secundario, el punto es que todavía no soy capaz de cuidar a alguien así, como a una mascota se le cuida.


FOTO: De la Chubis sobre el pastito de la Casa Islas que mi madre mantiene en el máximo verdor. Lamento mucho no haberla visto por última vez, porque la última para mí fue hace más de dos añitos. Que descanse en paz. ¿Luego quién dice que no se encariña una con las mascotas? Chale.

6 comentarios:

NTQVCA dijo...

Desde acá te mandamos un abrazo en honor de la Chubaca

Anónimo dijo...

Que descanse en paz, es hermosa y que este en el cielo perruno y de paso me salude a mis perros.

Anónimo dijo...

Chubaca.
mARIANA TE ACOMPAÑO, DE CORAZON.
un abrazo

Osito Pervertido.

Mariana M* dijo...

Gracias, porque la verdad, eso de las pérdidas siempre se siente gacho. ¡Abrazos para todos!

RoS dijo...

=(

mal plan!

el brócoli parece figurar como preferido de muchas mascotas, hasta mi gato lo devora.

Abrazo.

Carmela dijo...

QUE DOLOR!!!! GRANDE DOLOR, todavia me acuerdo la noche que me toco cuidarla porque lloraba mucho cuando era bebesita...y si que lloro tooooda la noche me toco estarle sobando la barriga....Te quiero chubi...