miércoles, mayo 27, 2009

El polvo que nunca fue


¿Hacerlo por 4 mil euros? ¿Con un tío que de borracho no puede ni apoyar los codos en la barra? Mañana no recordará nada, si ya el exceso de alcohol en su organismo pesa demasiado en sus párpados, no los puede mantener del todo arriba, así que con suma facilidad podría ni enterarse de que yo saldría corriendo de la habitación nada más él la hubiera palmado. Yo con los 4 mil euros en el bolso, corriendo enardecida por la emoción del que gana algo, para variar, de una manera insultantemente fácil, él con el condón como gorrito de fiesta en un pene que nunca pudo despertar.

Pero esas cosas nunca pasa, porque a pesar de que el pobre diablo que se atreve a proponerlas está que se cae de borracho, en cuanto le arqueas la ceja, entrecierras los ojos, sonríes de lado y muestras alguito de colmillo, preguntando que si por 4 mil euros quiere que le eches un polvo, para confirmar la oferta, la poca conciencia que le queda se le atraganta, le reseca la lengua: el último destello de cordura se aviva, aunque está cansado de la paja cotidiana, se retracta, balbucea argumentos aún más estúpidos e increíbles que su falsa propuesta y pierde el polvo que nunca existió, el que hubiera pactado como cierto y me hubiera ido a dar la vuelta al mundo.

FOTOGRAFRÍA: "Trazos de las cavilaciones más tontas que se me ocurren últimamente". No espero nada, sólo a que mi neurosis genética no me desgarre la piel y me dejé desprovista de cobijo. No espero, lo juro por Madonna. Lo que sí, es que ya se armó la gorda, porque Barça va 2-0 contra el Manchester. ¡Ups!

4 comentarios:

NTQVCA dijo...

Yo sí los hubiera aceptado!
Hablador

Sebastian dijo...

¿para fortuna tuya ese pene nunca se paro? me encanto la imagen & como escribes te seguire, ¡nos estamos leyendo!

suculento moluxco dijo...

chale tanto alcohol en el cerebro no es negocio jojo

foto mil

José Alonso Torres dijo...

Estimada, sus piensos por sí solos valen esos 4 mil euros. Gracias por dejárnoslos fiados en cómodas mensualidades de 30, 60 y nunca.


Le mando abrazos al 2 x 1 y ¡ahí viene la barata de verano de besos en las zonas rosas!