miércoles, abril 15, 2009

Fan, fan, fan de Almodóvar

Hace alrededor de 22 horas, un par de lagrimones rodaban mejilla abajo y casi estoy segura que por primera vez fue culpa total de Almodóvar. La 'dramedy', como él mismo llama a Los Abrazos Rotos es, para esta humilde fan del director manchego, una de sus más logradas producciones en la que toca por todo lo alto el más puro drama, la pasión desbordada y el conflicto.

Ya se entreveía en Volver, filme que, para mi gusto, a pesar de dar cuenta de una tragedia familiar que arrastra a los personajes que encarnan Carmen Maura y Penélope Cruz, pertenece a ese universo almodovariano que se regodea en las mieles del absurdo y lo surreal a la vez y que muchos han llegado a comparar con el realismo mágico.

Los Abrazos Rotos no posee esa huella de lo inexplicable sumergiéndose más bien en los vericuetos de una amor acechado por la envidia y los celos. La primera encarnada por el personaje de Blanca Portillo; el segundo, por el rol que desarrolla José Luis Gómez.

La noche de ayer me preparé para asistir sola y con mi alma a lo que para su servilleta constituye todo un acontecimiento: ver por primera vez el más reciente filme de mi adorado Almodóvar, el cual estoy segura veré muchas veces más. Y creo que es culpa de mi padre haberme hecho así de fan, sin remedio. Por ahí del año 89 llevó a casa Mujeres al Borde de un Ataque de Nervios, oscarizada producción que, no miento, vi unas 100 veces, si no es que más, sola, con mis hermanos o con mis amigas de la secundaria. En el futuro, acudir puntual a los estrenos de cada película de uno de los directores españoles con más proyección internacional, se volvió un acto de rigurosa fe.

De hecho, que en Los Abrazos Rotos aparezca como intertexto y bajo el título de Chicas y Maletas, Mujeres al borde..., me pareció la cosa más divertida. Como se disparaban con locura los precios de haber elegido incluir la obra de cualquier otro autor, Almodóvar se decantó por una suya. Así, podría manipularla a su antojo.

No digo más. Todavía se me pone la carne chinita. Vayan y véanla en cuanto puedan.



TEASER: ¡Pa' que se animen! ¡Qué buenos personajes femeninos como siempre! En fin, Almodóvar al fin.

*Por cierto, anoche estuvo Pedro con Andreu Buenafuente, conocido showman catalán, y chequen lo que dijo de Vicky, Cristina, Barcelona. Almodóvar pecará de sincero, pero me cae re bien por decir simplemente lo que piensa. Y no, no le gustó la peli de Woody Allen. ¡Chin!



2 comentarios:

JULY dijo...

siiiiiiiiiiiii está re-bonita y re-buena la peli. A mí me salieron lagrimones también y se me antojó muchísimo ir a Lanzarote con esa arena negra que muestran en la peli.. hermoso!!!! besos Marianita

Mariana M* dijo...

Lo mesmo: Lanzarote para ir con el canchanchçan, o ¿qué?