sábado, marzo 28, 2009

Ardides y andadas


Posted by Picasa


Me estoy comiendo un postre de La Lechera sabor a Toffee que está de no mamar. Eso sí, debe tener putimil calorías y, tengo que destacar, me vale reverendo topi. ¿Por qué? Porque sólo en mis sueños guajiros, esos en los que me vuelvo a encontrar con el Sujeto T, quien cae no rendido, rendidísimo de amor a mis pies, estoy flaca de muerte, flaca con licencia para matar. Así que sí, me vale topi seguir redondeando mi curvilíneo, quizá en demasía, cuerpo.

Entre otras novedades, pos que acá en las Barcelonas les acaban de dar en la semana una toreadota a los Mossos d'Escuadra, es decir, la H. policía catalana (en el caso de que sea H. de verdad, porque justamente demostraron que son bestias peludas como cualquier militar mexicano en plena acción). La cosa es que acá la banda se manifiesta encontra del Plan Bolonia, que entre otras cosas, prioriza la educación europea hacia áreas del conocimiento que sí rindan, o sea, le hacen el feo a las humanidades y ciencias sociales, por citar un ejemplo muy burdo, que no soy experta en el tema. Me entero, eso sí, como el común de la gente y pos me entra corajito, pero qué hago, las autoridades del viejo continente en el que habito ahora no darán su bracito a torcer se hagan las manifestaciones que se hagan. El punto es que el pasado 18 de marzo, dieron muestra de incivilidad o, como describiera Ascencio del Río Martín en El País se convirtieron en "una manada de reses bravas y enfurecidas que daban cornadas a ciegas contra todo lo que se ponía por delante". Qué bonito, bastaba ver las imágenes, aporreaban a los jóvenes a dios dar. Qué vergüenza. A la fecha el director de la fuerza policial está "de vacaciones" y se ha encargado a otra persona la supervisión del cuerpo, al cual el pasado jueves los "anti-bolonia" torearon de lo lindo en una nueva manifestación que, en esta ocasión, culminó de manera pacífica. Me congratula saberlo, casi lloré al terminar de ver la crónica televisada.

Con lo que sí lloré fue con el final del libro Persépolis de Marjane Satrapi, con el cual aprendí mogollón de la cultura iraní, de su historia, además de sentirme identificada en ciertos aspectos de la trama, sobre todo cuando la protagonista se convierte en una inmigrante y, más cabrón que la repercusión de la guerra en su vida, la tristeza por una ruptura la hunde hasta las profundidades de sus infiernos cosa que, para variar, yo también viví y me medio hundió o digamos que me remató para que tocara fondo. Eso sí, se emerge eventualmente y creo que, después de todo, debo agradecer a la vida haber vivido todo eso. Sin ello, no sería lo que soy ahora: la misma perra hijaeputa que jode gente, pero disfruta al máximo, o al menos trata, cada momento. ¡Joder! ¡Que estoy re viva! Ji, ji.

FOTORNEO: "Luego de que la estrella me encontrara" y me decapitara por andar mamando con sus lindas fotos, aunque en realidad se trate de un bello escaparate en la Rambla del Borne. Ya hasta mi mamá me regañó por andar de ociosa jodiendo gente. Es que luego mi hermana las podría pasar a pagar por mi culpa. ¡Chin! Y pos eso me da agüite, si yo quiero mil a mi carnala. Pero bueno, que conste que nunca dije que no fuera por ardida hijaeputa que soy a veces.


*Por cierto, ¿a que no saben qué me encontré en rae.es? ¡Ah! Pues esto:

ardido, da.

(Der. del franco *hardjan, endurecer; cf. gót. hardus, duro).

1. adj. Valiente, intrépido, denodado.

2. adj. Am. Irritado, enojado, ofendido.



Hay quien siempre gana, ja, ja.

2 comentarios:

NTQVCA dijo...

Andamos iguanas con eso de alimentar el curvilineo cuerpo, nomás que yo comiendo puros tacos!
Iguanas lloré con Persepolis, pero yo vi la película.
El vestido de la Rambla me encanta, lo mejor es que desde mañana me convierta en anorexica para poder usarlo.

Anónimo dijo...

No capisqueo lo de la Perlaaaaaaaaaaa.. expliquenmeeeeeeeeee..mi no entender y me encanta el chisme..