martes, enero 13, 2009

¡Vivienda digna!



Luego de depurar mi aparato digestivo a base de arroz hervido y pan de trigo tostado, he vuelto a probar el jamón. Digo, es que eso de comer puro cereal con verduritas no es lo mío. Lo mío, lo mío es la carne. En particular ciertas carnes, pero no, no quiero hablar de eso. Prefiero dejar en stand by el tema me voy a coger al colombiano con suetér de abuelito, porque creo que vamos a ser compañeros de curro, así que lo veré tanto como para hartarme de él y no querer follármelo nunca jamas. Je. ¡Sí, tú!

En fin, hoy que es martes 13, que estoy más a salvo que nunca, porque estoy en tierra firme y sin propuestas de casorio, hoy sondeo el panorama de habitaciones en alquiler y envío uno que otro mail de los pisos más o menos decentitos que puedo encontrar. Hay uno que es para habitar en marzo y está céntrico, lo malo es que todos están carotes. Soy triste, ya no sé si más vale malo por conocido, pero es que de verdad, mis compañeras hippies piensan que con poner una flor en el comedor ya no es necesario limpiar. Algo así como cada quien hace lo que puede. Hellooooooooooo? O yo soy una hija de su reputísima madre que no comprende la generosidad de la gente o estás hijas de su rechingada y catalana madre se pasar de verga y su egoísmo puede más que mil palabras, porque de verdad que no comprendo: ¿una flor compensa tu hueva y guarrez de no limpiar ni en defensa propia? Puto cábala y puta vegetarianez. Generosidad también es colaborar en las tareas del hogar. Creen que con pasar un trapito por ahí ya está. Tampoco crean que lo hacen mucho. Generalmente siempre se hacen pendejas. Hoy, las odio. ¡Vida! ¡Quiero encontrar una habitación nueva! ¡Con compañeros de piso agradables, dadivosos y que limpien! ¡Que esté en una zona céntrica así, tipo Raval, Borne, Gótico o Eixample, pero por mi chamba! ¡Que no sea taaaaan cara como para hacerme sangrar cada mes! Vida, es en serio, no suelo pedir mucho, sólo pido vivienda digna y no hijoeputez maligna disfrazada de hippismo.

FOTOGRAFRÍAS: Porque el frío está que corta, de mi cara de infelicidad por la dejadez de mis compañeras de piso y de una de las verdades más absolutas. Lo bueno, que ningún menor de 10 años mira este blog. Así que no voy a romper ilusiones, sólo alguna que otra cara dura y sucia que se me cruce por ahí.

6 comentarios:

La+Ln=ii dijo...

Oye, es que me intriga mucho. Yo sólo a veces lavo los platos y esas cosas del aseo, porque pos le pagamos a una chava para que lo haga. ¿No pueden tus rumis y tú hacer lo mismo?, o ¿está muy feudal mi comentario?

Anónimo dijo...

claro, no ves que son hyppiss!! comentario anterior.

Yo tambien busco piso en Barcelona, vivienda digna ya!.

Estoy segura que los okupas son mas limpios que estas hypilongas.. seguro en verano les apeesta el sobaco a ese olorcito rancio que desprenden los catalanes que me recuerda el olor de cuando hacen quezadillas en la plancha de los mercados mexicanos..

Celestina Terciopelo dijo...

Yo tampoco creo que las jipis quieran pagar chacha, por mucha flor que pongan sobre la mesa. Pero ya nos contarás si encontraste vivienda digna. Mucha suerte.

Apenas me entero de que fue tu cumple. Un abrazo y felicidades.

:)

Mariana M* dijo...

¡Chin! Pues eso de pagar a alguien estaría poca madre, pero ¿creen que está banda de verdad, pagaría? No lo he propuesto, porque conozco de antemano su respuesta, pero lo que sí he querido implementar es que al que no limpie, que pague 5 euritos de multa. ¿Adivinen qué me dijeron las muy perras? ¡Noooooo! Que era muy feo involucrar dinero en esos menesteres. Y yo, ¿no es igual de feo que no limpies, guarra? Estoy resignada a que son como animalitos del bosque, buenas bestias, pero animalitos al fin.

JULY dijo...

Mis rumis no son jipis, pero sí son fresas y nunca habían agarrado un pinchi trapiiiador ni trapito. Por eso, puse en el refri "a modo de sugerencia", pegadito con imanes, un calendario de la limpieza bien mono, con fotitos y dibujitos y toda la cosa pa que no se viera tan mamón y mandón.
Suerte en la búsqueda de piso, tarea brutal..

Verónica Nieva dijo...

Oye, qué bueno que ya pudiste probar comida decente.

Cuídate tu panza. Y suerte con las cavernícolas que comparten ese depa (si logras que limpien durante 21 días, se acostumbran).

Un abrazo.