miércoles, enero 21, 2009

Postcards from hell

Aguas pelón*

Me deslomo tallando la bañera, para variar. Se me ocurre, mientras intento quitar años de suciedad, lo mucho que me debió odiar cierto ex novio mío cuando lo llevé casi a rastras a que le cortara el pelo Vero Sáinz. El caso es que desde entonces, hace ya 4 años, mi adorado ex carecía de la mayoría del pelo que pobló su cabeza allá por 1999. No cabe duda lo necia que puedo llegar a ser y lo mucho que me debió haber querido el tío éste, porque era y es una reverenda mamada llevar a alguien cuasi pelón a una peluquería. He dicho. Lo último gracioso que supe de él: a punto de irse a vivir al DF, se quejó de lo feas que son las chilangas, a quienes casi, casi, según él, tienes que pedirles la credencial del IFE para corroborar que no se trata de un hombre. ¿Hola? Luego de reirme un poco, le dije que conocía mujeres guapísimas en el chilango y que ojalá que su mudanza le permitiera dejar atrás las trenzas y el rebozo.

Terror en el facebook*

¿Alguna vez se han arrepentido tanto, tanto de haber andado con alguien, como para sepultar la relación en los sótanos más profundos del recuerdo? Yo sí: Emigdio y Obdulio no sólo comparten nombres feos como el demonio, sino también, habitación en mi cerebro. A éste último lo vi el otro día en unas fotos del Facebook. Lo vi y recordé la sopa de cebolla que se estaba cenando mientras terminaba con él. Se enojó tanto y me dio tanto miedo, que mientras él fue a pagar la cuenta a la caja, yo salí corriendo para tomar el camión e irme a casa. Duramos nada más un mes. El romance fue como una montaña rusa: altos y bajos de emoción total. Yo tenía 20 años, él 27, y no quería andar con él porque quería coger a huevo y pos a huevo, ni los zapatos entran. Ni hablar. Lo último chistoso que supe de él: era profesor de español para extranjeros y a pesar de haberme jurado que prefería pura cosecha nacional, obviamente para quedar bien conmigo, luego supe que se volvió loco por una gringa que le rompió el corazón. Caras vemos...

Un cinco*

Cuando paso por Rambla Cataluña arriba de La Gran Vía me acuerdo de uno de mis amantes más feos. Catalán de cepa, la primera vez que follamos yo me dejé llevar por el mareo de un vino tinto: para poder coger con un feo sólo se puede estar muy entregada a las artes dionisiacas. Dice él que repetí hasta en cansancio que eso no era sólo sexo. Yo pensé, puta, estaba hasta las trancas. Tiempo después completé la frase, porque es verdad, no sólo era sexo, era sexo con un feo. ¿Han oído hablar del fuck a five?

Tedio a la catalana*

Anoche veía cualquier cosa en la tele mientras empezaba el CSI, cuando llegó Nat y no pude sino quejarme amargamente de que otra vez me puse a limpiar y a sacar basura que la puñetera compañera de piso guarra no pudo bajar cuando se marchó a follar con su churri. No podría estar más enojada o desilucionada de la situación en el piso ¡y yo sin encontrar habitación nueva! Cuando comenzó el CSI sentí el peso del sueño cerrar mis ojos y sí, la palmé al poco rato de la transmisión. Me doy cuenta a cada momento de lo feo que es vivir con personas que podrías escupir en la cara por egoístas. Me siento como varada en medio de una nada extraña. Soy sólo yo, no es lo que me rodea, por eso quisiera el cobijo de un abrazo tierno, de la complicidad magnífica que se puede encontrar a veces en una mirada. Mi corazón hace crack.

3 comentarios:

NTQVCA dijo...

Mariana!, me has dejado encantada con todo tu post, que en capitulos, me he imaginado todo lo que cuentas, no te preocupes, más de una hemos tendio sexo con feos, justo la semana pasada eratanta mi urgencia, que me heche unos mezcales y llame a quien se que se presta a la hora que se lo pida.
Ya vendrá quien te de el abrazo y te haga sentir el corazón hinchado de felicidad.

JULY dijo...

sí, yo tengo el ex que he querido enterrar en lo más profundo de mi olvido, pero el pendejo siempre está duro y dale que "quiere ser mi amigo"... nel! pinche obsesivo, que no y que no y que no. Además de acosarme, está feeeo.. y lo pior es que él me desvirgó, joder. Así que tengo de 2 en 1: la relación que quiero enterrar y follé con un feo. Guac! además de que fue terrible.
Marianita, en esta soledad que vivimos, lo mejor es calmarla con carbohidratos. Te invito un goffre, caña de crema, pastelito de chocolate en buenas migas o lo que quieras. O una bolsa de chuches antes de entrar al cine. Usted dirá

Cin dijo...

:s Pura solidaridad desde esta cama de recuperación lenta. Pero qué chidas las postales.