miércoles, enero 28, 2009

Dos tiempos


Medio día*

La tía guarra, no sé por qué, compró detergente para la ropa así como suavizante, dos de las cosas que mencioné en la última disputa por la limpieza y necesidades del piso. ¿Será que es obediente? ¿Será que se sintió más que aludida? Yo sólo mencioné el hecho de que estaban a punto de terminarse tan importantes productos para el lavado de la ropa. Hoy me la topo a la hora de la comida y luego de intercambiar amistosas frases para mantener la paz, se acerca a mí y me comenta que hace falta detergente líquido para la ropa delicada, de ese que venden en el Mercadona, el súper que está justo a la vuelta de mi trabajo, que si no podía comprar yo un bote porque rinde mil, además de mencionar el apocalíptico hecho de que ella había comprado detergente en polvo y blah. Y yo, si, si, si, lo que tu digas mamacita, seguro que lo compro, es más que justo. Seguí en lo mío, riendo mil por dentro. La risa eterna me acompañó toda la tarde e incluso cuando fui al súper por otras cosas que sí que necesito, me reí más. Pobrecita incocente que cree aún en Santa Claus y los Reyes Magos. Porque, para su mayor información, yo no uso de ese detergente líquido para la ropa delicada, yo compro el mío porque me gusta de una marca especial, de manera que se la pasa a pelar. O sea, como ella compra, ¿yo compro? Ajá. Si, cómo no. Pobrecita.

Ayer por la noche*

Estaba con Shari en el Paquí Pollo que más le gusta. Cenamos. Yo me embarré la manga del suetér de catsup con mayonesa en un intento más que inútil por agregar mostaza picante a mi paquí hamburguesa. ¡Ring! ¡Ring! Bueno, en realidad comenzó a sonar L.E.S Artistes de Santogold en mi móvil. Número desconocido para mí, pero contesto en putiza: era Blanca, una de las habitantes de un piso en el Barrio Gótico que fui a visitar este domingo en un intento más por salir de mi actual vivienda en la que ya no soy para nada feliz. ¿Todavía estás interesada en la habitación?, dijo ella. Y yo, ¿que si estoy interesada? ¡Pero no mamar! ¡Sííííííííííííííííííí! Shari con ojos de plato. Yo, pasé de un pasmo catatónico a un continuo sonreir, a respirar luego de sentir que me estaba quedando sin aire. De hecho, no fui a dormir ni domingo, ni lunes a mi piso y me quedé con Shari porque estaba tan pateticamente triste que no quería ni subir a la montaña ésa, me negué. Así que es oficial: desde el próximo domingo 1 de febrero seré una habitante más de un hermoso y acogedor piso en la calle Amargós del Barrio Gótico, UNA SEGUNDA OPORTUNIDAD PARA MÍ EN BARCELONA, y estoy feliz. Por la tranquilidad y comodidad que traerá a mi vida. La habitación es preciosa, con ventana exterior, muchísima luz, cama doble, jo, jo, armario hiper grande, pisos de madera, cocina espaciosa, un balcón y gente nueva, gente fresca. Prometo no cometer los mismo errores. No esos que le quitan el aire a los días. Esos no. PRONTO: fotos de tan soñada habitación.

FOTICO: "Gato ardiente", retrato del Quimi, el lindo gatito de Shariting. Es terapeútico a veces fotografiar a tan lindo ejemplar gatuno.

5 comentarios:

Yunuén dijo...

Felicidades por tu próx habitacion y en espera de las fotos para conocer tu nueva morada!

NTQVCA dijo...

Bieeeen!, ya espero con ansia ver las fotos de tu nuevo piso, te felicito Mariana.
Cuidate mucho!

JULY dijo...

Yujuuuuuuuu!! chido Marianita! y además, cerquitassss. Suena bien! jelicidades

Anónimo dijo...

Nuevo escenario, nuevos actores, nuevas aventuras, Felicidades!!! fotos fotos!!

BotayFalda dijo...

Muchisimas felicidades, estoy feliz por ti!!!

M*