viernes, enero 30, 2009

Mano a mano


¡Pilas, pilas, pilas para mi vibrador! El mejor amigo que toda chica pueda tener en tiempos de sana soltería.

M_nene

¿Me creerán que me acabo de comer un Mousaka y no caigo en lo que es? Sólo veo verduritas debajo de una ancha capa de bechamel. Eso sí, qué rico el homous fresco que pude comprar en el Mercadona. Por eso amo Mercadona, porque también tiene pan de soja. ¡Hay que veggie que ando! Todo se pega, ¡chin! Hasta el egoismo, ¡chiiiiiiiiiin! Ni pedo.







Otra vez Menene se la pasó a pelar en CasacAsia y alguien entre el domingo pasado y ayer le quitó la "e" así que Menene se quedó en M_nene. Lo que sigue es que en unos días aparezca la "i" y la mera jefaza que grita y manda a todo mortal que se le atreviese en el camino vuelva a ser "Minene", como a finales de septiembre. En esa ocasión, me apendejé y no hubo foto. ¡Hoy sí! Alguien odia mucho a Menene. ¡Oh! ¡Sí!

FOTOTESTIMONIO: "Se la peló" y alguien la odia con odio jarocho.

*NOTA: Acabo de caer en la cuenta de que en catalán mujer se dice "dona", así que Mercadona es ¡mercado para viejas! Literalmente. ¡Pinches catalanes! ¡Ay sí! Mucho primer mundo, mucha arquitectura, pero son igual de machistas que cualquier tercermundista hijo de vecino. Chale. Ya no me gusta tanto Mercadona.

**NOTA: Mousaka es un plato griego, pero definitivamente el que me comí no tiene nada qué ver con el original.

Capítulo cerrado

Podría decir prácticamente que fueron 950 días. No todos de sana convivencia: más de una vez el ambiente se vio enturbiado aquí y allí. Convivencia al fin.

Trans-veggie*
Una española en mi clase de Literatura Mexicana era en definitiva un atractivo fenomenal. Nos hicimos amigas. Vivió en mi casa. Reíamos en distendidos desayunos -de tipo diplomático, mi madre solía decir- aderezados con jamón serrano, café, pan dulce, cajeta. Acompañabamos Pacífico con Faros. A la vuelta de los años, 6 para ser exactos, se había reinventado: no comía nada con ojos, más tarde ni siquieta los derivados. Y su cuerpo menguó, varita de nardo podría decirse que es ahora la que fue una mujer de culo redondo, amplios muslos, manos gruesas, tobillos anchos. Menguar hoy día también se llama ser vegetariano, un modo de vida muy básico, donde eliminas aquello que da trabajo extra al hígado, como grasas y azucares, como trigo o lacteos, es decir, toxinas, aunque hay golpes en la vida que te llevan, muy a tu pesar, a las puertas del imperio Inditex, porque no se puede vivir para siempre en harapos.

Y así conocí a María.

Wanna be a kabbalah girl*
Fue la última adquisición del piso de Sors. Compañera de clase de María, Úrsula estudia Educación. Pispireta, con garbo, ojazos morenos, en una palabra, guapa. Adora a Madonna, a Pastora, a Chambao. Práctica la cábala, quiere montar una escuela cuyo sistema incluya preceptos de este culto. ¿Hola? Pero no limpia. Sólo hace como que pasa el trapito por aquí, compra algún detergente por allá y se da por bien pagada. Al principio me divertía bastante, es sólo que esa charla de los churris que veía en su gimnasio se tornó un pelín cansona, al igual que su "esque estoy anclada al sofá" mientras otras barríamos o trapeabamos. ¿Qué parte de un medio a través del cual llegar a conocer la realidad que nos rodea no le ha quedado claro en todas las lecciones que lleva? A estas alturas, ¿creerá que todo se limpia por sí solo?

Otros tiempos*
Por el piso también pasaron Laura y Prema, dos encantos que supieron partir a tiempo, antes de que demasiado fuera demasiado. Y son tan felices. Como a los 6 meses de vivir ahí comence a preguntarme si era yo o es que de verdad ciertos comportamientos eran algo más que peculiares, pero más de una plática en la cocina me bastó para aclararme e identificar el egoísmo, digo, porque si bien hay quien no come nada con ojos, puede machacar hasta el cansancio a los demás con ojos por angas o mangas. Es todo un caso. Y Nat, qué decir de Nat, mi tan querida Nat: a veces sí que hay puntos sin retorno. Cuestión de tiempo.

Hoy les aviso. Empiezo a empacarlo todo el domingo. Contrataré una furgoneta el lunes que me llevaré la mesa y mi colchón. Aún no lo asimilo. Nunca había vivido tanto tiempo en ningún espacio fuera de la casa de mis padres, ni compartido tantas cosas con alguien que no fuera de mi familia. Y justo como no se escoge a la familia, yo no elegí vivir con según quien, pero ahora, puedo por lo menos darme el lujito de tener una ventana por donde entre el sol en pleno corazón de Barcelona.

FOTOFLUX: De la noche de anoche que como todas las noches en el Chango, fue genial. ¡Quiero a mis amigos!



¡Mariana tiene un nuevo piso! ¡Aaaaaaagh!



Palabra de Shari.



Amén, dice Alvaroto.




¡Por fin! ¡Veo la luz! ¡Veo la luz! Y detrás, el hombre de BCNeta (los basureros de por acá), que amablemente nos roló dos cigarros para la causa, es decir, el festejo por los buenos cambios que está trayendo el Año del Buey chino.

miércoles, enero 28, 2009

Dos tiempos


Medio día*

La tía guarra, no sé por qué, compró detergente para la ropa así como suavizante, dos de las cosas que mencioné en la última disputa por la limpieza y necesidades del piso. ¿Será que es obediente? ¿Será que se sintió más que aludida? Yo sólo mencioné el hecho de que estaban a punto de terminarse tan importantes productos para el lavado de la ropa. Hoy me la topo a la hora de la comida y luego de intercambiar amistosas frases para mantener la paz, se acerca a mí y me comenta que hace falta detergente líquido para la ropa delicada, de ese que venden en el Mercadona, el súper que está justo a la vuelta de mi trabajo, que si no podía comprar yo un bote porque rinde mil, además de mencionar el apocalíptico hecho de que ella había comprado detergente en polvo y blah. Y yo, si, si, si, lo que tu digas mamacita, seguro que lo compro, es más que justo. Seguí en lo mío, riendo mil por dentro. La risa eterna me acompañó toda la tarde e incluso cuando fui al súper por otras cosas que sí que necesito, me reí más. Pobrecita incocente que cree aún en Santa Claus y los Reyes Magos. Porque, para su mayor información, yo no uso de ese detergente líquido para la ropa delicada, yo compro el mío porque me gusta de una marca especial, de manera que se la pasa a pelar. O sea, como ella compra, ¿yo compro? Ajá. Si, cómo no. Pobrecita.

Ayer por la noche*

Estaba con Shari en el Paquí Pollo que más le gusta. Cenamos. Yo me embarré la manga del suetér de catsup con mayonesa en un intento más que inútil por agregar mostaza picante a mi paquí hamburguesa. ¡Ring! ¡Ring! Bueno, en realidad comenzó a sonar L.E.S Artistes de Santogold en mi móvil. Número desconocido para mí, pero contesto en putiza: era Blanca, una de las habitantes de un piso en el Barrio Gótico que fui a visitar este domingo en un intento más por salir de mi actual vivienda en la que ya no soy para nada feliz. ¿Todavía estás interesada en la habitación?, dijo ella. Y yo, ¿que si estoy interesada? ¡Pero no mamar! ¡Sííííííííííííííííííí! Shari con ojos de plato. Yo, pasé de un pasmo catatónico a un continuo sonreir, a respirar luego de sentir que me estaba quedando sin aire. De hecho, no fui a dormir ni domingo, ni lunes a mi piso y me quedé con Shari porque estaba tan pateticamente triste que no quería ni subir a la montaña ésa, me negué. Así que es oficial: desde el próximo domingo 1 de febrero seré una habitante más de un hermoso y acogedor piso en la calle Amargós del Barrio Gótico, UNA SEGUNDA OPORTUNIDAD PARA MÍ EN BARCELONA, y estoy feliz. Por la tranquilidad y comodidad que traerá a mi vida. La habitación es preciosa, con ventana exterior, muchísima luz, cama doble, jo, jo, armario hiper grande, pisos de madera, cocina espaciosa, un balcón y gente nueva, gente fresca. Prometo no cometer los mismo errores. No esos que le quitan el aire a los días. Esos no. PRONTO: fotos de tan soñada habitación.

FOTICO: "Gato ardiente", retrato del Quimi, el lindo gatito de Shariting. Es terapeútico a veces fotografiar a tan lindo ejemplar gatuno.

viernes, enero 23, 2009

Trapitos y etiquetas



Al parecer, soy una exigente de mierda. El resto de etiquetas que me endilgaron anoche no las voy a mencionar, porque me dan huevita. De hecho, cuando alguien me dice que estoy mal, que soy tal o cual con una seguridad tajante, cuando me dicen que me conocen perfectamente, me da miedo, porque ¿cómo o por qué puede alguien asegurar conocer a alguien? ¿Cuándo se acaba de conocer a alguien? En la vida, ¿se llega a conocer totalmente a una persona? Yo soy del particular punto de vista de que no se puede terminar de conocer a nadie porque los seres humanos somos por naturaleza cambiantes y qué bueno. Creo que hay que dejar muchas veces de etiquetar a las personas o de asegurar que las conocemos, relajarnos y dejar fluir las cosas. ¿Y si no fluyen? Pos ora sí que hacerse a un lado.

Esto a raíz de que anoche discutí con la compañera de piso guarra. Luego, mi otra compañera de piso con la que llevo una relación, por llamarla de una manera, sui generis, me reclamó malos tratos en las últimas 3 semanas.

A mi favor sólo puedo decir que estoy harta de que la primera no se involucre en las tareas básicas del piso como lo son tirar la basura, los desechos para reciclar o comprar detergente y suavizante por turnos. Le vale pito, y es validísimo, con pagar la renta puntual, ella se da. De la relación sui generis, ¿qué les puedo decir? Nunca, pero nunca se enrollen con su compañera de piso. Las mujeres son altamente complicadas. Re complicadas, diría yo. Quieren hablar y demenuzar todo y entender exactamente por qué pasaron las cosas. Y eso que yo soy vieja. No lo vuelvo a hacer. La cagué mil.

¿Recuerdan una serie de comentarios súper hirientes en el blog que atribuí a mi ex novio catalán? Era ella. Así que disculpa pública para él. Digamos que los confundí porque bueno, el tono era parecido y era alguien que habla castellano. Y digamos que sí, la muchacha se me puso flamenca a morir. Soy hija de perra, qué le vamos a hacer. Esa es la única etiqueta que me permito.

VIDEO: La serie que me robó el corazón en estos días, Pushing Daisies. Sólo he visto 6 capítulos de la primera temporada y caí rendida por el personaje de Lee Pacer, Ned. ¡Quiero uno así de guapo!

jueves, enero 22, 2009

Beaver boy


Tengo 32 años, 2 semanas, 14 días, 3 horas y 40 minutos en el momento en que escribo esto. Amo los pays con locura y muero por comerme uno ahora mismo. No quiero ir al cine sola. Quiero tener una hija algun día. Necesito un abrazo. Supongo que por ello el antojo de pay de manzana. El de Jeffrey's es mi súper ultra favorito. Lo peor: ¡los catalanes no saben hacer pays! No tienen idea de lo deliciosos que son y de lo curativos que resultan ingeridos en grandes cantidades. Sólo, por eso, a veces, amo la infuencia norteamericana en México. Snif. Y yo tan lejos.

FOTO: "Baño de mujeres", del concierto de Radiohead en el Forum. ¡Quiero pay!

miércoles, enero 21, 2009

Postcards from hell

Aguas pelón*

Me deslomo tallando la bañera, para variar. Se me ocurre, mientras intento quitar años de suciedad, lo mucho que me debió odiar cierto ex novio mío cuando lo llevé casi a rastras a que le cortara el pelo Vero Sáinz. El caso es que desde entonces, hace ya 4 años, mi adorado ex carecía de la mayoría del pelo que pobló su cabeza allá por 1999. No cabe duda lo necia que puedo llegar a ser y lo mucho que me debió haber querido el tío éste, porque era y es una reverenda mamada llevar a alguien cuasi pelón a una peluquería. He dicho. Lo último gracioso que supe de él: a punto de irse a vivir al DF, se quejó de lo feas que son las chilangas, a quienes casi, casi, según él, tienes que pedirles la credencial del IFE para corroborar que no se trata de un hombre. ¿Hola? Luego de reirme un poco, le dije que conocía mujeres guapísimas en el chilango y que ojalá que su mudanza le permitiera dejar atrás las trenzas y el rebozo.

Terror en el facebook*

¿Alguna vez se han arrepentido tanto, tanto de haber andado con alguien, como para sepultar la relación en los sótanos más profundos del recuerdo? Yo sí: Emigdio y Obdulio no sólo comparten nombres feos como el demonio, sino también, habitación en mi cerebro. A éste último lo vi el otro día en unas fotos del Facebook. Lo vi y recordé la sopa de cebolla que se estaba cenando mientras terminaba con él. Se enojó tanto y me dio tanto miedo, que mientras él fue a pagar la cuenta a la caja, yo salí corriendo para tomar el camión e irme a casa. Duramos nada más un mes. El romance fue como una montaña rusa: altos y bajos de emoción total. Yo tenía 20 años, él 27, y no quería andar con él porque quería coger a huevo y pos a huevo, ni los zapatos entran. Ni hablar. Lo último chistoso que supe de él: era profesor de español para extranjeros y a pesar de haberme jurado que prefería pura cosecha nacional, obviamente para quedar bien conmigo, luego supe que se volvió loco por una gringa que le rompió el corazón. Caras vemos...

Un cinco*

Cuando paso por Rambla Cataluña arriba de La Gran Vía me acuerdo de uno de mis amantes más feos. Catalán de cepa, la primera vez que follamos yo me dejé llevar por el mareo de un vino tinto: para poder coger con un feo sólo se puede estar muy entregada a las artes dionisiacas. Dice él que repetí hasta en cansancio que eso no era sólo sexo. Yo pensé, puta, estaba hasta las trancas. Tiempo después completé la frase, porque es verdad, no sólo era sexo, era sexo con un feo. ¿Han oído hablar del fuck a five?

Tedio a la catalana*

Anoche veía cualquier cosa en la tele mientras empezaba el CSI, cuando llegó Nat y no pude sino quejarme amargamente de que otra vez me puse a limpiar y a sacar basura que la puñetera compañera de piso guarra no pudo bajar cuando se marchó a follar con su churri. No podría estar más enojada o desilucionada de la situación en el piso ¡y yo sin encontrar habitación nueva! Cuando comenzó el CSI sentí el peso del sueño cerrar mis ojos y sí, la palmé al poco rato de la transmisión. Me doy cuenta a cada momento de lo feo que es vivir con personas que podrías escupir en la cara por egoístas. Me siento como varada en medio de una nada extraña. Soy sólo yo, no es lo que me rodea, por eso quisiera el cobijo de un abrazo tierno, de la complicidad magnífica que se puede encontrar a veces en una mirada. Mi corazón hace crack.

domingo, enero 18, 2009

Abyecta por definición, abyecta



Anoche me contaron una historia medio triste, de desamor. Bueno, más bien de un poquito de engaño: el bato fue cazado por la amiga de su novia, se la folló y luego la que no se debía enterar, pos se enteró. Y yo pensé, mmmmmh, nada del otro mundo, nada que yo no hubiera hecho. En realidad, nada de lo que sentirse orgulloso. Pero es así, es la verdad: hay quienes necesitamos caer tan bajo como se pueda, prostituirnos para sentir en la carne el gozo, porque cuando nos damos con la cara en el pavimento, cuando nos llenamos las manos de mierda, nos sentimos vivos y se nos olvida mucho del dolor que llevamos dentro.




Sin embargo, hace mucho que no siento al dolor arder mi piel. Hace más que no derramo una lágrima. Y las capas del tiempo envuelven en el olvido al amor. Podría llorar porque hace demasiado tiempo que no hago el amor haciéndolo. De hecho, ni ganitas le hecho al follar. ¿Qué me pasa? Necesito motivación salvaje y la estoy buscando en lugares equivocados. Ahí sí que me van a disculpar. Y entonces el nonsense me abruma. Quiero ir a alguna parte. Quiero tener la certeza de que voy a llegar.




PICS: De la serie "La habitacion de Pablo", cabrón hijo de su rechingada madre que se pasa de verga siempre que puede. Excelente refugio temporal para no sufrir.

martes, enero 13, 2009

¡Vivienda digna!



Luego de depurar mi aparato digestivo a base de arroz hervido y pan de trigo tostado, he vuelto a probar el jamón. Digo, es que eso de comer puro cereal con verduritas no es lo mío. Lo mío, lo mío es la carne. En particular ciertas carnes, pero no, no quiero hablar de eso. Prefiero dejar en stand by el tema me voy a coger al colombiano con suetér de abuelito, porque creo que vamos a ser compañeros de curro, así que lo veré tanto como para hartarme de él y no querer follármelo nunca jamas. Je. ¡Sí, tú!

En fin, hoy que es martes 13, que estoy más a salvo que nunca, porque estoy en tierra firme y sin propuestas de casorio, hoy sondeo el panorama de habitaciones en alquiler y envío uno que otro mail de los pisos más o menos decentitos que puedo encontrar. Hay uno que es para habitar en marzo y está céntrico, lo malo es que todos están carotes. Soy triste, ya no sé si más vale malo por conocido, pero es que de verdad, mis compañeras hippies piensan que con poner una flor en el comedor ya no es necesario limpiar. Algo así como cada quien hace lo que puede. Hellooooooooooo? O yo soy una hija de su reputísima madre que no comprende la generosidad de la gente o estás hijas de su rechingada y catalana madre se pasar de verga y su egoísmo puede más que mil palabras, porque de verdad que no comprendo: ¿una flor compensa tu hueva y guarrez de no limpiar ni en defensa propia? Puto cábala y puta vegetarianez. Generosidad también es colaborar en las tareas del hogar. Creen que con pasar un trapito por ahí ya está. Tampoco crean que lo hacen mucho. Generalmente siempre se hacen pendejas. Hoy, las odio. ¡Vida! ¡Quiero encontrar una habitación nueva! ¡Con compañeros de piso agradables, dadivosos y que limpien! ¡Que esté en una zona céntrica así, tipo Raval, Borne, Gótico o Eixample, pero por mi chamba! ¡Que no sea taaaaan cara como para hacerme sangrar cada mes! Vida, es en serio, no suelo pedir mucho, sólo pido vivienda digna y no hijoeputez maligna disfrazada de hippismo.

FOTOGRAFRÍAS: Porque el frío está que corta, de mi cara de infelicidad por la dejadez de mis compañeras de piso y de una de las verdades más absolutas. Lo bueno, que ningún menor de 10 años mira este blog. Así que no voy a romper ilusiones, sólo alguna que otra cara dura y sucia que se me cruce por ahí.

domingo, enero 11, 2009

Food poisoning que le dicen

Justo ayer como a esta hora estaba verde y me parecía a la niña del exorcista. La razón: comí una asquerosa sopa de fideos al curry con champiñones que me cociné el domingo. Como no me la acabé, metí el resto a la nevera y ayer, como curraba toooooodo el día, pensé que lo ideal era sacar de la nevera y en putiza mi entonces deliciosa sopa de fideos al curry. Debo confesar que desde el primer bocado detecté algo, no sabría explicar, pero aún así, por el hambre que traía, la seguí comiendo. Cucharada a cucharada me seguía sabiendo rara, no exactamente mal, pero sí rara, como insípida, no como el otro día, que me supo deliciosa y me satisfizo como a una reina.

Fue sólo una hora después cuando los calambres en la panza comenzaron. Los calambres y los gases. ¡Burp! Y luego, casi enseguida, vinieron los ascos. ¡Puta! Qué nauseas que tenía yo. Sospechando que se podría tratar de la típica morning sickness que le llaman, recordé a Lulú y sus sabios consejos y palpé mis pechos. No, no me dolían en absoluto, así que no, no podía estar embarazada. Pero los ascos continuaban y aunque no eran tan excelsos como para correr al baño y vomitar, me estaban volviendo loca. Yo ahí en la recepción del hostal atendiendo gente, uno tras otro, los huéspedes preguntando que si a dónde comer, a dónde chupar, a dónde ir a bailar y yo ahí haciendo de tripas corazón dando una y otra explicación, hasta que el asco mayor llegó y corrí al baño. Menos mal que estaba solo porque de verdad, me exorsizaron cabrón.

Luego de lavarme los diente e ingerir un poco de agua, me sentí un poco mejor, sin tanto retortijón. Sim embargo, un ratito después tuve que correr al baño y devolver toda el agua que bebí. ¡Guack! Ya no tenía nada absolutamente en la panza, pero mi estómago estaba tan sensible que ante cualquier intruso, llámese agua o hasta un simple y pinchurriento dulce, tuve que correr presurosa al baño.

Decidí no comer nada más. Sólo a las 3 am bebí un té de manzanilla que no pude tomar antes de acostarme, porque caí muerta a las 11 y 45 de la noche. Eso sí, puta fiebre que me hizo temblar y arrebolarme en mi camita bajo mis 2 nórdicos. Dormí más de 12 horas y volví al curro armada con pan blanco tostado, nada de integrales hoy; arroz hervido con cebollita picada, lo mejor para el estómago empachado e infusión de tila, manzanilla, regaliz, hinojo y alguna que otra madre que no me acuerdo, todo para mimar al agredido estómago de esta servidora.

¡Puaaaaaaf! De momento odio los fideos al curry. Tengo mucha hambre, se me antoja un pozole, por lo que creo que ya me puedo dar de alta. No obstante, mantendrá la dieta blanda un par de días más. El alcohol queda fuera de mi vista por el resto de la semana. Estoy convencida que esto me pasó porque la sopa estaba podrida y porque después del genial y maravilloso Gran Pedo Guadalupe-Reyes mi estómago estaba lo que sigue de harto del mal trato, incluido alcohol, desveladas, mucho cigarro, conservas y latería a cual más y pocas frutas y verduras sanas. ¡Me mamé! Prometo reivindicarme con tan preciado órgano. Eso si, por la dieta blanda de hoy, en la váscula que suelo pesarme en el hostal hoy ponía que peso 66 y no 70. ¡Chin!

Cosa chistosa del día: Un coreano en el hostal preguntando si tenía un corta uñas. ¿Qué? ¿Que no esas chingaderas son de uso personal exclusivamente? No sabía si llorar o reir.



FOTESTA: "Agbar", la noche de Año Nuevo. Una buena noche sin duda.

viernes, enero 09, 2009

Perra de las dos tortas que se cenó una o de cómo a esta reina se le hace, a veces, bolas el engrudo

Por un instante fue el fin del universo. El mío, claro está. Todo giraba demasiado rápido y es poco lo que recuerdo de la disputa por celebrar mis carnes entradas en años. El pulso agitado y la claridad nublada por la fuerte impresión: lucha de gladiadores colombianos. El lugar se convirtió en una película de Pedro Weber Chatanouga y Alfonso Rojas El Caballo o quizá en algo parecido a un ring o una cancha de tennis. O más bien en una mala pasada por incrédula: nunca pensé que irías. De todas las veces, de todas, aprendí a creer la mitad, me condicioné a no desearte más allá de los posibles encuentros fortuitos que Barcelona me regalaba a cuenta gotas. Todo quedó ahí. Porque estaba ocupada, porque eran otros tiempos, porque era nueva aquí y porque dejamos de hacer click. Me encantó cómo te veías en ese sueter de viejito. Me encantas un pelín más de lo que quisiera y me encantó que estuvieras ahí. Pero no amanecí en tu cama. Esta vez no.

No me había comprado las medias para la ocasión, pero ciertamente pensé que sería un acierto vestirlas. Me bañé y lavé mis partes con delicadeza: esperaba poderte entregar mi florecita. ¿Y qué pasó? Que cuando debería, no soy tan perra, sino más bien medio pendeja, qué raro, y la oportunidad resbaló de mis manos como pastilla de jabón.

Así es, la dueña de este blog se presentó a su festejo para encontrarse en una esquina al colombianito y en la otra a la fruta prohibida, vaya calamidad. Así que en lugar de tomar del brazo a lo prohibido, se me hizo bolas el engrudo y digamos que me quedé como la perra de las dos tortas o como novia de rancho, el que quiera usted elegir.

No maldigo mi suerte, hay más tiempo que vida y además puedo decir: estamos a mano. Creo que alguna vez te fuiste la persona con la que supuestamente no querías irte y me dejasta a mí con las ganas a pesar de habértela cantado derecho. Bueno, igual cené colombianito.

Qué bizarras pueden ser las cosas a veces. Esta mañana no sabía si reir o llorar. Yo sólo quería a mi mamá.

FOTOTICS: Las del aniversario de esta servidora en el Chico Chango Restaurant Bar que regentea Doña Shariting. Gracias a todo por ir, poquitos, pero enjundiosos. No fue una fiesta de muerte, pero ¿a que tenían ganas de ir por las palomitas para aventarse el show?





Los dulces 32: Aquí, con las tetas bien puestas gracias a los kilitos que traigo de sobrepeso.



Nomás nos faltó Lulú, Enrique, Liliana, Aimeé, Eva, Paula, Carlos, Natalia, Tona, Andy, Alfonso, Gemma y Lolis entre muchos otros, pero que quede claro: qué pinche crew poca madre.


Un besito por aquí al colombianito. ¡Que viva Colombia y todos los colombianos!



¡Ay, amá! No me achuche tanto que me va a gustar y luego no voy a querer soltarlo.

jueves, enero 08, 2009

32 no es nada


En realidad, creo que 32 es el comienzo de la vida. Ja, ja, ja.

Lo más bonito de los cumpleaños es voltear hacia atrás y darse cuenta de toooooodas las cosas que has vivido, que se te hinche el corazoncito e imaginar, casi paladear lo que vas a vivir.

¡Soy la más feliz! Y tengo los amiguitos más lindos del universo. ¡Los amo! Gracias por acordarse de esta servidora, por desearme cosas lindas.

P.D.
Mención especial a Gemma porque me llamó y me hizo eternamente feliz escucharla desde el DF, pero más feliz me hace (sí, todavía más) que vaya a estar aquí para mediados de febrero. ¡Yuuuuuupi! Será hermoso.

FOTITOS: Las que muestran el delicioso pastel repleto de velitas que me trajó la Shari. En la foto, mega apagándolas rodeada por la Presidenta del Borne y la Senadora de dicho barrio. Desde Barcelona informa la Emperatriz de los Desamparados Consuelo*. ¿Era así Arabella? Ja, ja, ja.*

NOTA: Pude recordar que era la Emperatriz de los Mortales Consuelo mi nuevo mote. Me encanta tener título nobiliario gracias a Arabella. Yeah!




martes, enero 06, 2009

El tiempo pasa

Nací en una época llena de festejos. Corrección: nací en la época de festejo post navideño, ahí cerquita de Reyes y, para ser honestos, es mi cumpleaños la festividad con la que doy fin al Gran Pedo Guadalupe-Reyes (vil pretexto mexicano para pasársela de fiesta desde el Día de la Virgencita de Guadalupe, el 12 de diciembre, hasta el Día de Reyes, o sea, el 6 de enero). En esta ocasión, a pesar de que me propuse prácticar yoga y la alimentación sana, no pude sino sucumbir ante los encantos de la fiesta (qué raro). Ha pasado de todo como en botica, lo cual siempre es reconfortante, y aunque es hasta mañana el día de mi natalicio, la noche del lunes Shari y yo celebramos, nada más por celebrar, a todo lo que da. Y todo implica todo: todo lo que usted nunca se imaginó que pudiera ocurrir con un cubano y un senegales en el mini baño de un bar abierto de manera clandestina en El Raval en plena madrugada de martes, eso es lo que sucedió...TODO. Y qué genial. Me alegra que a mis 32 inviernitos aún pueda congratularme con nuevas experiencias. ¡Y lo que falta!

Además, mi cumpleaños coincide con el de David Bowie, Sarah Polley, Stephen Hawking y Juan Marsé, cacho de personalidades con quienes comparto fecha.

Lo más destacado del 2008

En un año en que viví la transcisión de un estado anímico medio, medio (pendejo) de hueva, hacia el renacimiento de la más pura Mariana (estado adorable), pasó de todo: pude abrazar la soltería y estrechar a mis amigos en mi seno de nueva cuenta; los tuve muy abandonados luego de enfrascarme en una relación que era en apariencia buena, pero que devino en dependecia emocional (aaaaagh). Mi patetismo me llevó a una profunda depresión (¿otra?) de la que fui saliendo en el segundo semestre del año. Por favor comprendan esto: MÁS VALE SOLOS, aunque duela en el alma a veces. Ahora, el brío por enamorarme ha resurgido, sólo falta el quien, ja, ja, ja, pero no importa, aquí tranquilita espero.

Del 2008 me quedo con la entrañable Arabella, Álvaro, Shari a quienes adoro. Es decir, de este puñetero año que recién terminó me quedo con mis amigos de hoy y siempre, es la onda tener amiguitos lindos que te quieren y a quienes quieres, snif. ¡Ah! El famoso Fabián, tanto gusto haberlo reencontrado, mi hermana que vino hasta acá a visitarme, ¡fue increíble! Y Lulucita de siempre, con la bella Chiara, ¡cómo las quiero condenadas!

Y aunque odie a veces a los guiris con todo mi corazón, con la tripa y el gaznate, me encanta mi trabajo en el hostal y doy gracias a dios por haberlo encontrado. Bueno y de becaria en CasacAsia también esta chido, aunque últimamente me da súper hueva, digamos que traigo inercia de las largas vacaciones.




VIDEO: Madonna en "Testimonios" de la Hora Chanante, algo que también me trajo el 2008. ¡Mi reino por una noche con Joaquí Reyes! O, ya de perdis, con Ernesto Sevilla. ¡Ajúa!

sábado, enero 03, 2009

Gaticos y monetes

Querido diario:

El jugo de zanahoria que me preparé ayer por la mañana sabía a semen, igual que la pera que hizo las veces de postre en mi comida del día de hoy. No daba crédito, ¡hay frutas y verduras que saben a semen! La pera sabía a un semen rico, pero el jugo de zanahoria no, sabía como a semen podrido. No me preguntes cómo es posible que exista semen podrido, pero sé que más de una mujer en el mundo me debe estar comprendiendo ahora: hay semen que sabe francamente mal, como a podrido. Así que cuando te soprende una venida imprevisible y lo tragas, dan unas ganas terribles de vomitar. Odio cuando pasa esto.

FOTICOS: "Quimi" y "Shariting y yo", de una visita a casa de esta muchachita que querría tomar un vuelo e irse a Australia ya mismo. Yo, sólo quiero que me llamen como quedó dicho para hacer una visita y dar una poca de alegría a cierto man. Jo, jo.



jueves, enero 01, 2009

Metas de oro

Una de las cosas que intentaré hacer con todo mi corazón este 2009 será ejercitar mi cuerpo para no tener que acudir al gabinete de cirugía más cercano a hacerme la lipo. El objetivo es estar más o menos así:



La segunda será cambiar de gafas. Aquestas me gustan, pero ya fue: renovarse o morir y este año toca ponerse al día en cuestión de visión. Me quiero ver guapa. ¡Ah! Eso incluye un complete make over, o sea, cortezaso de pelo. Algo ultra moderno.



Y, además de seguir disfrutando la vida a lo grande, me urge reencontrarme con mis amigos de hoy y siempre, lo cual representa volver al terruño amado. Eso si, luego de una alta dosis de colombianismo. Lo siento, pero este año, toca colombiano.



La cosa es que luego les sigo contando de mis propósitos de este año recién iniciado, porque justamente tengo una sexo date. Así que pronto, vendrá el balance: lo mejor y lo peor del 2008, inspirado por Arabellita chula.

Así que amigos, ahí se ven. Eso si, ¡feliz 2009! Recuerden que lo mejor siempre está por venir.