miércoles, diciembre 17, 2008

Castigo de todos

Diosito me castigó haciéndome una hija de perra. Bueno, seamos honestos, en realidad castigó al resto del universo. Desde pequeña me deleitaba molestando a los demás, chicos y grandes, hombres y mujeres del señor. Mis maestras de jardín de niños podían adorarme por ser avispada y perspicaz o aborrecerme por andar haciendo cosas malas en nombre de la justicia de los desprotegidos, como patear en los huevos a un niño que molestaba a mi hermana pequeña, motivo por el cual me llevaron con la directora quien tuvo a bien explicarme que podía dejar a ese chiquillo sin descendencia que era lo mismo a que me hablara en chino, yo tenía tan sólo 7 años.

No es fácil ser una hija de perra, porque no vivo sola o porque vivo con personas que no comprenden mi sentido del humor. Para muestra, basta un botón: vean lo que se me ocurrió escribir en la pizarra que yace en la parte posterior de la puerta de la cocina, aludiendo a la oración que ponía que la nuestra es una casa tetrix, porque todo se tiene que acomodar a conciencia y con extremo cuidado para que quepa bien.



Luego, tuve que disculparme porque mis compañeras de piso se sintieron ofendidas.



Si, estoy premenstrual y por ello necesito molestar a mi prójimo, pero también, si se dejan, ¿qué chingados hace uno? La verdad es que me disculpé porque constaté el alto grado de egoísmo del que vivo rodeada. El mensaje, según esto, era ofensivo y no lo que uno espera encontrar al llegar a casa luego de una ardua jornada de trabajo. En el fondo, pretendía sí, calarles hondo para ver si de una vez por todas se ponen a limpiar el piso, un poquito, nada más un poquito, porque es que estas tías no limpian ni en defensa personal, son muy sucias, a lo cual ya me resigné, pero eso no quita que deje de mencionarlo. Ellas, el ala veggie, amor y paz, argumentan que el ala dura, que come carne y es consumista, somos muy exigentes con la limpieza. Eso si, sus habitaciones están limpias y ordenadas, pero ¿qué hay de dar amor al prójimo limpiando las áreas comúnes? Son una egoístas, una y otra vez lo constato y lo lamento, pero eso si, sucia yo no soy. Hija de perra, un poquito. Y a mucha honra.


Y para consolar mi pena, qué mejor que pollito con mole y arroz. ¡Me quedó delicioso! En un abrir y cerra de tetra brick. Eso si, la presentación, con ajonjolí y toda la cosa.


FOTOSECUENCIA: "El mensaje de la discordia", pero tuve que disculparme, nadie quiere la guerra en el piso, queremos la limpieza, pero no la guerra. Ni hablar.

10 comentarios:

NTQVCA dijo...

Buuu, que delicadas, hazles unas enchiladas con ese molito, mejor...ush, se me antojo.

Anónimo dijo...

Son bien marranas!! lo siento pero me sale del corazon.. por que hay gente tan puerca en catalunya???? por queeeeee a mi me sueltan que no deberia bañarme diario por que el bañarse diario DAÑA EL PH!!! asi que estas rucas cada 20 dias si les entran ganas se bañan en pleno veranooooooooo nada de hippismo y vale madres.. son puercas.. si los gatos se bañan con salivita diario todas sus partes por que los humanos no?? gente puerka he dicho..

Anónimo dijo...

Bueno y eso se pasa a sus casas.. el piso todo cochambroso, enchocolatado donde lo pasan con agua puerca.. la cocina ni se diga.. mejor ni sigo que me da algo.. yo he vivido eso en primera persona..

Mariana M* dijo...

Ja, ja, ja. Hay de todo, los que se bañan todos los días, los que no se bañan tanto, tantísimo. De todo, en la viña catalana del señor.

Yo Pretencioso dijo...

El mole es la moneda de cambio y puerta al cielo de cualquier perdón, te hubiera quedado mejor el arroz rojo, jaj, eso comí ayer, delicioso!

Saludos!

Anónimo dijo...

Ay Pollo!!! tú no eres una hija de perra, eres linda y divertida.. Te extrañooooooooooooooooooooo

Atte. Pollo Z.

Mariana M* dijo...

¡Pollo! ¡Yo te extraño también! Un chingo, demasiado. Voy a ahorrar tanto, tantísimo, que verás qué vacaciones nos pegamos cuando vengas, y luego ya me regreso para allá. :D

YoPretencioso: Si, el arroz rojo hubiera estado poca madre, pero ya había puesto el agua a hervir cuando me acordé de acerlo así, ni pedo, pa' la otra. Porque habrá otra.

José Alonso Torres dijo...

Como decimos en mi rancho: ¡con qué poco pinole les da tos!

Chale, no queda duda que el sarcasmo, antídoto de lo políticamente correcto, es una cualidad que sólo los mexicas no hemos perdido. La neta, qué hueva con tus roomies. Tu no cambies Marianita, vales mil y te queremos chorros.

¿Serás una perra?, no lo sé, lo que sí puedo asegurar es que las mujercitas decentes buena onda son muuuuy aburridas. Guácala de pollo. ¡El caos emocional rifa!

Mariana M* dijo...

Ja, ja, ja. ¡Cómo extraño el pinche sarcasmo mexica!

Alonso, ya postea, no te hagas ;)

Lexéemia dijo...

Pues que delicaditas florecillas ésas con las que convives...
El mensaje que escribiste estaba chido, pinchis viejas amargueitors (jajaja).
Te mando un abrazo bien juertote mija.
Y por favor, sigue castigando a esa gente.
Cuídate.
Te extraño harto, mi reinix.