sábado, noviembre 29, 2008

Quinto sueño


Y ya en el quinto sueño la casa de mis padres era enorme, con baños espectaculares que incluyen vestidores inmensos, habitaciones que podrían ser una vivienda estándar para los parámetros catalanes, por ejemplo. Así que decidía levantar mi voz y cambiarme a una de las mega habitaciones y alquilar las que usualmente ocupabamos, poner a mi madre a cocinar a los nuevos inquilinos, lo cual les costaríá una interesante suma. Luego... luego aparecía mi supuesto novio y no, no tenía una cara conodida, era diferente, y me gustaba y buscaba su cobijo.

Hace un par de días soñé que tenía vellos en las tetas, pero no uno o dos vellitos desperdigados por ahí, tremendo matonón me cargaba justo en el plexo. La razón: no follar en demasía, o sea, no follar y punto. La sensación era horrible, la imagen, grotesca, ¿vellos en las tetas? ¡Qué asco! Porque claro, la textura de dichos vellos era similar, pero no tan rizada, como la de los púbicos.

También soñé que perdía una importante colección de cd's de mi hermano, así que nada más despertar un poquito, intenté espabilarme para borrar todo rastro de ese sueño, la sensación era agobiante. Generalmente me puedo despertar poquito y, si me gusta el sueño, arrullarme y continuarlo, claro que no puedo controlar lo que pasa en ellos, pero la historia prosigue y en algunos casos es bastante gratificante.

Obvio, sueño mucho, porque duermo aún más. Y debe haber sueños de los que ni me acuerdo o se me olvidan nada más despertar. El compendio, de recordarlo en su totalidad, sería maravilloso.

También despierta sueño o para poder dormirme, idea que no es tan buena, es frustrante soñar tanto y poder consumar tan poco de esas idealizaciones.

Algo que no comprendo es por qué a veces sueño que no puedo caminar o voltear para el frente y sólo puedo mirar al piso, esas cosas no son nada lindas, pero son parte de lo que sucede mientras duermo en mi cabeza.

FOTOFOTO: Esto no es un sueño, según qué forma, parezco geisha, ja, ja, ja.

2 comentarios:

JULY dijo...

soñar con pelos es lo peor que puede haber. Yo soñé hace como 2 semanas que tenía montones de pelos en el cuello. Que tengo que confesar que por ahí de vez en cuando tengo que quitar con unas pinzitas un molesto pelo que me sale en la piocha, como de bruja, pero en el sueño eran miles!!! Y el otro día soñé que me quitaba un pelo enterrado en las piernas y me tronaba una espinilla de donde brotaban pelos hechos bola... ¿a que no es bien asqueroso?

Mariana M* dijo...

¡Agggh! Es que en general los pelos fuera de su habitat, como que son feitos y nada bienvenidos. Eso, fuera de su habitat natural, je, je.