lunes, octubre 20, 2008

Lavarse las manos


Es importante salir con las manos limpias. ¿Les ha pasado? Alejarse viendo el desvergue a lo lejos, las ruinas de una guerra en cuyo gérmen tuvimos demasiado qué ver. Pero salimos casi ilesos. Y todo por omitir un comentario o por negar toda participación. Nos sale bien la cara de yo no fui. Somos casi inconscientes de los hechos, lo cual no quiere decir que las cosas estén bien, que nos sintamos del todo bien. En el fondo, llevamos los rasguños en la conciencia que tarde o temprano salen a flote y ante nosotros se revela, incontinente, una tormenta que nos ahoga, nos condena al naufragar por algún tiempo porque somos lo que somos, unos inmaduros.

Me falta mucho para ser una guerrera, pero llevo el fuego dentro.

SNACK: "Planeta". Sin satélites, casi sin constelaciones. Eran estrellas rotas.

4 comentarios:

Celestina Terciopelo dijo...

Totalmente de acuerdo: si ya llevamos el arañazo en la conciencia, por lo menos que nuestras manos no hagan ensuciadero. Algo limpio tiene que salir.

Creo que la inmadurez es mi leiv motiv de esta semana.

Saludos hasta allá. :)

sarcaZmo... dijo...

Lo sentí personal, estoy a punto de ser alcanzada por la radiación de mis propias guerras y no se si me sea posible salir con las manos limpias…

Me gusto, muy interesante, te sigo leyendo!!!

Mi Otro Yo dijo...

Pues yo también estoy de acuerdo; si ya está re-cochina mi consciencia, mínimo las manos deben estar siempre siempre impecables.

Verónica Nieva dijo...

Uy, las guerras nos curten para los tiempos de paz...

Un abrazo, Mariana. Que nunca se acabe la batalla.