lunes, septiembre 29, 2008

Yo tuve un novio


Tuve un novio y nunca le juré al separarnos que le sería fiel, ni que el duelo duraría X meses. Tuve un novio al que quise, pero desde el principio sabía que no era para mí. Para mí, él se empeñó en quedarse a mi lado, en parecer imprescindible. Y lo fue. Y para poder dejarlo tuve que superar ataques de ansiedad, porque no me hacía sola en el mundo, en un país distinto al de origen, para ser exactos, en la capital catalana. Y heme aquí, escribiendo en mi pinchurriento blog, lo que mis pinchurrientas ganas me dan para escribir. Y heme aquí descubriendo comentarios anónimos de alguien que parecía demasiado infantil a veces, pero que también era lindo, cariñoso, atento, maravilloso, extraño y tierno.

De repente, tuve un novio y hasta una familia. Hoy, tuve un par de insultos que ni cosquillas me hacen. Es sólo que no entiendo, ¿dónde firmé que sangraría de dolor por determinado tiempo? ¿Dónde quedó estipulado que no podría fantasear con X cabrones pasado el tiempo de la ruptura? ¿Dónde firmé que le debía hasta los calzones?

He estado ahí, supongo que estoy ahí un poco. Pero hay que tener estilo y clase y no vestir nunca, ni aunque te lo haya regalado tu mamá, un jersey anaranjado.

SNAP: De Miss Van en la pared de una calle catalana. Hermosa, efímera y, lo mejor, gratis.

1 comentario:

Oreste dijo...

Hello Mariana, a salute from Rome. Ciao