domingo, agosto 10, 2008

Sobre las biciclatges*

Los domingos en la mañana es una delicia venir a trabajar en bicicleta. Casi no aprieto el freno e invado los carriles para autos y ahí voy avanzando cuesta abajo sintiendo el fresco del amanecer de hoy. Apoyo la moción de Álvaro: ojalá en Guadalajara nomás no sea moda pasajera o pose cool como muchas cosas en la Perla Tapatía. A veces yo quisiera que el olor del sobaco y el culo (y algunas veces hasta del chichi, como llaman acá a la vagina) de los guiries fuera pasajero como tantas cosas en Guadalajara, pero eso sí me lo tengo que fumar. Y apestan tanto como las modas tapatías. Es un olor que, cómo podría describir, déjenme pensar...podría ser como el de una vagina después del coito, por decirlo de alguna forma. Cunde por todas partes y repiquetea en mi nariz. A algunos les puede gustar. A mí sólo me agrada si el olor es justamente post coital.

Y me pregunto: si volviera a Guadalajara o a cualquier parte de México, ¿podría disfrutar tanto de la bicicleta como medio de transporte urbano? Casi no tomo el metro o el bus, salvo que esté cansadísima, porque inclusive en los días que curro hasta 12 horas (lo cual no es nada en comparación con los viejos tiempos como reporterita de cultura, en los que te explotaban hasta más de 12 horas en conciciones francamente deplorables para toda la chambota que hacíamos y para toda la pasta que se metía el H. Grupo Reforma), me regreso a casa en bici.

La respuesta, obvio, no me va a gustar nada y la realidad, menos, a menos que me resigne a morir aplastada por algún vehículo. En México se suele aplicar la ley del más grande y el pequeño, se chinga. Es cuestión de educación. Es cosa de irlo inculcando a los pequeños, pero como se siga gastando el dinero en los sueldotes de los gobernantes y no en la Educación, nos vamos a seguir chingando. Por eso me da miedo volver a México, ¿con qué me voy a encontrar? A veces estar aquí es como hace el avestruz: meter la cabeza bajo la tierra y no querer ver. Y no sólo es respecto a la vida en mi país de origen. Todavía me queda mucho por ver, por revisar. Así que, aquí me quedo.

Por cierto, qué bonita nota le hicieron a la Shari, estoy bien contenta por eso y por la justicia que le hacen. Es la mejor comida mexicana en Barcelona. ¡Vayan al Chango!

Les debo la foto, que estoy en el hostal.

*Biciclatge: En catalán, dígase del vehículo de dos ruedas, muy utilizado por los panaderos en el México de antaño, hoy hermosa herramienta de transporte. No contamina, es rápida y no cuesta nada más que pedalear.

4 comentarios:

CHICO CHANGO dijo...

Gracias morrita por tu apoyo y entusiasmo!!!

Si que viva el chico chango y ese CHICO que lanzó la nota que me encantó!!!

Ojalá que pronto sólo haya bicicletas en el mundo entero.
Un besote!!!

Álvaro dijo...

respecto a tu post estaba pensando: qué pachuca por toluca

Lulux dijo...

Diste en el punto... pedalear no cuesta y mantiene a la gente activa. Pa poder mover a la masa hay que hacerla huevona, que ni siquiera piense y además que enriquezca a los que venden la gas.

Mariana M* dijo...

¡Qué Pachuca por Toluca! ¡Qué Pachuca por Toluca!¡Qué Pachuca por Toluca! ¡Qué Pachuca por Toluca! ¡Qué Pachuca por Toluca! ¡Qué Pachuca por Toluca! ¡Qué Pachuca por Toluca! ¡Qué Pachuca por Toluca! ¡Qué Pachuca por Toluca! ¡Qué Pachuca por Toluca! ¡Qué Pachuca por Toluca! ¡Qué Pachuca por Toluca! ¡Qué Pachuca por Toluca! ¡Qué Pachuca por Toluca! ¡Qué Pachuca por Toluca!¡Qué Pachuca por Toluca! ¡Qué Pachuca por Toluca! ¡Qué Pachuca por Toluca! ¡Qué Pachuca por Toluca! ¡Qué Pachuca por Toluca! ¡Qué Pachuca por Toluca! ¡Qué Pachuca por Toluca! ¡Qué Pachuca por Toluca! ¡Qué Pachuca por Toluca! ¡Qué Pachuca por Toluca! ¡Qué Pachuca por Toluca! ¡Qué Pachuca por Toluca! ¡Qué Pachuca por Toluca!¡Qué Pachuca por Toluca! ¡Qué Pachuca por Toluca! ¡Qué Pachuca por Toluca! ¡Qué Pachuca por Toluca! ¡Qué Pachuca por Toluca! ¡Qué Pachuca por Toluca! ¡Qué Pachuca por Toluca! ¡Qué Pachuca por Toluca! ¡Qué Pachuca por Toluca! ¡Qué Pachuca por Toluca! ¡Qué Pachuca por Toluca! ¡Qué Pachuca por Toluca! ¡Qué Pachuca por Toluca!¡Qué Pachuca por Toluca! ¡Qué Pachuca por Toluca! ¡Qué Pachuca por Toluca! ¡Qué Pachuca por Toluca! ¡Qué Pachuca por Toluca! ¡Qué Pachuca por Toluca! ¡Qué Pachuca por Toluca! ¡Qué Pachuca por Toluca! ¡Qué Pachuca por Toluca! ¡Qué Pachuca por Toluca! ¡Qué Pachuca por Toluca! ¡Qué Pachuca por Toluca! ¡Qué Pachuca por Toluca!¡Qué Pachuca por Toluca! ¡Qué Pachuca por Toluca! ¡Qué Pachuca por Toluca! ¡Qué Pachuca por Toluca! ¡Qué Pachuca por Toluca! ¡Qué Pachuca por Toluca! ¡Qué Pachuca por Toluca! ¡Qué Pachuca por Toluca! ¡Qué Pachuca por Toluca! ¡Qué Pachuca por Toluca! ¡Qué Pachuca por Toluca! ¡Qué Pachuca por Toluca! ¡Qué Pachuca por Toluca!¡Qué Pachuca por Toluca! ¡Qué Pachuca por Toluca! ¡Qué Pachuca por Toluca! ¡Qué Pachuca por Toluca! ¡Qué Pachuca por Toluca! ¡Qué Pachuca por Toluca! ¡Qué Pachuca por Toluca! ¡Qué Pachuca por Toluca! ¡Qué Pachuca por Toluca! ¡Qué Pachuca por Toluca! ¡Qué Pachuca por Toluca! Yeah!