sábado, agosto 16, 2008

Durante la jornada

La cosa es que no puedo ser falsa. Cuando no me da la gana hablar con la gente, pues no hablo. Si no me simpatizan, no puedo sonreir y sacar plática. De verdad, es así. Así que con los argentinos mamones y mal educados que se creen los muy, muy y que encima salen a la calle con una camisa de futbol de Argentina, pues soy cortante y respondo si, no, ajá, hasta luego, lo contrario que con los amables australianos (la pareja de viejitos, bueno, de gente mayor para ser exactos) o canadienses de Montreal. Sobre todo si tienen los ojitos azules, ja, ja, ja. Ya pues, es que estaban bien lindos los muchachos.

Dicho esto, caigo en la cuenta de lo hijaeputa que soy, porque tiemblo ante unos ojitos azules y anoche le marqué a mi ex novio para ver si un día de estos vamos a las fiestas de Grácia, mi barrio, las cuales serán tema de otro post, pero el caso es que soy una hijaeputa por pasarme por el arco del triunfo el respeto que le debo a mi ex novio que es bastante buena persona y me trató enormemente bien, no como yo hice, pero bueno, desde aquí lo digo: PERDÓN. No me encanta ser así, pero a veces así soy, espontánea, por decirlo de alguna manera, espontánea y media pendeja. ¿Cómo me atreví? Exactamente, ¿cómo? Pues de la misma manera que me lo llevé a mi casa la primera noche que lo conocí y le di mi florecita en lugar de esperar como dios manda a la tercera o cuarta cita para, entonces si, avalanzarme sobre él. Exactamente así. O como le robo besos a una mujer que me gusta o como rechazo de tajo una conversación necesaria. Tengo un morro que te cagas. Un santo morro de los cojones. En fin. Esa soy, qué se le va a hacer. De consuelo tenemos que con el tiempo voy aprendiendo. Soy media lenta, debo decir, pero aprendo y ya no soy la loca descocada que antes fui (aunque me divertía mucho, debo confesar). De veras, a veces me quedo pensando (porque sí, pienso) y me doy cuenta de la cantidad de babosadas que hago y he hecho, las cuales, me queda de consuelo, les divierten. Ja, ja, qué graciosa que soy. Bueno, pues así va la jornada. Ya es mitj día y muero de hambre.

No hay comentarios.: