miércoles, agosto 20, 2008

¡Domingo loco! Hoy, bien.




Estoy a punto de darlas: llevo 3 semanas trabajando 2 o 3 días de la semana durante periódos de 12 horas, lo cual, no me importa, siempre y cuando no te toquen los huevos. Los toca-huevos son quienes hacen de los currantes personas estresadas e histéricas. De verdad, este tema es uno de los que más me interesan, porque es básico y fundamental contar con un agradable ambiente de trabajo, para poder rendir y dar todo de sí.

Luego del ataque del infantil guardia, que hace rato me aplicó otra babosadota que ya ni voy a relatar, mi fin de semana se vio aderezado con un peculiar apagón en la recepción del hostal que, literalmente, me puso los pelos de punta. Con tan sólo encender un interruptor, se fue la luz, luego de una pequeña explosión. Me quedé de a seis. Eran a penas las 9 y cuarto de la mañana, qué chingados iba a hacer yo si en la caja de fusibles no estaba la solución. Los ordenadores se habían apagado y ahí estaba toda la información de la ubicación de los huéspedes en las habitaciones, el arqueo de la caja, todo, en fin, sufrí mucho durante las 2 horas que no hubo luz. Claro que le llamé al jefe, pero pus era domingo, estaba segura que no daría señales hasta por ahí de las 11 y fue que si.

En cosa de minutos se resolvió la situación, pero yo ya estaba muy estresada. Del puro coraje me regrese a casa pedaleando todo el camino, si, todo; generalmente me detengo en algún punto y termino el ascenso a pie, pero esta vez saqué todo el coraje pedaleando y funcionó. Ya en la tarde me fui a echar unas chelitas a casa de Lulú. También fue Shari. Total, estuve muy estresada, pero ya es otro día.

Lo que queda del mes lo voy a pasar trabajando aún más para poder tener unos días libres en la primera semana de septiembre y pasear con mi hermana que llega el próximo miércoles. Se aceptan envíos con ella, ja, ja, ja. Nomás es cosa de avisar y organizamos la entrega.

FOTOS: Pos unas del interesante lugar en el que trabajo, que me sirve de oficina, y donde yace, en la entrada, un guardia bastante infantil.

No hay comentarios.: