miércoles, mayo 21, 2008

Joaquín y Ernesto



A ver si me entienden. Una de las mejores cosas que me ha sucedido en la vida fue descubrir a Joaquín Reyes. Es, cómo decirlo, un ser súper especial, de capacidades extraordinarias, sentido del humor, no sé, la verdad es que me pierdo en lo azul de sus ojos: ¡soy fans! En segundo lugar está Ernesto Sevilla, un morenazo guapetón y de una gracia sublime, bigotazo mordedor y un carisma insuperable. Ambos forman parte del equipo que da vida a La Hora Chanante programa del cual se desprendió Muchachada Nui, los dos joyas invaluables de lo cómico. Yo, los amo.

domingo, mayo 18, 2008

Jesus bowling in a purple suit

Creo que nunca había escuchado una versión más peculiar de Hotel California. Una canción que, por cierto, no me gusta para nada. Es, cómo decirlo, tediosa y largamente aburrida. Pero esta peli no y creo que no había sabido apreciarla antes. Tiene un humorcito de cojones. Yeah!

viernes, mayo 16, 2008

BluBlu



A-MA-ZING!!!!!!
This is thanks to Eduardo who recently became part of the big Facebook family, jojojo. (¿No que no, que no, que no, que no?)

miércoles, mayo 14, 2008

Singing in the rain

¡Ash! Tengo la ligera sospecha de que el post pasado no causó mucho revuelo entre los allegados a este blogsssss. ¡Chin! Me cae de a madres que lo hice con la mejor intención.
Si a la pregunta de por qué no le caigo bien a toda la gente, no le encuentro respuesta, yo creo que ya me chingué. ¿Cómo es posible que esté pensando en tales babosadas? No se tomen esto a mal, es sólo que he estado un pelín (¡sí, tú!) paranoica, porque si, es prácticamente imposible ser monedita de oro, que ya quisiera yo, pero pos no puedo, además, últimamente ni me pinto, ni me arreglo, ni me peino acá, cool, fashion, como dios manda, nomás me agarro un chongo y noto como cada vez mi barriga se ensancha. Mi novio dice que para nada, que estoy súper, pero la neta, a ver, no estoy ciega, puedo VERLO EN EL ESPEJO, notarlo con la ropa y sí, estoy cada día más "sana". No sé qué hacer, ya llevo un mes en el gimnasio, eso si, no voy diario, jajajaja. Y no como, trago como un ser bendito, tanto así que en mi paranoiquez me imagino que yo podría ser blanco perfecto para el asesino de Seven y no sólo por tragona, también por pe-re-zo-sa. Verga. ¿Traemos mal avión? ¡No, tú!
Entre otras obsesiones le pido a la vida me dé un trabajo interesante. Ya no quiero ser dependienta, vendedora, camarera. Me doy con ser niñera (dios quiera, dios quiera), aunque no estaría nada mal ser manager de algún grupo de danza. Ajá.
Se vale soñaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaar.
Y para ustedes una fotonovela titulada "Singing me in the rain, baby", estelarizada por Andreo Cataneo y Mariuga Cienfuegos.

-¿Qué ondas reina? ¿Por qué tan sola? ¡Si aquí está tu tiburón!
-Tiburón ni hachas, si más vale sola. Pero, mmmmh, bueno, si te me arrejuntas, mmmmh, no sé, podemos ponernos de acuerdo, nomás no me salgas con aquello de 'te relleno el rellano', porque me asusto.
-¡Que no! Mira, te va a gustar....
-¿Te cae?
-Nomás tienes que abrir tantito la boquita y entonar alto, alto...
-¡Sambomba! Eso de atrás, ¿eres tú o es tu....?

No se pierdan la siguiente entrega de "Rellano relleno" en esta sintonía...

domingo, mayo 11, 2008

Sapphire and Steel

Si a alguien le hace ruido esto, levanten la mano. Yo vi uno que otro episodio siendo muuuuuuuy pequeña, tanto, que viéndolos de nuez es totalmente distinto a lo que recordaba. Es que recién vi The Langoliers, una peli basada en un libro de Stephen King que me patrocinó mi bello novio, y pues me acordé de la atmósfera (o lo que yo creía recordar) de esta serie: "Zafiro y acero".



jueves, mayo 08, 2008

Información de último minuto


Mi hermana tiene una expo. Está bien chida. Ya me gustaría ir, pero por lo menos les paso el flyer para que vayan si tienen oportunidad. Si no, aquí pueden ver más de sus fotos. Yeah!


miércoles, mayo 07, 2008

Una primera crónica de lo sucedido

Me desperté a eso de las 5.10 am con un dolorón de maceta francamente insoportable. Fui por agua y al levantarme y acostarme desperté a mi novio con el crujir del colchón. No podía dormir, estaba cansada de cojones, pero el no tener la certeza de lo sucedido, la claridad total de los hechos me estaba volviendo loca. Es lo que pasa cuando mezclas un poco de alcohol con pastas. O cuando lloras mucho, mucho, mucho como para asustar a los demás de lo incontrolable de tu llanto. O las dos cosas. Y si a eso le agregas un poco de desempleo, no sé, como que me pongo mal, la inseguridad se dispara, mi paranoia incrementa, así que ahí estoy, en plena celebración escuchando, según yo cuchicheos de la señorita F y la amiga de todos los niños, no sé, pueden llamarme paranoide, si, por qué no, pero como que a F nadie la quería en la fiesta, pero bueno, no quedó más que comentar lo triste que era que se le haya roto el collar. "Será karma", dijo alguien en la cumbre de eso que muchos podrían llamar el culmen de lo femenino.
Horas antes, en pleno convite, antes de que se me fuera la olla, mucho antes de que me tropezara y volara algunos centímetros por el aire, la novia sonreía, resplandecía, al igual que el novio. No pude ir a la firma del convenio porque nos entretuvo una estúpida llamada con el ex jefe de trabajo que, para variar, como típico jefe laboral, se nos está rajando y no nos quiere pagar lo justo, lo que dijo que sería lo correcto pagar por dejar de trabajar para él, pero bueno, de eso, ni hablar, de eso hay todos los días historias en este mundo.
El chiste es que eran las 5.10 am y yo intentaba recordar si había hecho el ridículo o no, porque mi cabeza a veces no funciona bien y la realidad se distorciona, y un simple resbalón se puede convertir en el oso del año, en el peor escarnio, y pos no, no me acordaba a ciencia cierta de muchos de los detalles de la noche, porque se me borra el tape, porque depresor mata antidepresivo.
Al menos he cruzado historias y ya lo tengo más claro.
Y fotos, va a haber.

lunes, mayo 05, 2008

La boda de mi mejor amiga

Con Lulú puedo decir que fue amor a segunda vista, porque cuando entré a trabajar al periódico ella ya estaba ahí, pero yo, ni fu, ni fa, nomás veía que Enrique saludaba a La China, que Liliana platicaba con Lulabel, pero pos nada. Luego se salió del periódico y luego volvió super flaquita, como quedó ahora después del embarazo y entonces le tocó sentarse junto a mí en la redacción y pos bajita la mano, ahí comenzó todo. Yo nomás veía que le gustaba la buena música, que sus papás se preocupaban que comiera bien, que la iban a buscar a la salida del trabajo, que vivía con su amiga Vicky. Allá por septiembre del 2002, creo recordar, yo me independicé en aras de alcanzar la felicidad máxima que toda chica de 25 primaveras desea, pero la verdad fue un inicio bastante borrascoso, por lo cual volví a la Casa Islas un mes y medio después. De plano la vieja con la que me animé a compartir su casa (ojo, nunca se vayan a vivir a la casa de alguien, porque nomás tantito haces concha y te sientes como en casa, la banda se alborota y les brota el instinto territorial que todos llevamos dentro, pero que justamente en esa banda está más a flor de piel. No es lo mismo irse a montar una casita con alguien con quien desde el principio tienes claro que vas a COMPARTIR una casita, que con alguien que ya tiene la casita y nomás quiere desahogar gastos, digo yo) estaba loca, loca, loca. Un día me la encontré planchando y me evocó a Jack Nicholson en Las Brujas de Eastwick, cuando enloquece y tiene que planchar él mismo, y pos la neta, qué ñañaras, en ese momento supe que estaba perdida, pero bueno, en realidad sí que estaba perdida en aquella etapa de mi vida. Y bueno, todo esto para contarles que gracias a que tuve que volver a comenzar respecto al issue "vivienda", para noviembre ya estaba alquilando un depa con Gabriel, un fotógrafo del periódico. Se trataba de un agradable y amplio piso en la Avenida Niños Héroes, cerca de la Calzada, de la OPA y de un depósito de chelas muy bien atendido por el Güero (diente de oro y toda la cosa), recién pintadito y con acabados bastante monos, cocina integral, poco ruido y muchas nueces. Total, que teníamos dos habitaciones, dos, pero un bonito cuarto de servicio con patiecito que tuve a bien ofrecerle a Lulú un día, porque se vio viviendo sola y sin poder con los gastos. Yo le dije "mira, es un cuarto en la azotea, pero está chido, pagarías bien poco (por bien poco me refieron a 1000 pesos, o sea, una ganga), y tendrías acceso a todo el piso", obvio, si no, no tendría baño. Lulú se fue a vivir con nosotros y fuimos bastante felices. Hacíamos buenas fiestas, dabamos la vuelta en su auto (porro integrado), aparecíamos por los conciertos de aquí y de allá, lloramos juntas escuchando a Bunbury en lo más alto de un ácido, entre muchas otras cosas. Volvimos a repetir un año después. Buscamos otro pisete que apenas amueblamos, pero vivíamos re a gusto. Hemos tenido nuestras broncas, como todas las amigas que ganan confianza y se mandan a chingar a su madre, ni hablar, pero estamos aquí, 6 años después, en otro continente, a unas horas de su boda.
Creo que es la primera de mis amigas cercanas que se casa. Me hace muy feliz que sienta tanto amor, que tenga una hija preciosa, que sea mi amiga.


FOTOGRAMA: "Secreto a voces", nomás porque me vino a la cabeza y porque no encontré como ponerle a los globos de diálogo, conocidos acá como bocadillos, jajajaja, el triangulito en lugar de las bolitas, que no soy tan ducha en el photoshop, pero bueno, hago mis intentos, cómo no, jeje.
*¡Chin! Primera rectificación: oficialmente está es la segunda boda de alguna de mis amigas más cercanas. La primera fue la de Lolis allá por 1999, me parece, porque tengo memoria de teflón. La novia lució preciosa, con su vestidote blanco. En fin, voy a buscar la foto, para escanearla (sí, escanearla, aquellos no eran tiempos digitales-mega-core) y postear. Lefia, perdona la falta por favor. Te quiero.